siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 
Sexo, lujuria y misterio




El mundo del Misterio está formado por hombres y mujeres. Todos ellos tienen sus caprichos, sus rarezas. Eso no es de nuestra incumbencia. No creo que sea de nuestro interés hurgar en la vida privada de investigadores, testigos, videntes y escépticos. PdV no es el "Diez Minutos" de lo paranormal pero bien que podría serlo.

Hoy vamos a hablarte de Sexo.
Hoy vamos a hablarte de Lujuria.
Hoy vamos a hablarte de Misterio.


Chascarrillos del Mundillo

Recientemente me llegaba una curiosa información a mi buzón electrónico en forma de mensaje. Aquel misterioso texto (firmado por una persona anónima que parece conocer muy bien el Misterio por dentro, es decir, que supongo que se trataba de un investigador) me mostraba con amplios detalles la desviación sexual de famosos investigadores. Ufólogos y Parapsicólogos de gran renombre parecían ser homosexuales o, al menos, haber mantenido tórridos encuentros con otros investigadores de su mismo sexo. Aquél mensaje aún permanece en mi poder pero no es algo que me interese comentar, en principio porque me da exactamente igual quién sea gay en esta vida y quién no. No veo ningún problema en ello y no se convierte en un impedimento para seguir manteniendo buenos contactos (no carnales) con ellos.

En una de las últimas reuniones de investigadores del Fenómeno OVNI a la que acudimos se nos acercó un buen amigo y se sentó en la mesa donde estábamos muy pocas personas y, de sopetón, nos comentó que uno de nuestros colegas (aportó nombre y apellidos) había publicado su primer libro porque accedió a acostarse con el director de la editorial. ¿Y?. Me parece lamentable que haya que llegar a tales extremos para ver una obra publicada, pero más triste y bochornoso es darse cuenta de que en el gremio de los investigadores este tipo de chascarrillos gozan de tanta popularidad y abundan los personajes que desean propagar estas confidencias.

En aquella misma reunión otro investigador nos contaba con todo lujo de detalles como un periodista que trabajaba en un alto cargo de una revista, casado y con un hijo, viaja al sur de la Península para investigar un caso y se lía con la periodista (también casada) que estaba llevando el hecho en aquella zona. Pocos minutos después narraba la peripecia y astucia que tuvo otro gran investigador para involucrarse en un importantísimo caso de Abducción con la única intención de liarse con la hija de la presuntamente abducida.

En Barcelona conocemos a un maduro Parapsicólogo, amigo nuestro, que utiliza sus conocimientos esotéricos y paranormales para engatusar a mujeres y jovencitas a las que intenta llevarse a la cama, naturalmente a espaldas de su mujer.

  Estos casos que llegan a nuestros oídos sin pretenderlo no nos interesan en absoluto. En muchas ocasiones se trata de rumores y fantasías que los envidiosos y rencorosos se inventan para sembrar la discordia en un gremio ya de por sí muy poco cooperativo y sí tremendamente competitivo. Me parece que en la época en la que nos encontramos cada uno puede hacer con su vida, su cuerpo y el de otras personas (con su consentimiento, claro) lo que realmente le dé la gana.

¿Qué importa que fulanito sea un obseso sexual y consuma productos pornográficos?. ¿Á quién le interesa lo que se meta en la boca o lo que quiera morder con ella?. No seguiremos por ese camino. Desgraciadamente otros no piensan así y utilizan estas informaciones para atacar directa y personalmente a los involucrados.

