Crecimiento Personal
Siguenos  
 
   
?Cómo saber que hay en nuestro subconsciente?



¿CÓMO SABER QUÉ HAY EN NUESTRO SUBCONSCIENTE?

subconsciente

Bradley Nelson. "El código de la emoción".

El método más simple para obtener respuestas de tu subconsciente se llama Test de Balance.
Es extremadamente simple de aprender y no requiere la ayuda de nadie más, por lo que se puede usar cuando estás solo.
Para probar el Test de Balance, debes adoptar una posición vertical y asegurarte de estar cómodo. La habitación debe ser tranquila y libre de distracciones, incluyendo música y televisión. Te será más fácil de aprender si estás solo o con alguien que esté aprendiendo junto contigo.


Esto es lo que hay que hacer:

Permanece de pie y parado, con tus pies separados del ancho de los hombros así estás en equilibrio de manera confortable.
Quédate quieto con las manos a los costados.
Deja ir todas tus preocupaciones y relaja tu cuerpo completamente. Cierra tus ojos si te sientes cómodo haciéndolo.
En pocos segundos notarás que es casi imposible permanecer completamente quieto. Tu cuerpo cambiará su posición continuamente de manera suave en diferentes direcciones, mientras tus músculos trabajan para mantener tu posición vertical. Notarás que estos movimientos son muy suaves y que no están bajo tu control consciente.
Cuando hagas una afirmación positiva, verdadera o congruente tu cuerpo debería comenzar a balancearse hacia adelante notablemente, usualmente en menos de diez segundos. 
Cuando hagas una afirmación incongruente o falsa debería balancearse hacia atrás dentro de la misma estructura.

Cuando estés listo, simplemente afirma las palabras “amor incondicional”. Mantén esta frase en tu mente y trata de sentir los sentimientos que están conectados con esta frase. En pocos instantes, tú deberías notar que tu cuerpo se balancea hacia adelante. Como una planta creciendo en dirección a la luz, tu cuerpo se balanceará de manera suave hacia la energía positiva de ese pensamiento.
Ahora deja tu mente en blanco y di la palabra “odio”. Trata de sentir los sentimientos que están conectados a este sentimiento. Como cualquier organismo que se alejará de manera automática de una sustancia envenenada o dañina, tu cuerpo debería alejarse del pensamiento de “odio”. Podrás notar que tu cuerpo, en diez segundos más o menos, va a empezar a balancearse hacia atrás. Es muy importante que no trates de forzar tu cuerpo para que se balancee hacia adelante o atrás. Simplemente, deja que tu cuerpo se balancee solo. Le estás dando a tu subconsciente su primera oportunidad de hablarte de esta manera directa y debe ser hecho de manera suave para mejores resultados.


Ahora trata de hacer una afirmación que sepas que es verdadera. Afirma tu nombre en voz alta diciendo: “Mi nombre es _________”. Si tu nombre es Alex por ejemplo, dirías: “Mi nombre es Alex”. Tu subconsciente sabe qué es congruente o verdadero. Cuando haces una afirmación verdadera, sentirás que tu cuerpo empieza a balancearse de manera suave hacia adelante porque es atraído hacia la positividad, congruencia y verdad.

Asegúrate de mantener tu mente en blanco sin otros pensamientos luego de hacer tu afirmación. Si tus pensamientos están deambulando, será difícil para tu subconsciente determinar lo que tú estás buscando.
Es importante tener paciencia contigo mismo. Cuando aprendes este método al principio, puede llevarte más tiempo de lo esperado para que tu cuerpo se balancee. No te desalientes si esto ocurre.
El tiempo de respuesta de tu cuerpo se acortará de manera significativa cuanto más practiques.
Lo más importante es permanecer enfocado en la afirmación o pensamiento que sea que hayas producido. Sólo mantén tu mente en calma y permite que tu subconsciente se comunique contigo a través del mecanismo de tu cuerpo físico.

