libros
Siguenos   Gratis en tu PC
 
Libros Gratis
 
Formarse ofrece a sus visitantes esta selección de links de descarga de libros para que puedas disfrutarlos!!!

Instrucciones:Para seguir los links de descarga hacer clik en los títulos.

Aviso Legal y
Política del Website



Libro Sexto-Fábulas de Félix M. Samaniego

23.gif
¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para adultos?, ¿seríamos realmente capaces de aprender lo que desde hace tanto tiempo venimos enseñando...?...

Desde esa base presentamos esta selección de fábulas para que cada uno extraiga sus propias conclusiones, y para que los adultos reconectemos con la sabiduría y la magia de todo este aprendizaje que nos siguen aportando las cuentos. Vale la pena leerlos con calma y detenimiento. Se recomienda aparcar la prisa y darse una pausa entre una fábula y la siguiente...


23.gif
LIBRO SEXTO
FÁBULA I

1.El pastor y el filósofo

De los confusos pueblos apartado, 
Un anciano Pastor vivió en su choza, 
En el feliz estado en que se goza 
Existir ni envidioso ni envidiado.
No turbó con cuidados la riqueza 
A su tranquila vida,
Ni la extremada mísera pobreza 
Fue del dichoso anciano conocida. 
Empleado en su labor gustosamente 
Envejeció; sus canas, su experiencia 
Y su virtud le hicieron, finalmente, 
Respetable varón, hombre de ciencia.
Voló su grande fama por el mundo; 
Y llevado de nueva tan extraña, 
Acercóse un Filósofo profundo
A la humilde cabaña,
Y preguntó al Pastor: «Dime, ¿en qué escuela 
Te hiciste sabio? ¿Acaso te ocupaste
Largas noches leyendo a la candela? 
¿A Grecia y Roma sabias observaste? 
¿Sócrates refinó tu entendimiento? 
¿La ciencia de Platón has tú medido
O pesaste de Tulio el gran talento, 
O tal vez, como Ulises, has corrido 
Por ignorados pueblos y confusos 
Observando costumbres, leyes y usos?»
«Ni las letras seguí, ni como Ulises
(Humildemente respondió el anciano), 
Discurrí por incógnitos países.
Sé que el género humano
En la escuela del mundo lisonjero 
Se instruye en el doblez y la patraña. 
Con la ciencia que engaña
¿Quién podrá hacerse sabio verdadero? 
Lo poco que yo sé me lo ha enseñado 
Naturaleza en fáciles lecciones:
Un odio firme al vicio me ha inspirado, 
Ejemplos de virtud da a mis acciones. 
Aprendí de la abeja lo industrioso,
Y de la hormiga, que en guardar se afana, 
A pensar en el día de mañana.
Mi mastín, el hermoso 
Y fiel sin semejante,
De gratitud y lealtad constante 
Es el mejor modelo,
Y si acierto a copiarle, me consuelo. 
Si mi nupcial amor lecciones toma, 
Las encuentra en la cándida paloma. 
La gallina a sus pollos abrigando 
Con sus piadosas alas como madre, 
Y las sencillas aves aun volando,
Me prestan reglas para ser buen padre. 
Sabia naturaleza, mi maestra,
Lo malo y lo ridículo me muestra 
Para hacérmelo odioso.
Jamás hablo a las gentes
Con aire grave, tono jactancioso, 
Pues saben los prudentes
Que, lejos de ser sabio el que así hable, 
Será un búho solemne, despreciable. 
Un hablar moderado,
Un silencio oportuno
En mis conversaciones he guardado. 
El hablador molesto e importuno 
Es digno de desprecio.
Quien escuche a la urraca será un necio. 
A los que usan la fuerza y el engaño 
Para el ajeno daño,
Y usurpan a los otros su derecho, 
Los debe aborrecer un noble pecho. 
Únanse con los lobos en la caza, 
Con milanos y halcones,
Con la maldita serpentina raza, 
Caterva de carnívoros ladrones.
Mas ¡qué dije! Los hombres tan malvados 
Ni aún merecen tener esos aliados.
No hay dañino animal tan peligroso 
Como el usurpador y el envidioso. 
Por último, en el libro interminable 
De la naturaleza yo medito;
En todo lo creado es admirable: 
Del ente más sencillo y pequeñito 
Una contemplación profunda alcanza 
Los más preciosos frutos de enseñanza.»
«Tu virtud acredita, buen anciano 
(El Filósofo exclama),
Tu ciencia verdadera y justa fama. 
Vierte el género humano
En sus libros y escuelas sus errores; 
En preceptos mejores
Nos da naturaleza su doctrina. 
Así quien sus verdades examina 
Con la meditación y la experiencia, 
Llegará a conocer virtud y ciencia.»
23.gif
FÁBULA II