El mundo del Misterio permanece salpicado por los acordes sensuales del Sexo y las bellas caricias, sugerentes y especiales, de la Lujuria. Sin embargo, antes de relacionar episodios sexuales con la manifestación de Fenómenos Paranormales (creemos que podría ser una causa y un fin en muchas experiencias anómalas) bien que me gustaría detenerme sólo un poquito en una faceta de este mundillo que realmente me repugna y que sin embargo me hacen ver que soy impotente a la hora de procurar subsanar estos problemas, al menos no soy capaz de hacerlo.
Hace pocas semanas contábamos en uno de los ejemplares de "Dimensión Paranormal" la breve historia de un hombre, entrenador de fútbol para niños. Este despreciable sujeto convencía a algunos de sus alumnos a visitar su casa para realizar experiencias con el Tablero Ouija. Aquello era para los niños algo alucinante porque el vaso se movía y eran los espíritus quienes respondían a sus preguntas. Pero un buen día el entrenador comenzó a abusar sexualmente de alguno de estos niños (entre 9 y 12 años) y los amenazaba precisamente con la Tabla Ouija objetando que si contaban algo los espíritus malignos acudirían para poseerlos y destruirlos. Una vez más se usaba el mundo de lo paranormal para satisfacer las necesidades sexuales de un sujeto enfermo.
Más curioso es, quizá, el siguiente caso. Una mujer de buen ver que acude a la casa de un curandero y éste le dice que está muy enferma pero que sus males tienen cura. La mujer quiere la curación y el Sanador se la puede dar. Es gratis. Sólo admite la voluntad pero sus "métodos" son algo... , inusuales. Se lo explica a la señora quien no pone reparo alguno si así va a remediar su sufrir.

El curandero se pone manos a la obra. Coge a la señora y le quita el jersey, la camisa y el sujetador. Agarra sus pechos y comienza a manosearlos para seguidamente hundir su cara sobre ellos y lamerlos durante varios minutos. La mujer aguanta el embiste con pudor y cuando el curandero se da por satisfecho le dice que el mal ya ha sido vencido.

A los pocos días la señora lo denuncia. No fue la única, otras mujeres se animaron a evidenciarle.

Desgraciadamente episodios de este tipo ocurren más a menudo de lo que suponemos. Videntes que se aprovechan de sus clientes; Parapsicólogos lascivos y lujuriosos que olvidan el respeto al Ser Humano y se aprovechan del miedo de mujeres y hombres.

El Sexo como un adorno más

Dejando atrás la homosexualidad de algunos, los chascarrillos de otros, las perversiones de Sanadores y esperpentos vamos a introducirnos ahora "dentro" del Mundillo de lo Paranormal.
Hay sexo por todas partes.

Nada de encuentros en el parque o en callejones oscuros. Nada de vaivenes sobre las camas ni de "aquí te pillo aquí te mato" en el tren de alta velocidad. No. Si nos detenemos a reflexionar un poquito nos damos cuenta de que el Sexo aparte de ser primordial para el Ser Humano y, sobre todo, para mantener el equilibrio en la pareja, está presente, muy presente, en diferentes facetas de lo enigmático.

En primer lugar parece ser uno de los principales detalles en el ámbito de la Ufología, en concreto en los terribles episodios de Abducción. Si los hechos que narran los testigos (que afirman que han sido llevados al interior de un Platillo Volante y sometidos a crueles experimentos) son auténticos debemos preguntarnos por qué los extraterrestres están tan interesados en el sexo del ser humano. Entre otras cosas, el motivo de las Abducciones parece estar claro: Relaciones sexuales, biopsias, muestras de semen, híbridos, embarazos..., ¿Por qué?.
Si por el contrario estos relatos son invenciones no conscientes (dado que los testigos, víctimas, creen realmente que han sido secuestrados por seres de Otro Mundo) debemos preocuparnos en investigar y catalogar un nuevo trauma mental y, esto es lo importante, preguntarnos por qué los que dicen haber sido Abducidos sufren tanto en estos episodios y cuál es la razón de que fantaseen sexualmente en las escenas que dicen haber padecido en el interior de los OVNIs. ¿Qué falla en la vida de estas personas?.

