siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 
 
Ciudades cristalinas de Luz
 




Desde antes de la era Lemuriana, se han conectado con la Tierra y con sus habitantes humanos, Ciudades de Luz de dimensiones superiores. Desde que el primer iniciado tuvo su primera experiencia trascendental, los humanos comenzaron a tener una conexión directa con estas ciudades cristalinas. Tal vez en una meditación, o en un sueño lúcido, el buscador de pronto se encuentra a sí mismo caminando, fuera de su cuerpo, hacia arriba en un vuelo por los escalones de cristal hacia un templo de cristal hermoso y lleno de luz. Allí, un Ser de Luz da la bienvenida al visitante con el regalo de una asta dorada, un lazo y una corona, o una varita mágica de cristal. Pueden intercambiar o no palabras. Cuando se completa la visión la persona regresa a la conciencia despierta sintiendo aún la energía y la Luz fluyendo a través de su cuerpo.
Estas visitas traen gran júbilo y estímulo en el sendero. El ejemplo que acabo de dar es muy simple, comparado con las vastas posibilidades. Pero es un punto de arranque típico. Más adelante en nuestro camino, las iniciaciones pueden darse en los templos cristalinos. Y eventualmente, el buscador será invitado a entrar en una Ciudad cristalina de Luz entera. Esas ciudades de Luz están hechas completamente de paredes y puertas de cristal y generalmente de largos complejos de templos y diversas formas de geometría sagrada.

Quisiera ahora hacerlos conscientes de algunas de las ubicaciones de las Ciudades de Luz de la Tierra y del protocolo secreto para tener acceso a ellas. El Monte Shasta es una de las dos únicas Ciudades de Luz ancladas actualmente al nivel de la tierra en el planeta. Así que permítanme comenzar nuestro viaje hacia allá.

La primera vez que visité el Monte Shasta, en California en 1985, no sabía nada sobre vórtices y Ciudades de Luz. Por lo tanto, me sorprendí mucho cuando me recibió San Germain (de quien tampoco había oído hablar.) El me indicó amorosamente la fuente de todas las principales áreas problemáticas en mi vida y qué hacer al respecto. Cuando regresé al recinto y le conté a mi amigo, en éxtasis, lo que sucedió, él respondió "Oh si, el Monte Shasta es conocido por cosas como esta. Se supone que es una especie de vórtice o algo", bueno ¡yo estaba convencida! Comencé peregrinajes regulares, durante los cuales siempre llevé un gran cuarzo de cristal claro, que me guiaron a traer. Estas visitas mágicas continuaron hasta que me mudé aquí en octubre de 1988.

Cada visita fue mejor y más poderosa que la anterior. En un viaje memorable a finales de 1985, mis interpretaciones visuales fueron alteradas de tal forma que todo lo que yo veía - personas, rocas y árboles por igual - aparecían ligeramente estilizadas geométricamente y tenían números escritos en ellas. Yo supe automáticamente lo que significaban los números y tuve una comprensión instantánea de los principales detalles históricos en la vida de cada persona u objeto natural. Incluso soñaba con geometría sagrada y números, sin palabras, como si fueran un lenguaje viejo y totalmente familiar. San Germain estuvo allí para proporcionarme una guía de mi vida personal también. Fue en diciembre de 1989 cuando finalmente supe con quién había estado hablando todos esos años. Para entonces había experimentado dos o tres tipos de visita a templos de cristal de los que hablé antes.

En 1988, justo antes de que me mudara aquí, tuve mi primera experiencia, vi una gran Ciudad Cristalina de Luz flotando como a milla y media sobre la cima del Monte Shasta. Al principio solo la vi por afuera. Seres de Luz de la ciudad sagrada se comunicaron conmigo, me llevaron a través de activaciones, me dieron curaciones y meditaciones que hacer, o solo me enviaron amor. Estaba siendo preparada para las profundas experiencias por venir.

En ese tiempo el espacio de Retiro de los Maestros Ascendidos, dentro del más alto de los dos picos, había existido por mucho tiempo. Este luce como una cueva gigante con un techo en domo y una hoguera en el centro. Algunas veces los Maestros Ascendidos se reunían en una larga mesa. En otras ocasiones se sentaban alrededor del fuego, o se paraban en forma de procesión. A veces había plática, incluso discusiones de grupo, mientras que otras nos reuníamos en silencio. Cada visita fue diferente, y lo continúan siendo. Cualquiera puede llamar a los Maestros Ascendidos del Monte Shasta y pedir permiso para ir a su Retiro. Si eres admitido, un Maestro Ascendido vendrá para llevarte. Serás saludado por un Maestro o Maestra Ascendido vestidos con largas túnicas blancas.

