Reflexiones
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
    Idealismos



Idealismos

Lorena Gintautas


idealismos

 

Los idealismos se complementan cuando se plantean formas de ser muy perfectas. Es decir, sostengo un pensamiento, una costumbre o una forma de actuar en base al idealismo creado.

Si se utiliza en equilibrio, no esta mal, porque ayuda a discernir de una manera más acorde que no tener un objetivo a meta por alcanzar.

Pero si el idealismo se vuelve obsesivo, en verdad es dañino, ya que los seres humanos somos imperfectos y por defecto, buscamos la perfección a través del idealismo.

Si se da e el ejemplo de una forma práctica, se puede decir que el referente político, cultural de cualquier índole, de religión, deportistas o hasta de lazos familiares, son para idealizar; es como que se busca en personas populares o conocidas, como el idealismo que no puede lograr uno mismo.

De esta manera, el referente va a ser el ideal que pretendo y por eso lo elogio, lo alago, lo alabo, lo estimulo, lo ovaciono y todo tipo de adulaciones que se les puedan ocurrir.

Un ejemplo claro es el deporte. Puede ser en futbol, tenis o cualquier actividad deportista. Comúnmente se idealizan aquellas actividades que nos agradan hacer como deporte de hobby o ver por medios de comunicación.
Pero fíjense los récord, los tiempos, el desgaste físico de los deportistas por un tiempo determinado para demostrar lo que pueden hacer mientras el espectador admira el trabajo que durante varios años trabajaron para tener un récord y quedar en la historia y memoria periodística. En todo caso los seguidores estimulan aquello que el espectador no puede lograr en su vida rutinaria. Ese ideal lo llena de un idealismo que pasa por otros nuevos cuando se rompen los récord y la gloria llega en otro novatos eficaces.

Lo mismo sucede con los políticos, si se hace algo por el bien estar del pueblo, se adula de manera excesiva. Y no se ve como una figura política que cumple una específica función en el estado por un tiempo determinado, mas bien, se lo idealiza de que se tiene trabajo, comida, salud y todo tipo de beneficios por diferentes políticos.
Pero la paradoja se da cuando cuando para tener un trabajo, mejorar el bien estar familiar y todo tipo de beneficios, hay que trabajar con responsabilidad en el rol que a cada uno le toca cumplir. Entonces el beneficio es bien ganado por el esfuerzo personal y grupal de un trabajo. De la misma manera que un político cumple con su rol elegido bajo de consentimiento de beneficiar a un pueblo.
En todo caso ese idealismo que se logra imponer a los políticos por diferentes intereses o fuerzas son abstractos y uno mismo logra que se cumplan bajo una condición y rol social.



Estos idealismos políticos a veces desmedidos, son dañinos.

Porque generan fricciones difíciles de entender cuando solo lo que se quiere es imponer poder, criticar a otros partidos políticos y la falta de respeto y aceptación ante las diferentes posiciones.

Solo hay que saber que se cumple una función pública por un tiempo determinado, bajo la responsabilidad de manejarse con sensatez y pleno apoyo de evolución y cambio cuando es necesario. Los enfrentamientos agresivos, las revoluciones y las muertes, generalmente se dan por la necedad de las diferencias políticas. Creo que sería bueno reflexionar sobre responsabilidad y comprensión bajo las diferentes perspectivas. Ya que mucha gente, por dichas referencias se terminan perjudicando. No siendo principalmente políticas, sino más bien trabajadores bajo gobernantes que esta por encima el poder desmedido y dar vuelta de cara a los problemas que surgen en una sociedad volátil y abstracta. Que como es social, siempre cambia y se generan conflictos.

Pero también ocurre en el ámbito familiar, en un principio es común que sus padres sean ideales hasta que formen su propia personalidad, que de manera equilibrada no esta mal, si luego los hijos saben ser ellos mismos.

El ejemplo de la zanahoria que siempre lleva corriendo el conejo delante de su cabeza es bien claro. Esa zanahoria que se muestra muy cerca de llegar, el realizar concreto nunca se llega, porque ese idealismo es efímero, abstracto, inconsistente porque no es más que la percepción de los ideales y baluartes de lo conocido.
Si nos damos cuenta de estos comportamiento, la visión se va a ampliar para ver diferentes perspectivas y no seguir una zanahoria inalcanzable o tener orejeras como los caballos para ver solo un frente. Esas perspectivas si se amplía el panorama de nuevas ideas, la percepción va a ser más concreta y el discernir va a tener un contenido mejor fundamentado. Por eso escuchar y observar todas las opciones, no viene mal para la amplitud de nuestros conocimientos.



Es saber hasta cuando quiero seguir esa zanahoria inalcanzable o disfrutar de una ensalada de zanahoria o cualquier comida que se nos plazca.
Pero también disfrutar de otras comidas, de las diferencias, que a veces por vergüenza de las ideas de un grupo, no se dicen. Y por sobre todo de que nuestro ámbito sea disfrutado sin tensión, mas bien en contemplación de evolucionar y ayudar mas halla de las ideologías.

A veces las personas que supuestamente generan mas fastidio, son los mejores referentes o ideales que tenemos. Pero como no tienen un récord, un buen cargo o un reconocimiento popular ganado que lo saca de la rutina; no lo valoramos.

Por ejemplo, los hijos, los hermanos, las parejas, los amigos, los compañeros de trabajo o de estudios y toda índole de interacciones que hacemos en sociedad. Ellos son los que hacen que tu entorno tenga vida y en esas interacciones son las que hacen que convivas en una sociedad y las que están presentes cuando tienes un inconveniente.

No es para que se idealicen, pero si para tener en cuenta, porque cuando la vida pasa, los deportistas, los políticos y todos los idealismos, cambian. pero tus relaciones directas quedan con sus formas, sus gestos, con mas arrugas y experiencias que fueron vividas.

Y los récord que muestran el los medios televisivos, en las redes sociales y en todo ámbito del espectáculo, cambia.

Porque el idealismo no acepta a un ser imperfecto que envejeció, adquirió sabiduría y sus rasgos están más gastados.
El idealismo busca nuevos récord en los deportistas, nuevos líderes políticos para referenciar y nuevos iconos de cultura que sean convenientes en el mercado que vivimos. Ya que la innovación es buena en el idealismo bajo las nuevas máscaras que representan a los nuevos seguidores.

Por eso procura de ser fiel observador de tu vida y llenate de regocijo cuando haces un logro. No como un idealismo sino con la madurez y comprensión de saber que siempre puedes mejorar todos los días de tu vida si te propones a vivir en plenitud.

El idealismo le dijo al ser humano: ven sígueme, te daré poder, fama, adulación y todo lo que quieras.



El ser humano le contestó: No, gracias. Mi condición de ser humano acepta errores, humildad, comprensión, amor al prójimo y por sobre todo empatía. ¿Tu la tiene conmigo?

El idealismo contestó: no conozco esos valores gastados, tu ya estas perdido.

El ser humano finalizó: Perdí el idealismo y gane sabiduría de aceptación de mi especie, a cualquier edad.

¿Que esperas para aceptarte tal cual eres?


Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

VOLVER A REFLEXIONES