¿Nos hemos preguntado alguna vez si las relaciones sexuales de los Abducidos son normales?
¿Han investigado los sexólogos casos de Abducición?. Tal vez ésta sea una vía más para intentar encontrar respuestas a un enigma que desde hace años se nos escapa. Está claro que los presuntamente Abducidos tienen algo diferente al resto de los mortales (no sabemos de qué se trata) y cabe preguntarse si esa diferencia tiene que ver o no con su vida sexual.
En el mundo de la Brujería se utiliza también muchos ingredientes sexuales, sobre todo el sudor del cuerpo en el momento del acto, el semen, la menstruación, la ropa interior. ¿Por qué resulta tan importante esta serie de detalles para la Magia? ¿Qué fuerzas son capaces de mover?
Si hablamos de Satanismo hablamos también de sexo. ¡Y de qué manera! Los más alocados aún piensan que hay que sacrificar vírgenes (detalle importante) pero lo más habitual es codearse con otros Satanistas que a la larga formarán parte del mismo grupo de orgías sexuales donde da igual ocho que ochenta, donde no importa si somos un trío o un cuarteto.

¡¡Regreso a Sodoma y Gomorra!!

En nuestros archivos tenemos abundantes casos de Brujería en los que tal y como se ha señalado existen elementos sexuales pero esos hechos de momento deben permanecer guardados, protegidos por nuestro silencio. Sin embargo, si volvemos al mundillo de los Abducidos podemos decir que hemos investigado tres episodios de este tipo. Uno de ellos es el "Caso Daniel" del que ya se hablara en el número 3 de "Platillos Volantes". Al tratarse de un niño no podemos resaltar ningún aspecto de su vida sexual pero sí de los otros dos sucesos.
El primero de ellos le sucede una mujer que ha sufrido experiencias tremendas vinculadas con el Fenómeno OVNI y cuya vida sexual debemos decir ha sido y es muy irregular, muy extraña.
El otro hecho también le ocurrió a una mujer que de la noche a la mañana comenzó a experimentar terribles encuentros no solamente con los OVNIs sino con sus tripulantes. Hemos descubierto que durante su infancia abusaron de ella sexualmente.

¿Puede ser ésta la causa de por qué algunas personas sufren experiencias de carácter paranormal?

Recuerdo en estos momentos el caso de una mujer de mediana edad que ha sufrido un Poltergeist en su domicilio. Conversamos con la señora durante largo tiempo. Al parecer en su propia casa los objetos se movían y se apreciaban presencias fantasmales. Ella no era testigo solamente de estos hechos ya que su hija, su marido y algunos vecinos pudieron corroborar algunos de los fenómenos que en principio se consideran paranormales. Con el tiempo supimos que aquella mujer había sufrido en su niñez agresiones sexuales por parte de un amigo de su padre lo cual le ha llevado a estar seriamente trastornada en su ámbito sexual, trauma que a día de hoy no ha logrado superar...

Siguiendo con sucesos similares nos llega el testimonio de un hombre de 55 años que afirma que en su casa se producen ataques Poltergeist. Los objetos vuelan por los aires, las luces se encienden, hay ruidos inexplicables y encuentros fantasmales con sombras y luces que recuerdan vagamente siluetas humanas cuando no son extrañas y monstruosas. Cuando entramos a investigar el caso nos damos cuenta de que en la casa se respira un ambiente extraño. El hombre está casado y dice escuchar voces que le amenazan y le sugieren hacer cosas terribles. Su mujer está terriblemente asustada. El matrimonio tiene una hija de 22 años muy guapa que nunca ha experimentado "cosas extrañas" en la casa. Parece triste. Visitamos a la familia en varias ocasiones y nos percatamos de que los fenómenos comienzan a producirse a raíz de la astuta decisión de la hija que comenta que va a buscar un piso para vivir porque quiere independizarse. Sus padres no ponen objeción alguna pero ahí empieza la actividad paranormal. Con el paso de los días nos damos cuenta de un detalle que nos sobrecoge: El padre mira de forma muy extraña a su hija. Los ojos del cabeza de familia parecen estar inyectados de lujuria. Finalmente descubrimos que el padre está profundamente enamorado de su hija y, tal y como nos confesó, las voces de su cabeza le incitan a mantener relaciones sexuales con la muchacha. La hija ya ha notado esas miradas e incluso ha sentido las manos de su propio padre tocándole las piernas y acariciándola.