2.El hombre y la fantasma

Un joven licencioso
Se hallaba en un estado vergonzoso, 
Con sus males secretos retirado; 
En soledad, doliente, exasperado, 
Cavila, llora, canta, jura, reza, 
Como quien ha perdido la cabeza. 
«¿Te falta la salud? Pues, caballero, 
De todo tu dinero,
Nobleza, juventud y poderío 
Sábete que me río;
Trata de recobrarla, pues perdida,
¿De qué sirven los bienes de esta vida?» 
Todo esto una Fantasma le previno,
Y al instante se fue como se vino. 
El enfermo se cuida, se repone;
Un nuevo plan de vida se propone. 
En efecto, se casa.
Cércanle los cuidados de la casa,
Que se van aumentando de hora en hora. 
La mujer (Dios nos libre), gastadora
Aun mucho más que rica,
Los hijos y las deudas multiplica;
De modo que el marido, 
Más que nunca aburrido,
Se puso sobre un pie de economía, 
Que estrechándola más de día en día, 
Al fin se enriqueció con opulencia.
La Fantasma le dice: «En mi conciencia, 
Que te veo amarillo como el oro; 
Tienes tu corazón en el tesoro;
Miras sobre tu pecho acongojado 
El puñal del ladrón enarbolado; 
Las noches pasas en mortal desvelo;
¿Y así quieres vivir?...¡Qué desconsuelo!» 
El Hombre, como caso milagroso,
Se transformó de avaro en ambicioso. 
Llegó dentro de poco a la privanza: 
¡El señor don Dinero qué no alcanza! 
La Fantasma le muestra claramente 
Un falso confidente:
Cien traidores amigos,
Que quieren ser autores y testigos 
De su pronta caída.
Resuélvese a dejar aquella vida, 
Y ya desengañado,
En los campos se mira retirado. 
Buscaba los placeres inocentes 
En las flores y frutas diferentes. 
¿Quieren ustedes creer (esto me pasma) 
Que aun allí le persigue la Fantasma? 
Los insectos, los hielos y los vientos, 
Todos los elementos
Y las plagas de todas estaciones
Han de ser en el campo tus ladrones. 
Pues ¿adónde irá el pobre caballero?... 

Digo que es un solemne majadero 
Todo aquel que pretende
Vivir en este mundo sin su duende. 





 
23.gif
FÁBULA III

3.El jabalí y el carnero

De la rama de un árbol un Carnero 
Degollado pendía;
En él a sangre fría
Cortaba el remangado Carnicero. 
El rebaño inocente,
Que el trágico espectáculo miraba, 
De miedo, ni pacía ni balaba.
Un jabalí gritó: «Cobarde gente, 
Que miráis la carnívora matanza, 
¿Cómo no os vengáis del enemigo?» 
«Tendrá, dijo un Carnero, su castigo, 
Mas no de nuestra parte la venganza.
La piel que arranca con sus propias manos 
Sirve para los pleitos y la guerra,
Las dos mayores plagas de la tierra, 
Que afligen a los míseros humanos. 
Apenas nos desuellan, se destina 
Para hacer pergaminos y tambores; 
Mira cómo los hombres malhechores
Labran en su maldad su propia ruina.» 
23.gif
FÁBULA IV

