CURSO DE FOTOGRAFIA
LA IMAGEN / LA TEXTURA

INICIO

LAS POSIBILIDADES DE ELECCION

LA ORGANIZACION

LA PERSPECTIVA

LA FORMA

EL RITMO

EL VOLUMEN

 

La fotografía puede reproducir la textura con tanta fidelidad que a simple vista puede decirse que sensación daría tocar el objeto fotografiado como por ejemplo la fotografía de una hoja.

En un retrato contrariamente hay que estar atento que el exceso de detalle no sea demasiado poco favorecedor.

Esta sensación de textura se logra mediante una adecuada iluminación.

En general con una iluminación oblicua directa al sujeto se incrementará la textura de los detalles más pronunciados.

Con una iluminación oblicua difusa se revela la textura de los detalles más finos.

Combinando ambas iluminaciones mediante reflectores convenientemente ubicados de mostrará no solamente los detalles más evidentes sino también los finos.

Mediante la luz oblicua muchas texturas aparentemente sin interés se transforman en temas muy decorativos, por ejemplo la rugosidad de una montaña, un tronco de árbol, o la arena modelada por el agua.