Crecimiento Personal
Siguenos  
 
   
4 principios que evitan que conspiremos contra nosotros mismos




4 principios que evitan que conspiremos contra nosotros mismos

Autor: Nicola Albini
4 principios

Yo pensaba que mi habilidad de relajarme y disfrutar la vida vendría una vez que todo en el exterior estuviese perfecto.
¿Esto te suena?

Luego, me presentaron cuatro principios que cambiaron mi vida.
Eres responsable de tu propia felicidad.
Tu experiencia externa es un reflejo de lo que está pasando dentro.
Lo que está pasando en el interior suele ser un reflejo de la calidad de tu mente.
La calidad de tu mente está directamente relacionada con la capacidad de aceptarte a ti mismo.

La primera vez que oí hablar de estos principios fue cuando me sentí auténticamente empoderado.

Eso fue, me sentí empoderado cuando entendí que no podría culpar más a mi padres, a mi novia, profesores, amigos o a nadie más por mi propia infelicidad y poca satisfacción.



Una vez que realmente comencé a examinar mi sufrimiento, me di cuenta de que por debajo de las proyecciones que había creado sobre lo que otros estaban “haciéndome” existía una necesidad de aceptarme a mí mismo.

El gran secreto para una responsabilidad plena en mi experiencia ha sido la auto-aceptación, aunque el proceso no ha sido sencillo, sin duda.

Al principio, mi ego se resistió con todo lo que tenía. Es mucho más fácil culpar al mundo que realmente cambiar nuestro interior.

Pero cuando finalmente despertó en mí el deseo de asumir plena responsabilidad sobre mi propia felicidad, no podía ignorar que lo que me estaba molestando era sólo mi percepción de lo que estaba pasando… no lo que realmente estaba sucediendo.

La auto-aceptación es lo que siempre inicia los cambios en mi vida.

Por ejemplo, cuando era niño era muy consciente de sí mismo, consciente de mis defectos, y lleno de miedo. Mi familia probablemente no ayudó mucho, ya que tenía padres y abuelos extremadamente críticos. En mi casa, la “perfección” era algo muy importante.

Al crecer, me juzgaba constantemente por lo poco “cool” que era, por lo poco hábil deportivamente que era, como no me gustaba mi cabello, como no me gustaba cómo estaba creciendo mi cuerpo. ¡Dios mío! Tenía tantos juicios sobre mi mismo.

Naturalmente, esta lucha interna se reflejó en todas mis relaciones.

Cuanto menos me gustaba a mí mismo, menos me apreciaban, pero no tenía la conciencia para verlo de esa manera; sólo veía a otros no apreciándome.

Me tomó casi 40 años darme cuenta de que la aceptación y el aprecio que ansiaba debían venir de adentro. También me tomó tiempo recuperar las partes de mí mismo que había abandonado totalmente y conseguir ver lo bueno que había hecho y lo bueno que era.

Poner fin a mi sufrimiento significó ver la vida con otros ojos.

Estoy hablando ahora de los ojos de mi alma, los ojos de mi verdadero ser, los ojos de un ser puro y lleno de amor.

lucha

Para mí, la auto aceptación es sobre dejar ir los juicios y las auto-recriminaciones.

Esto no significa dejar pasar arrepentimientos saludables, o dejarte ir por completo. Por el contrario; se trata de auto-honestidad radical y de abstención de las expectativas basadas en las creencias anticuadas e inconscientes que has estado arrastrando durante demasiados años.

Se trata de perdonar lo que ya pasó.

Y lo que no pasó.

Parafraseando a Lily Tomlin, se trata de abandonar toda esperanza de un pasado mejor.

He aprendido que cuando las cosas no salen como pensamos que deberían, es una invitación para hacernos incluso más fuertes e ir más lejos en nuestro camino de auto-aceptación. Puede que no tengas ganas en el momento, pero cada oportunidad que tenemos para ver una parte de nosotros mismos que todavía no hemos aceptado es una bendición.

Por supuesto, dejar ir la esperanza de un mejor pasado no significa aceptar el comportamiento dañino de los demás, pero sí significa que logramos perdonarnos por los juicios negativos que colocamos en ese evento en particular.

Y entonces podemos aceptarnos a nosotros mismos y a las circunstancias de nuestras vidas con una clara intención de hacer las paces y avanzar.

Una vez que comencé este proceso de auto-aceptación, me di cuenta que yo no era tan poco “cool” como pensaba cuando niño. Por ejemplo, siempre había pensado que mis capacidades deportivas no eran buenas. De hecho, son mejores que las de la media, porque he logrado hacer un “Hombres de Hierro” y seis medios “Hombre de Hierro”. También soy campeón amateur de golf.



Cuando finalmente tomé estos hechos, fue como si me dieran permiso para dejar de esperar a que alguien o algo fuera de mí validara mi existencia. Nadie venía a rescatarme (excepto yo), ¡y fue un gran alivio absorber por completo esa verdad!

Siento que lo que soy es una colección de seres imperfectos. Y es por esas imperfecciones que soy divinamente humano y amable, sin importar que.

Entonces, ¿quién soy yo cuando yo no estoy juzgándome?

Soy un ser divino teniendo una experiencia humana.

Soy un hombre completo con un gran corazón.

Soy una persona tranquila y amable, haciendo lo mejor por prosperar, ser amable, y preocuparme por otros.

Muy a menudo trabajamos hacia atrás, esforzándose por cambiar nuestros trabajos, nuestras relaciones y la cantidad de dinero en nuestras cuentas bancarias a través de esfuerzos en el exterior.

Nos agotamos a nosotros mismos intentando siempre conseguir algo en el exterior, sin darnos cuenta de que el paso más eficaz que podemos tomar para cambiar todos los aspectos de nuestras vidas es colocar la bondad, el amor y la aceptación bien adentro, ¡dirigirla hacia nuestra propia experiencia humana!



Sin la práctica de la auto-aceptación, inevitablemente lucho y empujo alegría fuera de mi vida. Inconscientemente conspiro contra mí mismo.

Con la práctica de la auto-aceptación experimento más prosperidad, curación y amor.

Yo, por ejemplo, preferiría vivir con un yo desde la mente y el corazón de la auto-aceptación, que desde el juicio y la crítica. ¿Tu no?


Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

VOLVER A CRECIMIENTO PERSONAL