4.El raposo, la mujer y el gallo

Con la orejas gachas
Y la cola entre piernas, 
Se llevaba un Raposo 
Un Gallo de la aldea. 
Muchas gracias al alba, 
Que pudo ver la fiesta, 
Al salir de su casa 
Juana la madruguera. 
Como una loca grita: 
«Vecinos, que le lleva; 
Que es el mío, vecinos.» 
Oye el Gallo las quejas, 
Y le dice al Raposo: 
«Dila que no nos mienta, 
Que soy tuyo y muy tuyo.» 
Volviendo la cabeza,
La responde el Raposo: 
«Oyes, gran embustera,
No es tuyo, sino mío; 
Él mismo lo confiesa.» 
Mientras esto decía, 
El Gallo libre vuela,
Y en la copa de un árbol 
Canta que se las pela. 
El Raposo burlado 
Huyó; ¡quién lo creyera!
Yo, pues a más de cuatro, 
Muy zorros en sus tretas, 
Por hablar a destiempo, 
Los vi perder la presa. 


 
23.gif
FÁBULA V

5.El filósofo y el rústico

La del alba sería
La hora en que un Filósofo salía 
A meditar al campo solitario, 
En lo hermoso y lo vario,
Que a la luz de la aurora nos enseña 
Naturaleza, entonces más risueña. 
Distraído sin senda caminaba, 
Cuando llegó a un cortijo, donde estaba 
Con un martillo el Rústico en la mano, 
En la otra un milano,
Y sobre una portátil escalera. 
«¿Qué haces de esa manera?», 
El Filósofo dijo.
«Castigar a un ladrón de mi cortijo,
Que en mi corral ha hecho más destrozos 
Que todos los ladrones en Torozos.
Le clavo en la pared... ya estoy contento... 
Sirve a toda tu raza de escarmiento.»
«El matador es digno de la muerte, 
El Sabio dijo, mas si de esa suerte 
El milano merece ser tratado, 
¿De qué modo será bien castigado
El hombre sanguinario, cuyos dientes 
Devoran a infinitos inocentes,
Y cuenta como mísera su vida, 
Si no hace de cadáveres comida? 
Y aun tú, que así castigas los delitos,
Cenarías anoche tus pollitos.»
«Al mundo le encontramos de este modo, 
Dijo airado el patán. Y sobre todo,
Si lo mismo son hombres que milanos. 
Guárdese no le pille entre mis manos.» 
El Sabio se dejó de reflexiones.

Al tirano le ofenden las razones 
Que demuestran su orgullo y tiranía; 
Mientras por su sentencia cada día 
Muere (viviendo él mismo impunemente) 
Por menores delitos otra gente.
23.gif
FÁBULA VI

6.La pava y la hormiga

Al salir con las yuntas
Los criados de Pedro, 
El corral se dejaron 
De par en par abierto. 
Todos los pavipollos 
Con su madre se fueron, 
Aquí y allí picando, 
Hasta el cercano otero. 
Muy contenta la Pava 
Decía a sus polluelos: 
«Mirad, hijos, el rastro
De un copioso hormiguero. 
Ea, comed hormigas,
Y no tengáis recelo,
Que yo también las como: 
Es un sabroso cebo. 
Picad, queridos míos: 
¡Oh qué días los nuestros, 
Si no hubiese en el mundo 
Malditos cocineros!
Los hombres nos devoran, 
Y todos nuestros cuerpos 
Humean en las mesas
De nobles y plebeyos. 
A cualquier fiestecilla 
Ha de haber pavos muertos. 
¡Qué pocas navidades 
Contaron mis abuelos! 
¡Oh glotones humanos, 
Crueles carniceros!» 
Mientras tanto una Hormiga 
Se puso en salvamento 
Sobre un árbol vecino
Y gritó con denuedo: 
«¡Hola! con que los hombres 
Son crueles, perversos;
¿Y qué seréis los pavos? 
¡Ay de mí! ya lo veo: 
A mis tristes parientes, 
¡Qué digo! a todo el pueblo 
Sólo por desayuno
Os le vais engullendo.» 
No respondió la Pava 
Por no saber un cuento, 
Que era entonces del caso, 
Y ahora viene a pelo.
Un gusano roía
un grano de centeno: 
Véronlo las Hormigas: 
¡Qué gritos! ¡Qué aspavientos! 
«Aquí fue Troya, dicen: 
Muere, pícaro perro»;
Y ellas ¿qué hacían? Nada: 
Robar todo el granero. 

