Crecimiento Personal
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 
COMO MARIONETAS




Como marionetas

¿Hasta qué punto la rebeldía tiene fundamento? ¿Al revelarse contra quién?, ¿por qué?, ¿con qué derecho?

Seamos sinceros, ¿a quién importa tu rebeldía?, si sólo parece el llanto de un niño consentido que busca la atención de sus mayores.
Muchos retoños pretenciosos ven como sinónimo de revolución al alcohol, las drogas o el desenfreno sexual.

¡Vamos contra las leyes!, proclaman, ¡somos auténticos!, gritan y se apoyan unos a otros, masas a masas, y se creen únicos.

Marionetas que creen cortar sus cuerdas mientras sólo se amarran una al cuello. Rechazando los sabios consejos por el simple hecho de contradecir y eso da un tipo de placer no lo niego, pero un gusto tan irreal como el del camello cuando toma su propia sangre masticando el cactus en el desierto.

Llega un momento en nuestras vidas que nos prometemos ser auténticos y sinceros con nosotros mismos, la pregunta es: ¿lo somos? o simplemente seguimos el estereotipo del rebelde que cree elegir su vida mientras pinta su pelo y se pone un piercin que el mismo sistema capitalista le vendió.

La revolución real no conoce de modas ni de anti modas que es la otra cara de la misma moneda.

La rebeldía puede entenderse como una revolución interna, una necesidad propia del ser, que no se contenta y que sabe que merece una vida mejor.

 

No hablemos de una rebeldía en contra de las ideas de un entorno provincial determinado, sino más bien de la revolución que tiene como fundamento una renovación interna, atreverse a mirar más adentro sin conveniencias ni cálculos, sin prejuicios, conocernos como somos de verdad y ser sensibles ante el sufrimiento del prójimo... el llamado de la tierra y de los seres menores ¡eso es revolución!, ¡eso es ser un hombre!

No me vengan con utopías de pelos parados y cadenas amenazantes, no me visto de negro para mostrar oposición o disidencia. Si la idea es no tener prejuicios ¿por que estoy lleno de ellos? cuando se me habla de tener una vida conciente y espiritual, ¿por que no?

No me voy a limitar a lo que los demás piensen, tampoco quiero dogmas teístas. Revolución real es la emancipación del alma por encima de mi cuerpo, mente y vestimentas. Solo quiero conocerme y revelarme a la idea de que solo soy un seudo revolucionario del mercado.

No tengamos miedo de nosotros mismos atrevámonos a ser espirituales eso si es anarquia, morir para vivir.
Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+



VOLVER A CRECIMIENTO PERSONAL