Otra técnica para acceder al subconsciente es a través del Test muscular: 

Es el método más utilizado, también es conocido por test kinestésico o kinesiología. 
El test muscular nos puede decir la salud total y el equilibrio de nuestros cuerpos.
Puede ayudar a identificar áreas vulnerables antes de que las dolencias y las enfermedades se apoderen. Nos brinda una forma directa de preguntarle al cuerpo qué lo está molestando y, una vez que hemos tratado el problema, nos puede decir si hemos corregido el problema o no.
Nos puede decir si hay emociones atrapadas presentes en el cuerpo y hacernos saber el momento en que han sido liberadas.
Nuestros subconscientes están monitoreando de manera constante los glóbulos blancos en nuestras venas y los latidos de nuestros corazones. Estos sistemas son inconscientes para nosotros. Nuestra computadora interna está perfectamente al tanto de qué es lo que pasa exactamente dentro nuestro a cada nivel, todo el tiempo.
Nuestros cuerpos pueden decirnos qué es bueno para nosotros y qué no lo es. Incluso tenemos una respuesta física cuando decimos la verdad o mentimos. Los músculos se debilitan de manera instantánea cuando mentimos. Permanecen fuertes cuando decimos la verdad.

El test muscular también puede usarse para descubrir qué es lo que está sucediendo en el cuerpo de otra persona.
Puedes aprenderlo fácilmente y utilizarlo para ayudarte a ti mismo, a tus amigos y a tus seres queridos a identificar y liberar las emociones atrapadas.

El Test Básico del Brazo (para hacer el test a otra persona):

Primero que nada pregúntale a la persona que deseas hacerle el test si tiene dolor en alguno de los hombros. Si tiene, no uses ese brazo porque puede agravar su condición. Si tiene problema en ambos brazos, o si es demasiado joven, o está demasiado débil o enfermo para hacerle el test, deberías buscar una forma diferente de test.

1. Pídele a la persona que vas a hacer el test que se pare y mantenga un brazo extendido hacia el frente, horizontal al piso. No debe mantener el puño apretado sino dejar la mano relajada.

2. Coloca los dos primeros dedos (índice y corazón) de tu mano suavemente sobre su brazo, justo sobre su muñeca.

3. Ubica tu mano libre en el hombro opuesto para apoyarlo.

4. Dile a la persona “Te voy a hacer decir una afirmación y luego voy a presionar tu brazo. Quiero que lo resistas manteniendo tu brazo en el mismo lugar donde está; trata de evitar que yo empuje tu brazo hacia abajo”.

5. Haz que la persona afirme su nombre. Si su nombre es Kim, por ejemplo, él o ella dirá: “Mi nombre es Kim”.

6. Realiza el test muscular incrementando de manera suave y constante la presión de su brazo hacia abajo, yendo desde nada de presión hasta una presión bastante firme dentro de alrededor de 3 segundos.

7. La articulación del hombro debe permanecer “trabada” contra tu firme presión hacia abajo y no debe ceder.

Si la afirmación que acaba de hacer es verdadera, debes sentir que su brazo está “trabado” contra la presión que ejerces hacia abajo. Si la afirmación es falsa, debes sentir que su brazo empieza a ceder bajo el suave incremento de tu presión.
Siempre debes utilizar el mínimo de fuerza requerida para percibir si el brazo permanece trabado o no. Eso es lo que tú estás buscando.


Aquí hay algunos consejos que te ayudarán a mejorar y dominar el test muscular:

1. No utilices demasiada fuerza, sólo la que necesitas para obtener la respuesta. Piensa en suavidad, no en fuerza.
2. Suavemente, incrementa la fuerza de cero a firme por 3 segundos.
3. Mantén tus dedos en la posición correcta. Si pones tus dedos sobre los huesos de su muñeca, su brazo se debilitará porque el cuerpo tratará de proteger a los huesos de la muñeca. Tus dedos deben estar ubicados justo arriba de la muñeca (la parte de arriba de su brazo).
4. Recuerda que la persona a la que estás haciendo el test debe estar dispuesta a hacerlo. Si su actitud es cínica o escéptica, será más difícil para ti practicarle el test. No pierdas el tiempo con personas que no quieren ser ayudadas o que no están abiertas a ser ayudadas.
5. Puedes experimentar con varias posiciones de brazos para ver cuál funciona mejor para ti y quien sea con quien estés trabajando. Otra opción es que la persona mantenga su brazo extendido hacia el costado en vez de extendido hacia el frente.

 

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

VOLVER A CRECIMIENTO PERSONAL