Hombres, Pavos, Hormigas, 
Según estos ejemplos,
Cada cual en su libro 
Esta moral tenemos.
La falta leve en otro
Es un pecado horrendo; 
Pero el delito propio
No más que pasatiempo. 
23.gif
FÁBULA VII

7.El enfermo y la visión

«¡Conque de tus recetas exquisitas,
Un Enfermo exclamó, ninguna alcanza!...» 
El médico se fue sin esperanza, 
Contando por los dedos sus visitas.
Así desengañado,
Y creciendo por horas su dolencia, 
De este modo examina su conciencia: 
«En todos mis contratos he logrado,
No lo niego, ganancia muy segura; 
Trabajé en calcular mis intereses: 
Aumenté mi caudal en pocos meses, 
Más por felicidad que por usura.
Sin rencor ni malicia
Hice que a mi deudor pusiesen preso: 
Murió pobre en la cárcel, lo confieso; 
Mas, en fin, es un hecho de justicia.
Si por cierto instrumento 
Reduje una familia muy honrada 
A pobreza extremada,
Algún día leerán mi testamento.
Entonces, muerto yo, se hará patente, 
En la tierra lo mismo que en el cielo, 
Para alivio de pobres y consuelo,
Mi caridad ardiente.»
Una Visión se acerca y dice: «Hermano, 
La esperanza condeno
Del que aguarda a morir para ser bueno. 
Una acción de piedad está en tu mano: 
Tus prójimos, según sus oraciones, 
Están necesitados:
Para ser remediados
Han menester siquiera cien doblones.» 
«¡Cien doblones! No es nada.
tY si, porque Dios quiera, no me muero, 
Y después me hace falta ese dinero, 
Sería caridad bien ordenada?»
«Avaro, ¿te resistes? Pues al cabo
Te anuncio que tu muerte está cercana.» 
«¿Me muero? Pues que esperen a mañana.» 
La Visión se volvió sin un ochavo.
23.gif
FÁBULA VIII

8.El camello y la pulga

Al que ostenta valimiento 
Cuando su poder es tal,
Que ni influye en bien ni en mal, 
Le quiero contar un cuento.

En una larga jornada 
Un Camello muy cargado 
Exclamó, ya fatigado:
«¡Oh qué carga tan pesada!» 
Doña Pulga, que montada 
Iba sobre él, al instante
Se apea, y dice arrogante: 
«Del peso te libro yo.» 
El Camello respondió: 
«Gracias, señor elefante.»
23.gif
FÁBULA IX

9.El cerdo, el carnero y la cabra

Poco antes de morir el corderillo
Lame alegre la mano y el cuchillo
Que han de ser de su muerte el instrumento, 
Y es feliz hasta el último momento.
Así, cuando es el mal inevitable,
Es quien menos prevé más envidiable. 
Bien oportunamente mi memoria
Me presenta al Lechón de cierta historia. 
Al mercado llevaba un carretero
Un Marrano, una Cabra y un Carnero. 
Con perdón, el Cochino
Clamaba sin cesar en el camino: 
«¡Ésta sí que es miseria!
Perdido soy, me llevan a la feria.» 
Así gritaba; mas ¡con qué gruñidos! 
No dio en su esclavitud tales gemidos 
Hécuba la infelice.
El carretero al gruñidor le dice: 
«¿No miras al Carnero y a la Cabra, 
Que vienen sin hablar una palabra?»
«¡Ay, señor, le responde, ya lo veo! 
Son tontos y no piensan. 
Yo preveo Nuestra muerte cercana.
A los dos por la leche y por la lana 
Quizá no matarán tan prontamente; 
Pero a mí, que soy bueno solamente 
Para pasto del hombre... no lo dudo: 
Mañana comerán de mi menudo. 
Adiós, pocilga; adiós, gamella mía.» 
Sutilmente su muerte preveía.
Mas ¿qué lograba el pensador Marrano?
Nada, sino sentirla de antemano. 
El dolor ni los ayes es seguro 
Que no remediarán el mal futuro.
23.gif
FÁBULA X