Amor, Pasión, Lujuria y Sexo. ¿Potenciales ingredientes que adornan un suceso paranormal o elementos causantes de tales efectos?

Si bien a veces son los que presumen de ser hipnotizadores los que se aprovechan de las mujeres, a las que adormecen para abusar de ellas, en ocasiones son los propios testigos los que de algún modo se insinúan al investigador. A continuación contaremos brevemente una pequeña anécdota para obsequiar a los lectores de una experiencia estrictamente personal.
Conocemos a una madre soltera un buen día. Joven, de cabello rubio, ojos azules y cuerpo sugerente. Tiene una hija de tres años. Afirma que en su casa ocurren hechos anómalos y acudimos a su hogar. Dice estar muy asustada ya que observa sombras errantes deslizándose por el pasillo, nota roces en su cara, escucha susurros y ha visto como las puertas se abren o cierran a su antojo. Le da pánico quedarse sola. Durante nuestra conversación su niña duerme en la cama. Cuando me despido son las dos de la madrugada y tengo que volver andando al pueblo. Ante mi sorpresa ella se levanta, alarga los brazos, toca mis hombros mirándome fijamente. Dice que ella me llevará en el coche, que apenas se tardarán quince minutos. Comenta que dejará unos momentos a su hija en la cama durmiendo. Y aquello no encajaba. ¿Cómo iba a dejar una mujer supuestamente aterrorizaba que temía que lo que estuviera en su casa le hiciera algo a su hija, a la pequeña sola en aquella estancia asediada, supuestamente, por espíritus malignos?. ¿Qué buscaba aquella mujer en realidad?

No es la primera vez que nos encontramos con hechos similares. Conocemos a algunas personas que se han inventado historias paranormales para captar la atención de investigadores con los que poder mantener un encuentro mucho más íntimo. Del mismo modo conocemos a personas que acuden a echarse las Cartas porque sienten cierta atracción sexual por la Vidente. Podríamos entrar en jugosos detalles pero las mentiras, las perversiones sexuales, la homosexualidad, las infidelidades, se convertirían en terribles protagonistas de estas interesantes pero no recomendadas historias.

En 1987 un grupo de varones quiso realizar una experiencia con la Tabla Ouija con la astuta pretensión de impresionar a las chicas que en rededor observaban la sesión.
Al parecer la Ouija es una buena herramienta para ligar y los quinceañeros lo saben. No podrías imaginarte la cantidad de muchachos que han movido el vaso durante sus experiencias para indicar mensajes como: "María, deberías salir con Roberto", "Besa a Marcos" "Nuria, si mantienes relaciones con Paco no te arrepentirás".

A pesar de que son muchas las anécdotas que tenemos de este tipo afortunadamente en ninguna de ellas las chicas han sucumbido a las indicaciones de los ¿espíritus?, mostrando mayor cordura, inteligencia y pudor que sus compañeros de juego.

