siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 
 
El cerro Uritorco y la ciudad de Erks
 




Es el cerro mas alto de la sierras de Punilla, quizá por ello se lo denomina el Cerro Macho.

La zona que rodea el cerro fue habitada por la cultura comechingona y por dos grupos culturales anteriores a ellos. Una de estas culturas indígenas fue llamada Ampajango con mas de 10.000 años de antigüedad.

Los tres grupos indígenas consideraron al cerro Uritorco un centro de convocatoria mítica-religiosa donde se desarrolaban ritos calendáricos periódicos. Realizaban danzas tomados de las manos y entonaban cantos mántricos.

Se investigó que los Comechingones tenían características físicas diferentes a los demás grupos indígenas de la región, eran de gran altura y llevaban largas y espesas barbas, sus cabellos eran claros.

Los morteros que abundan en diferentes zonas cercanas al Uritorco, eran empleados en ritos mágicos y sagrados. En la parte inferior de los morteros estaba representado el cosmos con sus diferentes campos de fuerza.

Ellos aseguraban ver hombres que solían caminar por la sierras y desaparecer de forma imprevista, seres que venían de las profundidades de la tierra.

En 1934, cerca de la cercanías del cerro Uritorco fue hallado un bastón de piedra, al que se llamó Bastón del Mando. Este fue encontrado por Orfelio Ulises, maestro ocultista, quién habría obtenido la información sobre la existencia de este bastón de piedra en Samballah, lugar donde estudió durante ocho años.

Allí le fue revelada la situación del Toqui Lítico, que según se cuenta fue ordenado construir con la piedra de basalto por el Gran Cacique Voltán de los Comechingones, hace más de 8.000 años. En este bastón se encuentra mágicamente registrada la Sabiduría de toda la humanidad.

Otra historia cuenta que el Caballero Persifal custodio del Vaso Sagrado, viajó con él y con la Cruz Templaria, con el objeto de depositar el Santo Grial junto al Bastón del Mando en la Cordillera de Viavara. Esta Cordillera es conocida actualmente como las Sierras Chicas de Córdoba.

El cerro Uritorco, se encuentra en la localidad de Capilla del Monte, en el Valle de Punilla provincia de Córdoba.

El descenso de una nave sobre la sierra del Pajarillo no fue el único hecho que le dio al Uritorco un carácter mágico. También salieron a la luz otros fenómenos y casos extraordinarios, que vistos desde la temática ovni, confirman la excepcionalidad de la zona.

Existen muchas hipótesis tratando de explicar la razón de éstos fenómenos, se habló de que la estructura interna del cerro posee enormes cantidades de uranio, se dijo también que el cerro era hueco y dentro de él existía una base extraterrestre.

Pero el argumento que mayor aceptación tuvo para la gente que recorrió la zona y la investigó es que el cerro Uritorco y sus alrededores emana una clase de energía particular que provoca cambios a nivel físico, psíquico y espiritual inéditos.

Esta energía, se dijo que es la prueba de que el cerro Uritorco es un nodo energético del planeta, uno de los tantos chakras del planeta Tierra.

Estos nodos unen fuerzas de energía, que a su vez se conectan con otros nodos, que coinciden con otros montes o espacios sagrados.

La presencia en el lugar en estos últimos años de científicos norteamericanos y soviéticos alientan la idea de que el cerro Uritorco es materia de estudio por alguna razón que algún día será revelada.

La Ciudad de Erks

Muy cerca de la sierra del Pajarillo, en una de las faldas del cerro Uritorco, el tiempo y la acumulación de sedimentos formaron extrañas formas rocosas donde hoy se puede adivinar, perfiles de seres humanos, obeliscos y hasta la silueta difusa de una ciudad perdida. A este conjunto de piedras rojizas se las denomina los Terrones.

En la noches más claras al principio de la década del ochenta un vaqueano llamado Sarumah, acompañado por un grupo exclusivísimo de personas realizaba una ceremonia en ese lugar.
Rodeado por sus seguidores, levantando los brazos al cielo realizaba invocaciones en una lengua extraña a través de mantras, posiblemente se tratara de un idioma tibetano o cósmico a sus hermanos del cosmos. Luego Sarumah, dirigía su mano hacia una punta en el cielo, y aparecían luces tiritante que antes simulaban estrellas.

Luego bajaba el brazo para señalar un lugar oscuro en el valle y exclamaba: "los hermanos intraterrenos de Erks, van a mostrarme su ciudad".

Y donde antes no había más que vegetación y oscuridad comenzaban a encenderse las luces de una ciudad.

Se dice que Samurah era el portero de la ciudad intraterrena de Erks y que su misión era conducir a Erks a los que allí debían entrar. Hoy en día no se sabe nada de Samurah, se lo da por desaparecido sin saber la razón exacta.

Muchas personas dicen haber ingresado mental o físicamente a esta ciudad, a la que describen como enorme y espaciosa, cruzada por canales secos por donde transitan naves de luz o etéricas, y en cuyo centro se encuentra el Templo de la Esfera o de los tres espejos, en los cuales se intercambian datos cósmicos.

El primer espejo es de lapislazúli, desde donde se puede visualizar lo que pasa en el planeta.

El segundo espejo es de oro, desde donde se puede ver lo que ocurre en la galaxia con sus diferentes sistemas solares.

El tercer espejo está hecho por una aleación de minerales desconocidos mediante los cuales se intercomunican con todo el Universo.

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

Regresar al indice de artículos