El Retiro de los Maestros Ascendidos también es el lugar de reunión en Monte Shasta para la Gran Hermandad Blanca: una orden mística de Seres de Luz, tanto humanos como de dimensiones superiores, que están trabajando en
beneficio del despertar espiritual de la Tierra y en su ascensión. Cuando te encuentres adentro, trata de no tener expectativas. Esto te permitirá ser receptivo para lo que los Maestros consideren apropiado para ti en ese momento. Puedes encontrarte con un solo ser o con muchos. Puedes notar a otros humanos alrededor o no. Permanece abierto y receptivo. Desde adentro del Retiro de los Maestros Ascendidos, puedes pedir que te admitan en el salón de reunión de la Federación Intergaláctica de Luz, en el cuadrante superior del pico más pequeño de Shastina. En mi comprensión, este espacio fue anclado en Monte Shasta en 1993, poco después de que la Ciudad de Luz fuera anclada a 5000 pies de elevación. Antes de marzo de 1993, la Ciudad de Luz del Monte Shasta ha permanecido sobre la montaña. Fue anclada al nivel de la tierra durante la luna llena de ese marzo, con la mayor nevada en la montaña de ese siglo.

Me sentí fuertemente impulsada a manejar tan lejos como fuera posible aquella noche junto con una amiga. Cerca de los 5000 pies, ambas sentimos una increíble oleada de energía y supimos que habíamos pasado a través de un portal de algún tipo. Una o dos millas adelante, sobrevino otra oleada y un movimiento raro de energías. En ese punto me sintonicé y le pedí a los Maestros Ascendidos, por medio de clariaudiencia, que me dijeran que sucedía. Jesús respondió inmediatamente apareciéndose ante mí y diciéndome que expandiera mi clarividencia para ver la montaña como si estuviera a distancia. Vi, enseguida, una Nave de Luz gigantesca rodeando y conteniendo a la montaña entera. Jesús me dijo que me había llamado para subir la montaña y ser parte del anclaje de la Ciudad de Luz al nivel terrestre.
Nosotros estaríamos dentro de la Ciudad de Luz, en un nivel de quinta dimensión, todo el camino hasta nuestro destino en Bunny Flat. El dijo que los niveles de sexta dimensión comenzarían sobre la línea de los árboles. Eventualmente, toda la ciudad física del Monte Shasta y el área que lo rodea, sería anclada como una Ciudad viviente de Luz. Pero esto tomará muchos años. El continúo diciendo que el Monte Shasta será la primera ciudad física que opere por consenso y ley superior. Esa noche en el Monte Shasta fue la más mágica que haya tenido. Los rayos cristalinos de Luz eran visibles tanto para mi amiga como para mí. Sentí como si estuviéramos verdaderamente en comunión sagrada con Dios. Los
pilares del templo eran bajados en diversas elevaciones, edificios Geométricos fueron colocados en su lugar. Jesús dijo que la profundidad de la nevada era utilizada para anclar la geometría sagrada. Los copos de nieve tienen una estructura geométrica cristalina natural, que crea el anclaje físico de las energías cristalinas de dimensiones superiores. Una vez que la Cuidad de Luz fue anclada dentro de la nieve y dentro de la Tierra, permanecería profundizándose y expandiéndose, aún después de que la nieve se derritiera. Desde ese tiempo, ha sido anclado un Templo de Ascensión directamente sobre el pico de Shasta. Es un cono alargado que se convierte en una espiral cristalina, por supuesto. Cuando entras desde su punto más bajo cerca del pico de Shasta, eres energizado y tu cuerpo de luz es activado.