Sexo, Placer y Amor. Pasión, Lujuria y Satisfacción
Sexo, Placer y Revolcón. Pasión, Lujuria y Misterio
Sexo. Placer y Excitación. Pasión, Lujuria y Seducción


Desde Dentro

El Ser Humano siempre ha tenido debilidad por el sexo. El Hombre pierde la cabeza por un par de piernas lo suficientemente largas o un escote amplio y lascivo. No piensa con la cabeza sino con su pene, del que presume con vanidad y orgullo para justificar quién sabe si algunas carencias de las que en realidad se avergüenza. La mujer quizá sea diferente, lo ignoro, pero me parecen más astutas y sensatas en el aspecto sexual y prácticamente en el resto de detalles. Sin embargo, cuando hablamos del Misterio nos damos cuenta de que las experiencias paranormales de hombres y mujeres suelen ser las mismas, quizá más intensas en las segundas que en los primeros pero el sexo y el misterio siempre han estado "dentro" del Ser Humano. Si antes hablábamos de las Abducciones y de los excitantes encuentros sexuales de machos y hembras con razas alienígenas bien es cierto que siempre han existido sueños extraños de hombres y mujeres con espíritus y demonios con los que mantenían especiales relaciones lujuriosas y carnales. Desde los albores de los tiempos algunos hombres han creído ser asediados por misteriosas mujeres que acuden junto a su lecho y que bien poco tienen de humanas.Desde los albores de los tiempos algunas mujeres han creído ser visitadas durante la noche por apuestos caballeros o pequeños diablos que las hacían suyas reiteradas veces llegando incluso al orgasmo durante aquellos sueños de los que despertaban con marcas en la piel y pequeñas heridas quién sabe si provocadas por ellas mismas durante aquellos momentos de intensa pasión o bien causadas por seres invisibles pero reales que tomaban posesión de sus cuerpos una y otra vez. ¿Ocurren dentro de la mente humana o este tipo de experiencias son reales?. La clave para despejar este interrogante es responder el siguiente: ¿Por qué estas personas y no otras padecen estos episodios?

Encuentros con lo Paranormal

  Hace algunas semanas poníamos en manos de nuestros lectores un ejemplar de "Dimensión Paranormal" donde presentábamos un relato inédito y actual, uno de los últimos casos que habíamos investigado. Si el lector hace memoria recordará que aquél episodio lo titulamos: "Violación Satánica". Trataba del misterioso sueño de una chica que era seducida por un apuesto joven el cual se transformaba en Satán y violaba con dolor a la muchacha. Aquel sueño se repitió una vez más y la escena quedó profundamente marcada en la mente de la protagonista: La chica notaba como el falo del Diablo desgarraba sus entrañas y una oleada de intenso calor sacudía su interior en el momento en que Satán eyaculaba bombardeando sus entrañas con intensa adrenalina.

Aquel sueño pareció advertirle de un hecho que podría tener lugar en un futuro: Si aceptaba el trabajo que le habían ofrecido pasaría a estar bajo las órdenes de un caballero que tenía varias denuncias por acoso sexual y cuyas pretensiones era acostarse con todas las mujeres que trabajaban para él siendo nuestra amiga su próximo objetivo

.
¿Por qué su mente le avisa con un episodio sexual?.
¿Por qué el sexo se introduce en nuestra mente y dirige nuestros parámetros?
¿Debemos considerar la escena sexual de este caso como un adorno más en la trama de la historia o tal vez se nos está invitando a reflexionar sobre este quizá importante detalle?

La Boda de Satán

Se encuentra en nuestros archivos desde 1995. Jamás ha visto la luz excepto en esta ocasión en la que simplemente presentamos el caso con algunas pinceladas señalando que en realidad la historia en cuestión es tremendamente interesante y que permanece no solamente adornada con abundante casuística paranormal sino que está perfectamente documentada.
Se trata de una mujer con un hijo que acaba de separarse.

A los pocos meses conoce a otro hombre con el que mantiene esporádicos encuentros sexuales. Desde entonces la mujer es asediada por sueños extraños, pesadillas que cada noche atormentan su existencia. Se ve en una Iglesia contrayendo matrimonio con Satán. La noche de bodas Satán la hace suya.

El sueño se repite. La pesadilla sacude su cabeza una y otra vez. Las escenas son cada vez más violentas y Satán la viola con descaro.

