siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 


Mas DIETAS

Dieta para un corazón saludable
Algunas grasas son causantes de enfermedades del corazón. Estas grasas se encuentran generalmente en alimentos de animales, como las carnes, la leche, el queso y la mantequilla. También se encuentran en alimentos elaborados con aceites de coco y palma. Evita consumirlos.

Usando menos sodio es posible ayudar a bajar la presión de la sangre en algunas personas, lo cual también puede ayudarte a reducir el riesgo de las enfermedades del corazón.

El sodio es un ingrediente necesario en nuestras dieta, pero la mayoría lo usamos demasiado. La mayor parte del sodio que comemos está en la sal que añadimos a nuestros alimentos en la mesa, o en el que usan los manufactureros de alimentos en sus productos. Por lo tanto, no añadas sal a sus alimentos en la mesa.

Consume menos calorías. El consumo excesivo de calorías aumenta el peso del cuerpo. El exceso de peso puede causar enfermedades del corazón.

El consumo de alimentos con menos calorías de las necesarias, hace bajar el peso.

Consume más fibra. Comiendo alimentos que contienen fibra como las frutas y los granos, puede ayudar a reducir el peligro de las enfermedades del corazón.

Consejos Para la Dieta de un Corazón Saludable

Comienza una dieta baja en grasas saturadas, comunes especialmente en la carne de algunos animales, aves y los aceites de palma y coco. Añade a tu dieta alimentos ricos en grasas monodesaturadas como el aceite de oliva, canola y algunos alimentos marinos.

Consume alimentos que contienen grasas polidesaturadas que se encuentran en plantas y alimentos marinos. El aceite de cártamo (safflower oil) y el de maíz (corn oil) son ricos en este tipo de grasa.

Escoge una dieta baja en grasa, especialmente común en alimentos de animales y aceites de coco y palma. (Estos alimentos contienen grasas saturadas y colesterol que pueden causar enfermedades del corazón.)

Prefiere una dieta moderada en el uso de sodio y sal. Alcanza un peso saludable y consérvalo.

Come granos, frutas y vegetales en abundancia.

Con esta clase de dieta, no tendrás que gastar más dinero que antes y sí podrás comer una variedad de alimentos saludables, quizá por menos de lo que gasta ahora.

Sugerencias:

  • En vez de leche entera o 2 por ciento, y crema, usa leche descremada o de 1 por ciento.
  • Come alimentos horneados, hervidos, asados o cocidos en el horno microonda.
  • Evita cocinar con manteca de cerdo, mantequilla, aceites de coco, palma, y grasas hechas con estos aceites. Utiliza únicamente aceites hechos de: maíz, cártamo, girasol, soja, algodón, oliva, canola, maní, sésamo o grasas hechas de estos aceites.
  • Evita las carne de aves y pescado ahumadas, curadas en sal, o enlatadas. Come carnes de res, aves o pescado, frescas o congeladas, que no hayan sido elaboradas.
  • Evita los cortes de carnes gordas, como costillas. Escoge cortes magros y deseche las partes grasosas.
  • En vez de un huevo entero en algunas recetas de cocina, usa dos claras de huevo.
  • En vez de usar crema agria y mayonesa, usa yogurt simple bajo en grasa, requesón. o crema agria y mayonesa bajas en grasa.
  • En vez de usar salsas, mantequilla y sal, sazona los vegetales con hierbas y especias.
  • En vez de quesos duros regulares o elaborados, consume Coma los quesos bajos en grasa y sodio.
  • En vez de galletas rociadas con sal consume galletas bajas en sodio, o de trigo entero sin sal.
  • En vez de sopas enlatadas, caldos y mezclas de sopas secas, consume caldos y sopas enlatadas bajas en sodio, especialmente aquellas con vegetales.
  • En vez de pan blanco, arroz blanco y cereales hechos con harinas blancas, come únicamente pan de trigo entero, arroz de grano largo y cereales de grano entero.
  • En vez de papas fritas y otras meriendas, consume tortillas de maíz con poca grasa, papas fritas sin sal, galletas sin sal y rositas de maíz también sin sal.

  • Facebook
    Compartir en Facebook
    twitter
    Compartir en Twitter
    google+
    Compartir
    en Google+