Algunas veces, los visitantes de primera vez no recorren todo el camino a través de la punta superior de la espiral; algunas veces si lo hacen. Cuando eres elevado a través de la punta de la espiral, este Templo de Ascensión es un portal hacia muchos otros lugares, incluyendo: Shambalah, una Ciudad de Luz Venusina, la Ciudad de Luz de Machu Pichu y otros. Hacia donde vayas es algo muy individual y está determinado por los guardianes del Templo de Ascensión. También debajo del Monte Shasta, está una Ciudad Lemuriana, que tiene su propio complejo de templos. Nuevamente, tu admisión y experiencia personal allí es muy individual. Muchos visitantes de esta Ciudad Lemuriana son recibidos en el patio circular del complejo de templos. Este es un lugar muy alegre y social, con una gran fuente, muchas flores, y bancos. Los lemurianos tienden a abrazar más que los Maestros Ascendidos y otros guías. Puedes ser invitado a visitar sus casas, la librería o un templo específico. ¡Solo disfruta! El 8 de febrero del 2000, fui recibida durante una meditación matutina por varios miembros del Concilio de Luz Superior del Templo de la Estrella de los Delfines. La Escuela de Misterio de la Estrella de los Delfines es aquella de la que he sido fundadora y canal. En nuestro Concilio Superior hay diversos Maestros Ascendidos, los Pleyadianos, los Sirianos, y los Emisarios Andromedanos de Luz, dos Maestros del cuadro kármico, la Diosa Antares, Hathor y las Hathors (sus ayudantes), Sekhmet, Isis, Toth, Osiris, Ptah, Maat, Ra, y An-Ra, y los tres Elohim: el Elohim del Amor Divino, el Elohim de la Gracia Divina, y el Elohim de la Inocencia Divina. Este sistema es una contemporarización de uno de los antiguos sistemas de las escuelas de misterio que existieron en Lemuria, la Atlántida y el antiguo Egipto.
Los Maestros que se aproximaron a mí en ese día, me informaron que habíamos construido suficiente Luz multidimensional y anclaje de energías de dimensiones superiores, que se nos otorgaba nuestro propio Santuario Interior dentro de Monte Shasta. El Santuario Interior del Templo de la Estrella de los Delfines es ahora parte de la Ciudad de Luz de Monte Shasta. Es un pequeño complejo en sí mismo. Para poder viajar hasta allí, invoca, tres veces, a los guardianes del Santuario Interior del Templo de la Estrella de los Delfines del Monte Shasta. Diles que te gustaría visitar el santuario y recibir cualquier activación de luz o curaciones que sean apropiadas para ti para tu propio camino espiritual. No tienes que estar dentro de "la escuela de misterio" para ser bienvenido allí. El complejo tiene un Templo central de Ascensión, un salón de reuniones para el Concilio Superior y una librería que contiene registros pertinentes de los Salones de Amenti y de la Librería de Alejandría en la Atlántida. Hay muchas salas de curación y habitaciones con Cámaras de Luz en donde puedes recibir equilibrio de energía, activaciones de Ka para encarnar a tu Ser Superior, curación del sistema nervioso, y todas las sesiones de la Cámara de Luz listadas en el Libro de Trabajo Pleyadiano... Los guías te mostrarán cuáles puedes utilizar y cómo. También hay un área social y de música que se parece a un patio. Una gran fuente está localizada centralmente en este patio. Si entras en él pasarás a través de un portal hacia el área del patio del complejo de Templos Lemuriano. El Monte Shasta es uno de los numerosos sitios sagrados en la Tierra que hospeda un Templo del Sol. Los otros de los que tengo conocimiento son: en el lado este del Monte Kilauea en la Gran Isla de Hawai; debajo de Uluru (formalmente llamado Ayer's Rock) en el centro de Australia; la Gran Pirámide de Giza en el Cairo, Egipto; El Tor en Glastonbury, Inglaterra, sitio del antiguo Avalon; Palenque en México; Machu Pichu en Perú. Estos siete lugares también son chakras en el sistema de trece chakras de la Tierra.