Estuvimos con la mujer durante varias noches consecutivas y notamos que hablaba en un extraño idioma que no supimos reconocer precisamente en los momentos en los que Satanás la hacía suya y nos percatamos de que también en esos momentos la mujer se abría de piernas y sufría sacudidas como si realmente alguien estuviera sobre ella haciéndole el amor. Quizá lo que más nos llamó la atención fue observar en varias ocasiones como ella gesticulaba y suplicaba por favor que no la besaran mientras, aún dormida, colocaba los labios como si realmente alguien la estuviera besando y, curioso, los labios eran presionados hacia el interior. Idéntico fenómeno ocurría con sus pechos. Primero eran los brazos que se levantaban y eran colocados sobre su cabeza tras haberse abierto la blusa del pijama. Poco después sus pezones se erguían y ella se movía como si alguien se los estuviera besando. Nos asustamos cuando sus pechos se hundían hacia dentro, fenómeno totalmente inexplicable excepto si realmente hubiera una presión física. Pero allí solamente estábamos ella y yo. Junto a nosotros sus sueños, sus pesadillas.
¿Qué estaba ocurriendo? ¿Realmente la mujer estaba siendo asediada por la siniestra presencia de un ente desconocido? Durante aquellas insólitas escenas oníricas que la mujer recordaba con total libertad, Satán se disfrazada de personas a las que ella quería, especialmente del hombre con el que ahora mantenía relaciones, poco después de haber terminado su matrimonio.

¿Qué estaba ocurriendo?

Desde que comenzamos a estudiar este caso nos hemos acoplado a una hipótesis atractiva pero indemostrable. La mujer, al romper su matrimonio, prometió no volver a mantener relaciones sexuales con nadie y quería dedicar su vida a ella y a su hijo. Sin embargo conoció a un hombre del cual se enamoró. Se acostó con él en varias ocasiones. Suponemos que su subconsciente le estaba reprochando su actitud. Acababa de salir de una relación violenta y ahora sin pensárselo dos veces había roto su promesa. En más de una ocasión la mujer se había preguntado si estaba haciendo bien o mal al verse con su nueva pareja. Tal vez, quizá, fue su propia mente la que protestaba dado que la mujer estaba cegada ahora por la pasión.
¿Por qué Satán? Sencillamente porque es la imagen que la mujer más teme en esta vida...
Sin embargo..., ¿Por qué la señora sufría sacudidas cuando dormía como si la estuvieran violando?

¿Por qué se hundían sus labios y sus pechos?

¿Por qué sonaban chasquidos extraños?

Resulta cuando menos significativo percatarse de que muchos de los conocidos Poltergeist se inician con la primera menstruación de las adolescentes.

Resulta cuando menos curioso observar que las mujeres, en los momentos del período, se vuelven más receptivas y si caminamos por el oscuro Sendero del Misterio, este detalle adquiere mayor relevancia. Momentos adecuados, situaciones oportunas vinculadas con el sexo que gozan de gran importancia para la investigación paranormal.

¿Has probado a hacer el amor con una vela encendida?

Quizá te parezca absurdo pero si alguna vez se te ocurre tal vez experimentes una situación extraña. No serías el primero que advierte como en el momento de mayor excitación (no necesariamente durante el orgasmo) la llama de la vela, sin corriente de aire alguna, se agita con violencia hasta que el clamor y los jadeos se pierden en la habitación.

La mente humana es máxima responsable de abundantes fenómenos que hoy carecen de explicación. En los momentos de excitación, en los encuentros sexuales donde la pasión y el deseo otorgan a la mente un estado alterado de conciencia pueden ser situaciones más que excelentes para la posible manifestación de fenómenos anómalos pero..., ¿Qué mujer va a perder el tiempo preocupándose por estos nimios detalles en momentos tan comprometidos?

¿Qué hombre va a acordarse de esta posibilidad cuando tiene sobre él a una mujer?

