Crecimiento Personal
Siguenos  
 
   
Los 7 factores del Despertar




LOS 7 FACTORES DEL DESPERTAR

despertar Los siete factores del despertar son: la plena consciencia, la investigación de los fenómenos, la diligencia, la alegría, la serenidad, la concentración y el desapego

1. LA PLENA CONSCIENCIA:
El primer y principal Factor del Despertar es ser consciente.
Recordar, no olvidar quienes somos, qué estamos haciendo y con quién estamos.
La conciencia siempre surge en el contexto de una relación con uno mismo, con otras personas, o con cosas. No es algo que hayamos guardado en el bolsillo para sacarlo cuando lo necesitemos. La respiración, el andar, los movimientos, las sensaciones y todos los fenómenos que nos rodean forman parte de la “relación” en la que surge la conciencia.
Quizá pienses: “Yo soy la causa de que la conciencia esté presente”. Pero si observas a tu alrededor, nunca podrás encontrar un yo.

Imagina que meditas andando en una playa y, de repente, surge el pensamiento: “¿Tengo suficiente dinero en el banco?”. Si vuelves a tomar conciencia de tus pies en contacto con la arena, ya es suficiente para regresar al momento presente. Pero son tus pies y no el “yo” los que te recuerdan que estás presente.
 
2. LA INVESTIGACIÓN DE LOS FENÓMENOS:
La investigación de los fenómenos es el Segundo Factor del Despertar.
A los humanos nos gusta investigar las cosas. A menudo queremos que los resultados de nuestras investigaciones encajen en un determinado molde o demuestren una determinada teoría, pero a veces permanecemos en un estado de apertura y dejamos simplemente que las cosas se revelen por sí mismas. En este último caso nuestro conocimiento y nuestros límites se expanden. Al ser conscientes la investigación nos revela profundamente la vida y la realidad.
 
3. LA DILIGENCIA:
El Tercer Factor del Despertar incluye a la energía, el esfuerzo, la diligencia o perseverancia.
En el budismo, las fuentes de nuestra energía son la plena consciencia, la investigación y la fe en la práctica.
Al observar profundamente vemos que la vida es un milagro que está más allá de nuestra comprensión. Incluso cuando sentimos dolor, si podemos ver que nuestra vida está llena de significado, tendremos energía y alegría. La energía no es sólo fruto de una buena salud o del deseo de alcanzar alguna meta material o espiritual, sino el resultado de sentir que nuestra vida tiene algún significado. Hacer un esfuerzo en el momento o en el lugar equivocado disipa nuestra energía. Meditar sentados durante largos períodos de tiempo sin antes haber desarrollado una buena concentración puede causar que le tomemos antipatía a la meditación o incluso que dejemos de practicarla.
 
4. LA SERENIDAD:
El Cuarto Factor del Despertar es la serenidad. La diligencia siempre va acompañada de serenidad. Debemos aprender la manera de llevar nuestra energía de la cabeza al abdomen. Al menos una vez cada quince minutos necesitamos practicar el desapego.
Cuando estamos enfermos, nos quedamos en cama sin hacer nada. A menudo ni siquiera comemos ni bebemos. Toda nuestra energía se centra en curarnos. Necesitamos practicar el descansar aunque no estemos enfermos. La meditación sentado o andando y el comer conscientemente son buenas oportunidades para descansar. Cuando te sientas agitado, si puedes ir a un parque o un jardín, será una buena oportunidad para descansar. Si andas lentamente y recuerdas tomártelo con calma, si eres capaz de sentarte sin hacer nada de vez en cuando, podrás descansar profundamente y entrar en un estado de verdadera serenidad.
 
 



5. LA ALEGRÍA:
El quinto factor del despertar es la alegría. La alegría va acompañada de felicidad, pero existen algunas diferencias.
Cuando estás sediento y te sirven un vaso de agua, sientes alegría. Pero cuando puedes beberla, sientes felicidad.
Es posible desarrollar alegría en tu mente aunque el cuerpo no se encuentre bien. Esto, a su vez, ayudará a tu cuerpo.
La alegría surge de sentir las cosas refrescantes y bellas, fuera y dentro de nosotros.
Por lo general sólo percibimos lo malo. Si podemos expandir nuestra visión y ver también lo que es correcto, este panorama más amplio siempre aportará alegría.
 
6. LA CONCENTRACIÓN:
El Sexto Factor del Despertar es la concentración.
Reunimos la energía mental y la dirigimos hacia un objeto.
Con la concentración nuestra mente se dirige a un punto y de una manera natural permanece centrada en él. Para ser conscientes necesitamos saber concentrarnos.
La concentración en sí misma no es sana. Lo que la hace beneficiosa no es el objeto de nuestra concentración.
Si utilizas la concentración meditativa para huir de la realidad, no es beneficiosa.


7. EL DESAPEGO:
El Séptimo Factor del Despertar es la ecuanimidad o el desapego.
La ecuanimidad es un aspecto del verdadero amor. Dista mucho de ser indiferencia.
Al practicar la ecuanimidad amamos a todo el mundo por igual.
 
Dijo Buda: “Para seguir mis enseñanzas, tu corazón debe estar vacío de odio, no debes pronunciar palabras crueles, debes ser compasivo, y abstenerte de albergar hostilidad o rencor”. Esta enseñanza nos pone en contacto con nuestra intención más noble, que es la opuesta a las fuertes energías de los hábitos.
 
Estos siete factores son las ramas de un mismo árbol y ante todo, constituyen la práctica del amor.
 
Thich Nhat Hanh

 

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+

 

VOLVER A CRECIMIENTO PERSONAL