munbdo magico


Mundo
Mágico
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 
Hadas



HADAS

hadas Lugares recónditos y tierras lejanas, baldías de almas en pena. Paisajes vírgenes de gentes, en los que el viento encuentra su aposento. Belleza en la naturaleza, efímera, auténtica, primigenia.

En lo más profundo de los bosques, allá donde los ríos nacen y lo secretos yacen, habitan las criaturas más bellas jamás contadas en cuentos, historias y relatos de fantasía. Sus susurros son melodías, su cantar armonía, su silencio la más absoluta calma.

Bien es por todos conocido que las hadas cuidan de los árboles, las aguas o el viento, entre muchas más cosas y entes. Ninfas, dríades y sílfides, a cuáles más bellas, protectoras de elementales, guardianas de las esencias del mundo.
Y se dice que, de entre ellas, las hay de especiales para los más extraños seres que habitan las tierras.

Cuentan las leyendas perdidas en la memoria de los tiempos que todo recién nacido es visitado, en su primera noche en el mundo, por una única hada, engendrada en el mismo instante, que lo elige como su más preciado tesoro, y queda unida a él de por vida.
Protectora de los grandes males, concesora de los pequeños deseos, toda hada permanece atenta a su alma escogida, y se mantiene a su lado mientras ésta crea en ella.
Es por esto que, algunas noches, cuando la oscuridad todo lo envuelve, pequeñas luces se dirigen revoloteando en una danza hipnótica a las casas, aldeas o pueblos en semipenumbra, y recorren sus calles acercándose a las ventanas, intentando atisbar tras ellas un llanto, un abrazo materno, un primer sueño.
Luciérnagas, suelen llamarlas los que se creen sabios. Simples insectos inútiles, que no causan bien o mal alguno, dicen de ellas. Y por suerte, las dejan hacer.
Pobres ciegos ignorantes, que dejaron de ser.

Lo cierto es que no se sabe por qué todos los niños creen en las hadas. Tampoco por qué estas los eligen, y se atan a ellos, conocedoras de su más que probable final. Algo debe haber, desconocido para los que, un cada vez más lejano día, fuimos.

Allende los mares, perdida en el olvido, un hada se muere. Resignada, sabedora de que su suerte no depende de ella desde el momento en que eligió su destino, espera su hora, las palabras precisas que la sentencien.



- ¿Hadas? Yo YA no creo en las hadas...

Y luego, silencio.
Pronunciadas por el niño que quiere dejar de serlo, por el mismo que se ilusionaba tras cada acontecimiento aparentemente inexplicable ocurrido en su infancia, por el que soñaba en cada cuento, y viajaba a mundos imaginarios repletos de magia y seres fantásticos, estas palabras resultan fatales.
Y mientras llegan los nuevos acompañantes, preocupaciones y responsabilidades, penurias y tormentos, cruda realidad, el hada comienza a marchitarse, etérea.

Pocas son las vidas que, siendo ya viejas, fallecen junto a una de estas hadas. Pero, de vez en cuando, muy de vez en cuando, puede entreverse en unos ojos lechosos rodeados de arrugas un atisbo de esperanza, una luz venida de más allá de un mundo irreal que pocos pueden ver, a la que sigue siempre, inseparable, una sonrisa. Y esa es, inequívoca, la sonrisa de quien nunca dejó de ser niño, la magia de un hada prendada en quien nunca dejó de creer.

Cuando un hada muere, el alma de un niño la acompaña. Y con ella se oyen marchar inocentes risas e ilusiones puras, que no volverán.



Cuando un hada muere, un hada nace en lo más profundo de los bosques. Y queda allí, por un ingrato recuerdo mantenido en su esencia, que la hace aislarse del llamado mundo real, sin saber de quienes no quieren creer más allá de lo que ven sus ojos.

Pobres ciegos ignorantes.


El amor de un Hada

No hace mucho tiempo un hada llamada Anfimia fue destinada por Titania (la Reina de las Hadas) a cuidar el Jardín de un viejo hombrecillo que tenia de sobrino a un muchacho guapo, de negros cabellos y muy nostálgico. Su nombre era Damián, y salía todas las tardes con su libro bajo el brazo, hasta avanzadas horas en las noches.

En unos de esos momentos el joven alzó la vista para observar los colores que le entregaba el ocaso y al mirar hacia el rosal vio a una bella joven que resplandecía extrañamente por una luz alrededor de su cuerpo, esta trataba de ocultarse entre las ramas para no ser vista.

- ¿Quién eres? –Preguntó el joven …

Ella sorprendida de que la pudiera ver le contestó:
-Mi nombre es Anfimia …

-Y dime Anfimia ¿Qué estabas haciendo escondida en el jardín de mi tío?
Anfimia no sabía que decir, no podía creer que un simple mortal como aquel pudiera tener tan singular belleza.

- Soy un hada y he sido destinada a proteger el jardín de tu tío …

Damián sonrió incrédulo, le parecía extraño que ella se escondiese entre los rosales, y con lo que ella le decía mas le costaba creer. De pronto en un giro que hizo la joven, vió unas luces que nacian de sus espaldas. Ella sonriente le dijo:
- Ahora ves que no te miento.
-¿Me puedes leer la mente?-dijo el joven sorprendido
-Tan solo percibirlo –le dijo sonriendo.Así pasaban todas las tardes riendo y conversando, caminando y jugando.
Hasta que de pronto Anfimia fue llamada por Titania (la reina de las hadas), tenía algo muy serio que hablarle…
hadas

“Elfos, Gnomos y Duendes te han visto compartiendo con un humano, sobrino del dueño del Jardín del cual te destiné a cuidar, pero hay otra cosa que me preocupa: ¿estas enamorada de este mortal?”
Anfimia, conciente que no podía mentir, le dijo:
-Sí madre mía, es cierto, más cuando me di cuenta de mis sentimientos fue demasiado tarde, y ahora ya no los puedo cambiar.
“Hija mia por más que yo te quiera, esto no lo puedo permitir, tu sabes que nosotras no nos podemos enamorar de algún mortal y si esto llegase a suceder el castigo ya está escrito…”

Así Anfimia fue destinada a ser un rayo de luna que tan solo podía acariciar a su amor cuando éste salía llamándola:
- Mi hermosa Anfimia, que te ha pasado, solo me has dejado. Algo extraño me sucede, que durante el día todo está desolado, pero al llegar la noche con la luz de la luna te siento a mi lado.
Y así buscándola entre los rosales de su tío y clavándose en el pecho cada una de las espinas de las rosas repetía su llamado.

Titania viendo el sufrimiento de su hija Anfimia y el gran amor que este joven le tenía, solo pudo permitirles una cosa:
Los enamorados solo se podrían ver con el primer rayo de luna que alumbrase aquel mismo lugar donde por vez primera se inició el amor de estos dos jóvenes amantes.

Y así cada noche se le ve a este amante en el mismo lugar del jardín, junto al rosal esperando el primer rayo de luna. Para poder llenar su corazón de amor con la primera mirada que ella a lo lejos le entrego


Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

VOLVER A MUNDO MAGICO