Un Duende en la Noche

La literatura paranormal nos habla de la existencia de seres de pequeña estatura cuya descripción es similar a la imagen que tenemos de los duendes. Estas criaturas se dice que visitan a los seres humanos con intenciones si bien no malignas sí al menos maliciosas. Curiosamente los relatos de este tipo llevan adornos de carácter sexual y menuda fue la sorpresa de este servidor cuando tuvimos conocimiento de una de estas historias que había ocurrido cerca del lugar donde vivimos. Lo interesante no era que la noticia la hubiéramos leído en un periódico o revista. El relato no lo hallamos en un libro ni lo escuchamos en la radio si no que llegó a nuestros oídos a través de su protagonista: Una mujer de 29 años. Esta es, resumida, su historia:

Dormía aquella noche de invierno. De repente despertó presa del calor intenso que estaba sintiendo, algo que no encajaba dado que en la calle llovía a cántaros y el tiempo era muy poco apacible. Pero ella tenía calor, mucho calor y echo para atrás la manta. El calor persistía y quitó las sábanas. Pero el calor era sofocante, prácticamente la asfixiaba.

No aguantaba más y se quitó el pantalón de su pijama rojo. Pero el calor no desaparecía, al contrario, aumentaba de forma considerable. Se quitó la chaquetita del pijama y quedó en sujetador y braguitas. No aguantaba más. Sudaba copiosamente y se incorporó en la cama. Se sentó. Se quitó las bragas.

Después el sujetador.

Desnuda yacía ahora en la cama, sentada, presa de la desesperación por el intenso calor que estaba sintiendo y sin saber por qué miró hacia la puerta de la habitación:

¡Allí estaba, observándola!

Vio bajo el marco de la puerta un pequeño ser de unos 80 centímetros de altura que la miraba fijamente con unos intensos ojos diabólicamente rojos. Apenas pudo ver la ropa que llevaba o percatarse de otros detalles porque la joven desgarró la noche con un gritó a la vez que se protegía infantilmente bajo las sábanas. Temblaba de miedo, sentía pánico porque estaba convencida de que aquella criatura había provocado el misterioso calor que momentos antes la acechaba. Aún hoy recuerda la mirada lasciva de la criatura, la lujuria que emanaba de aquellos malignos ojos que la observaban desnuda.

¿Qué era este ser? ¿Tenía intenciones sexuales como parece indicar el caso? Un calor inexplicable que obliga a la protagonista de este hecho a desnudarse por completo y sentarse en la cama enseñando su cuerpo ¿a un ser de Otro Mundo?.

Este relato carecería de importancia si no existieran hechos similares donde una extraña criatura, un inmenso calor, el desnudo de la víctima y unos ojos rojos se repiten una y otra vez. ¿Historias mentales o provocadas? ¿Sexo? ¿Lujuria?

Evidentemente el sexo poco más tiene que ver en el Mundo de lo Paranormal. Se trata de un ingrediente más, uno de tantos, que conviene analizar pero en ningún momento todos los episodios paranormales tienen relación con la Lujuria de la Carne. Hemos querido ofrecer un punto de vista peculiar y anecdótico y así debe ser tenido en cuenta. El Sexo no provoca Fenómenos Anómalos.

La Lujuria no justifica ni nos acerca al mundo de lo extraordinario pues si fuera así habría que hacer profundos interrogatorios a los actores y actrices porno porque podrían hablarnos largo y tendido sobre éstas y otras cuestiones. Pero no es así.

Quizá lo realmente inexplicable, maravilloso, extraordinario y probablemente misterioso sea el Sexo amenizado con grandes dosis de Amor, donde la Pasión, el Deseo y la Lujuria recitan un tierno poema que convierte en románticas las escenas más pudorosas y salvajes que dos cuerpos desnudos, sean del sexo que sean, son capaces de imaginar y crear con la especial intención de dar y recibir Cariño, Ternura y Respeto.
Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+



VOLVER A PARANORMAL