10.El león, el tigre y el caminante

Entre sus fieras garras oprimía 
Un Tigre a un Caminante.
A los tristes quejidos al instante 
Un León acudió: con bizarría 
Lucha, vence a la fiera, y lleva al hombre 
A su regia caverna. «Toma aliento,
Le decía el León; nada te asombre; 
Soy tu libertador; estáme atento. 
¿Habrá bestia sañuda y enemiga
Que se atreva a mi fuerza incomparable? 
Tú puedes responder, o que lo diga
Esa pintada fiera despreciable. 
Yo, yo solo, monarca poderoso; 
Domino en todo el bosque dilatado. 
¡Cuántas veces la onza y aun el oso
Con su sangre el tributo me han pagado! 
Los despojos de pieles y cabezas,
Los huesos que blanquean este piso 
Dan el más claro aviso
De mi valor sin par y mis proezas.»
«Es verdad, dijo el hombre, soy testigo: 
Los triunfos miro de tu fuerza airada,
Contemplo a tu nación amedrentada; 
Al librarme venciste a mi enemigo.
En todo esto, señor, con tu licencia, 
Sólo es digna del trono tu clemencia. 
Sé benéfico, amable,
En lugar de despótico tirano; 
Porque, señor, es llano
Que el monarca será más venturoso 
Cuanto hiciere a su pueblo más dichoso.» 
«Con razón has hablado;
Y ya me causa pena 
El haber yo buscado 
Mi propia gloria en la desdicha ajena. 
En mis jóvenes años
El orgullo produjo mil errores,
Que me los ha encubierto con engaños 
Una corte servil de aduladores.
Ellos me aseguraban de concierto 
Que por el mundo todo
No reinan los humanos de otro modo, 
Tú lo sabrás mejor; dime, ¿y es cierto?»
23.gif
FÁBULA XI

11.La muerte

Pensaba en elegir la reina Muerte 
Un ministro de Estado:
Le quería de suerte
Que hiciese floreciente su reinado. 
«El Tabardillo, Gota, Pulmonía 
Y todas las demás enfermedades, 
Yo conozco, decía,
Que tienen excelentes calidades.
Mas ¿qué importa? La Peste, por ejemplo, 
Un ministro sería sin segundo;
Pero ya por inútil la contemplo, 
Habiendo tanto médico en el mundo. 
Uno de éstos elijo... Mas no quiero,
Que están muy bien premiados sus servicios 
Sin otra recompensa que el dinero.» 
Pretendieron la plaza algunos vicios, 
Alegando en su abono mil razones. 
Consideró la Reina su importancia,
Y después de maduras reflexiones, 
El empleo ocupó la Intemperancia.
23.gif
FÁBULA XII

12.El amor y la locura

Habiendo la Locura
Con el Amor reñido, 
Dejó ciego de un golpe 
Al miserable niño. 
Venganza pide al cielo 
Venus, mas ¡con qué gritos! 
Era madre y esposa:
Con esto queda dicho. 
Queréllase a los dioses, 
Presentando a su hijo: 
«¿De qué sirven las flechas, 
De qué el arco a Cupido, 
Faltándole la vista
Para asestar sus tiros? 
Quítensele las alas
Y aquel ardiente cirio,
Si a su luz ser no pueden 
Sus vuelos dirigidos.» 
Atendiendo a que el ciego 
Siguiese su ejercicio,
Y a que la delincuente 
Tuviese su castigo,
Júpiter, presidente 
De la asamblea, dijo: 
«Ordeno a la Locura, 
Desde este instante mismo, 
Que eternamente sea
De Amor el lazarillo.» 




Libro de Visitas Club de Lectores
  Compartir
Facebook
google+twitter

Ir a la Página Principal de Libros

Suscríbete a Formarse. Un sitio para Crecer
 
Alojado en egrupos.net
 
Buscar en Formarse :  
 

Visita los contenidos principales de nuestra web www.formarse.com.ar

Profecías & Profetas

Crecimiento Personal Formarse Foro Documentales
Ecología Conspiraciones Pensamientos Positivos Ciencia & Ovnilogía
Religiones Paranormal Enigmas Oraciones
Salud Alternativa Inteligencia Emocional Libros Gratis Formarse TV