Los Templos del Sol han sido utilizados tradicionalmente como lugares para hacer ceremonias durante los equinoccios y los solsticios, para ayudar a los humanos en la alineación con el Plan Divino mientras éste es calibrado con nuestros ciclos de tiempo (lo que corresponde a los ciclos orbitales.) En otras palabras, nosotros nos realineamos con nuestro lugar dentro del cosmos, el propósito de nuestra alma y la Tierra y el Plan Divino universal, a través de nuestra conexión con nuestro Sol local.
Antes del nacimiento físico en cada vida, nuestra alma pasa a través del Sol. Dentro del Sol, dejamos una huella de codificaciones liberadas en el tiempo de nuestro propósito para esa vida. El Sol también imprime en nuestras almas el Plan Divino cocreado para la Tierra durante nuestra siguiente vida. Cuando hacemos ceremonias al amanecer, al medio día, en la puesta del sol y los aspectos de media noche de la órbita diaria de la Tierra, nos realineamos con esas codificaciones. También puedes ver el Sol, en cualquier momento y pedirle al Sol que los ayude para lograr sus metas,mientras respiran la luz del sol dentro de su cuerpo y sus chakras. Mientras progresamos a través de la vida y completamos menta, el Sol libera nuevas codificaciones para nosotros, por medio de sus rayos, esto impulsa la activación de nuestras próximas metas en nuestra vida. Esta relación sagrada ha sido honrada en la mayoría de las culturas indígenas a través del tiempo en diversas prácticas espirituales. El lago Titicaca, otro de los chakras de la Tierra, contiene una Ciudad de Luz cristalina bajo sus profundas aguas. Para muchos buscadores que han experimentado el Lago Titicaca, la Ciudad de Luz parece más una estación espacial que una ciudad. Esto se debe a que,como la Ciudad de Luz del Monte Shasta, es ambas cosas. Esas Ciudades de Luz sirven como puestos de muchos Seres de Luz de dimensiones superiores provenientes de otros sistemas estelares. El lago Titicaca es el cuartel general de la Federación Intergaláctica de Luz. Esta Federación Intergaláctica está compuesta por miembros de las Federaciones Galácticas de Luz de Andrómeda y de la Vía Láctea. La Vía Láctea y Andrómeda son galaxias gemelas, también llamadas gemelas cósmicas. Otros miembros Intergalácticos provienen del Gran Sol Central, incluyendo a los Elohim, los
Arcángeles, los Seres Supremos de numerosas galaxias e incluso de grandes secciones del universo. Ubicado centralmente en el complejo subacuático del Lago Titicaca hay un Templo del Gran Sol Central que se conecta con el Cristal Estelar de la Tierra, en el centro de la Tierra en su punto más bajo. Desde la punta de su espiral en forma de cono, en el centro de este gran templo con techo en domo, hay un portal que se abre hacia el Gran Sol Central. Este Templo del Gran Sol Central ancla literalmente la conexión de la Tierra con el Gran Sol Central y con la Fuente Divina.
Los otros chakras de la Tierra están localizados en: El Monte Denali, Alaska; el Monte Fuji cerca de Tokio, Japón; El Monte y el Lago Batur, en Bali, Indonesia; La Montaña Table cerca de Capetown, Sudáfrica; y el Delphi, Grecia. Cada uno tiene su propia Ciudad de Luz, con sus propias funciones, como todos los trece chakras Terrestres. En este momento el Monte Shasta y el Lago Titicaca son las únicas dos Ciudades de Luz ancladas al nivel del suelo. Las otras once están localizadas etéreamente sobre los lugares de los chakras físicos. Si decides explorar esos, pide en tu meditación, o antes de ir a dormir, que los guardianes de la Ciudad de Luz Cristalina en particular que deseas visitar, vengan y te lleven si es para tu mayor bien en este momento. No es apropiado acelerar una iniciación o el acceso a una frecuencia superior o lugares multidimensionales, si no estás adecuadamente preparado y es tu momento correcto. Es por esto que las Ciudades de Luz Cristalinas tiene guardianes para asegurar tu seguridad y para mantener la pureza del espacio sagrado.

Si pides tres veces y no recibes respuesta, entonces no es el momento apropiado. Los guardianes y los maestros vendrán por ti cuando sea el momento correcto, una vez que hayas hecho la petición. Muchas Ciudades de Luz cristalinas y templos etéreos individuales existen más allá de lo que he nombrado. Solo confía en que cuando sea el momento para que los experimentes, tus guías se asegurarán que suceda. Cuando visites físicamente un chakra de la Tierra, saluda a los Maestros Ascendidos, a los Devas y a los guardianes del espacio sagrado. Diles que has venido a comulgar con los Seres de Luz de la Ciudad de Luz y recibe de su parte lo que sea apropiado.

También déjales saber que te gustaría experimentar y honrar el propósito sagrado de ese espacio, y pide permiso para entrar. Cuando se sigue este protocolo sagrado, tiende a abrir tu acceso multidimensional a la belleza y la Luz más profundamente. También es tradicional en muchas culturas espirituales llevar un regalo. Quizá nueces o chocolates para los espíritus de la naturaleza, o una pequeña cantidad de maíz. Deja cristales únicamente si se te guía específicamente a ello. De otra forma no pueden ser apropiados para el lugar. A mi me gusta llevar agua del Monte Shasta y poner un poco dentro de las fuentes de agua de otros sitios sagrados para crear vínculos con otros sitios. Cualquier cosa que hagas o a donde sea que vayas, acércate con el espíritu de honrar y santificar y los regalos que recibas serán mayores que aquellos que des. ¡Feliz viaje espiritual!

Por Amorah Quan Yin
Amorah es fundadora del la Escuela de Misterio Dolphin Star Temple, una contemporarización de la Escuela de Misterio Egipcia. Ella es autora de los libros Pleidian Workbook: Awakening Your Divine Ka, The Pleiadian Tantric Workbook: Awakening Your Divine Ba, Pleiadian Perspectives on Human
Evolution. Ella también ofrece sesiones privadas por teléfono o en persona.
Contacta: P.O. Box 1581, Mt. Shasta, Ca. 96067; sito web:
http://www.amorahquanyin.com ; e-mail pleiades@snowcrest.net

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+


Regresar al indice de artículos