libros
Siguenos      

Gratis en tu PC 

 
Libros Gratis


 
Formarse ofrece a sus visitantes esta selección de links de descarga de libros para que puedas disfrutarlos!!!

Instrucciones:Para seguir los links de descarga hacer clik en los títulos.

Aviso Legal y
Política del Website

Poesias de Rafael Pombo

separador
CUTUFATO Y SU GATO

Quiso el niño Cutufato 
Divertirse con un gato; 
Le ató piedras al pescuezo, 
Y riéndose el impío 
Desde lo alto de un cerezo 
Lo echó al río. 

Por la noche se acostó; 
Todo el mundo se durmió, 
Y entró a verlo un visitante 
El espectro de un amigo, 
Que le dijo: ¡Hola! al instante 
¡Ven conmigo! 

Perdió el habla; ni un saludo 
Cutufato hacerle pudo. 
Tiritando y sin resuello 
Se ocultó bajo la almohada; 
Mas salió, de una tirada 
Del cabello 

Resistido estaba el chico; 
Pero el otro callandico, 
Con la cola haciendo un nudo 
De una pierna lo amarró, 
Y, ¡qué horror! casi desnudo 
Lo arrastró. 

Y voló con él al río, 
Con un tiempo oscuro y frío, 
Y colgándolo a manera 
De un ramito de cereza 
Lo echó al agua horrenda y fiera 
De cabeza 

¡Oh! ¡qué grande se hizo el gato! 
¡qué chiquito el Cutufato! 
¡Y qué caro al bribonzuelo 
su barbarie le costó! 
Más fue un sueño, y en el suelo 
Despertó.

DE NOCHE

No ya mi corazón desasosiegan 
las mágicas visiones de otros días. 
¡Oh Patria! ¡oh casa! ¡oh sacras musas mías!... 
Silencio! Unas no son, otras me niegan. 

Los gajos del pomar ya no doblegan 
para mí sus purpúreas ambrosías; 
y del rumor de ajenas alegrías 
sólo ecos melancólicos me llegan. 

Dios lo hizo así. Las quejas, el reproche 
son ceguedad. ¡Feliz el que consulta 
oráculos más altos que su dueño! 

Es la Vejez viajera de la noche; 
y al paso que la tierra se le oculta, 
abrese amigo a su mirada el cielo.



EL BúHO Y EL PALOMO

Érase un búho, dechado 
de egoísmo el más perfecto, 
de todo siempre esquivado, 
cual si diera resfriado 
su agrio, antipático aspecto. 

"¿Por qué me aborrecerán?" 
Dijo irritado y confuso 
a un palomito galán. 
-"Por culpa tuya", él repuso: 
"Ama, oh, búho y te amarán"



separador
EL COCHE

¡Triqui! 
¡Traque! 
¡Juipi! 
¡Juape! 
¡Arre! 
¡Hola! 
¡Upa! ¡Vivo!, ¡Carambola! 

Así del pescante, 
feroz, jadeante, 
se explica el cochero 
de un coche viajero 
que alzando humareda 
y atroz polvareda 
veloz bamboleante, 
más brinca que rueda. 

Y el látigo zumba; 
y todo retumba 
con tal alboroto, 
cual de un terremoto 
que al orbe derrumba, 
y toda la gente 
se agolpa imprudente 
a ver qué noticia 
al mundo desquicia, 
o qué personaje 
va en urgente viaje 
de cántaros de oro, 
que siguen ligeros 
tal vez bandoleros, 
galgos carniceros, 
en pos del tesoro. 

Al fin paró el coche 
ya entrada la noche, 
y abriólo el gentío 
con gran reverencia; 
y (¡extraña ocurrencia!) 
lo hallaron... ¡vacío! 

Tal es, en retrato, 
más de un mentecato 
de muchos que encuentro. 
¡Qué afán! ¡Qué aparato! 
Y nada por dentro
separador
EL GATO BANDIDO

Michín dijo a su mamá: 
"Voy a volverme Pateta, 
y el que a impedirlo se meta 
en el acto morirá. 
Ya le he robado a papá 
daga y pistolas; ya estoy 
armado y listo; y me voy 
a robar y matar gente, 
y nunca más (¡ten presente!) 
verás a Michín desde hoy". 

Yéndose al monte, encontró 
a un gallo por el camino, 
y dijo: "A ver qué tal tino 
para matar tengo yo". 
Puesto en facha disparó, 
retumba el monte al estallo, 
Michín maltrátase un callo 
y se chamusca el bigote; 
pero tronchado el cogote, 
cayó de redondo el gallo. 

Luego a robar se encarama, 
tentado de la gazuza, 
al nido de una lechuza 
que en furia al verlo se inflama, 
mas se le rompe la rama, 
vuelan chambergo y puñal, 
y al son de silba infernal 
que taladra los oídos 
cae dando vueltas y aullidos 
el prófugo criminal. 

Repuesto de su caída 
ve otro gato, y da el asalto 
"¡Tocayito, haga usted alto! 
¡Déme la bolsa o la vida!" 
El otro no se intimida 
y antes grita: "¡Alto el ladrón!" 
Tira el pillo, hace explosión 
el arma por la culata, 
y casi se desbarata 
Michín de la contusión. 

Topando armado otro día 
a un perro, gran bandolero, 
se le acercó el marrullero 
con cariño y cortesía: 
"Camarada, le decía, 
celebremos nuestra alianza"; 
y así fue: diéronse chanza, 
baile y brandy, hasta que al fin 
cayó rendido Michín 
y se rascaba la panza. 

"Compañero", dijo el perro, 
"debemos juntar caudales 
y asegurar los reales 
haciéndoles un entierro". 
Hubo al contar cierto yerro 
y grita y gresca se armó, 
hasta que el perro empuñó 
a dos manos el garrote: 
Zumba, cae, y el amigote 
medio muerto se tendió. 

Con la fresca matinal 
Michín recobró el sentido 
y se halló manco, impedido, 
tuerto, hambriento y sin un real. 
Y en tanto que su rival 
va ladrando a carcajadas, 
con orejas agachadas 
y con el rabo entre piernas, 
Michín llora en voces tiernas 
todas sus barrabasadas. 

Recoge su sombrerito, 
y bajo un sol que lo abrasa, 
paso a paso vuelve a casa 
con aire humilde y contrito. 
"Confieso mi gran delito 
y purgarlo es menester", 
dice a la madre; "has de ver 
que nunca más seré malo, 
¡oh mamita! dame palo 
¡pero dame qué comer!"


Libro de Visitas Club de Lectores
  Compartir
Facebook
google+twitter

Ir a la Página Principal de Libros

Ir a la Página de Poesias

Suscríbete a Formarse. Un sitio para Crecer
 
Alojado en egrupos.net
 
Buscar en Formarse :  
 

Visita los contenidos principales de nuestra web www.formarse.com.ar

Profecías & Profetas

Crecimiento Personal Formarse Foro Documentales
Ecología Conspiraciones Pensamientos Positivos Ciencia & Ovnilogía
Religiones Paranormal Enigmas Oraciones
Salud Alternativa Inteligencia Emocional Libros Gratis Formarse TV