Crecimiento Personal
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
   
Las dos caras de la Soledad




Las Dos Caras de la Soledad

Por: María Clara Ruiz
mariaclararuiz.com

soledad

¿Qué hace que algunas personas prefieran estar solas y otras no puedan permitirse esos momentos? 

Hasta hace muy poco, la soledad solía asociarse exclusivamente con la tristeza, el desamor, la frustración o la depresión. Esto ha llevado a valorizar su evitación a toda costa, de lo cual la sociedad de consumo se ha apropiado para ofrecer diversas alternativas que calmen o generen una sensación de compañía.


Pero tarde o temprano se da uno cuenta de la trampa en la que se ha metido, porque por más vida social, tarjetas de crédito, drogas permitidas y prohibidas, aparatos y programas de ordenador, llega un momento en que, aún en compañía de muchas personas y cosas, nos sentimos solos/as. Posiblemente esto tiene que ver con la calidad de las nuevas formas de interacción que, a fuerza de convertir los espacios cotidianos en una especie de hipercomunicación más bien artificial, dejan en los últimos lugares de la fila los espacios reales de encuentro, de expresión y de escucha. De todas formas, la soledad resulta siendo el pan de cada día y el anhelo de momentos compartidos va creando estados de insatisfacción que se van tornando insoportables.

Pero la soledad tiene, al menos, dos caras. Una es la que sugiere aislamiento e imposibilidad de compartir algo importante con otra persona. La otra es la soledad, deseada y elegida, determinante para definir lo que necesitamos en algunos momentos de la vida. Porque, paradógicamente, es en el silencio y en la calma de la intimidad donde aparecen las mejores ideas y donde podemos entender el significado de nuestros procesos vitales.

Sin embargo, hay quienes temen a este lado del espectro y buscan constantemente relaciones, estímulos y sensaciones tomadas de fuera, como una tabla de salvación que les proteja de la toma de contacto íntimo. Es como ir corriendo, escapando constantemente de sí mismos para no alcanzarse. Un peligroso juego que acaba tarde o temprano, no solo alcanzando sino también atrapando, encadenando y cegando los ritmos naturales que sabiamente nos conducen a diferentes situaciones a lo largo de la vida.

Vale la pena hacer una reflexión sobre nuestra capacidad para estar solos y lo que este estado nos produce. Tomar contacto con el miedo a la soledad es tan importante como tomarlo con el miedo a establecer vínculos afectivos. Estos son, simplemente, dos extremos del mismo hilo: el de la imposibilidad de gestionar la vida emocional, basada en la construcción de relaciones recíprocas y equilibradas en las que cada uno de sus miembros disfruta de espacios de libertad individual, compatibles con el compromiso y la dependencia saludable.



Psicoterapia y Soledad

El tema de la soledad es recurrente en las consultas de Psicoterapia, ya sea por la imposibilidad de procurarse espacios y tiempos de intimidad, como por el sufrimiento que surge de un estado de aislamiento afectivo y social.

Un proceso psicoterapéutico permite, por una parte, comprender, y por otra, recuperar las funciones que se han ido perdiendo a lo largo de la historia personal, y que han contribuido a que la soledad (por su exceso o su defecto) sea una fuente de insatisfacción y bloqueo del desarrollo personal.



La Psicoterapia Caracteroanalítica permite también revisar los rasgos de la personalidad que contribuyen a que la soledad sea una causa de sufrimiento. El trabajo con el cuerpo, por su parte, contribuye al desbloqueo de las tensiones que, a lo largo de la vida, se han instaurado creando una coraza rígida como defensa de los diferentes ataques emocionales recibidos, impidiendo la experiencia de emociones positivas y vitales.

Por esto, flexibilizar la coraza es uno de los más importantes objetivos en el proceso psicoterapéutico caracteroanalítico ya que, por mal que se haya pasado en el transcurso del desarrollo afectivo, toda persona merece y tiene la capacidad de rehacer su mundo emocional.


Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

VOLVER A CRECIMIENTO PERSONAL