siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
Plantas medicinales




Circulación

Castaño de Indias (Aesculus hippocastanum L.)
La planta de las várices
Contrariamente a lo que nos sugiere su nombre , el Castaño de Indias es originario de los Balcanes. En medicina sólo se utiliza la corteza, ya que a diferencia del fruto carece de efectos secundarios. Esta planta debe su gran interés terapéutico a su contenido en derivados cumarínicos, responsables de su importante acción vitamínica P. Sabemos que esta acción vitamínica P es múltiple: aumenta la resistencia de los capilares, disminuye su permeabilidad y tiene un efecto antiinflamatorio y antiedematoso. Todas estas propiedades hacen que sea muy eficaz en el tratamiento de los problemas circulatorios y en particular de las varices y hemorroides.

Indicaciones terapéuticas: Varices, absorción de edemas (piernas hinchadas) Insuficiencia venosa y hemorroides. Fragilidad capilar cutánea ( cuperosis) Calambres musculares.

Posología recomendada: 3 cápsulas ( de 200 mg) en desayuno y cena con un vaso de agua.

Crisalina (Chysanthellum americanum b.l.)
La planta de las hemorroides
Esta pequeña planta salvaje de las sabanas africanas y de las regiones montañosas de Sudamérica se ha introducido recientemente en las farmacopeas europeas. Este es el motivo de que aún conserve su nombre latino y no haya sido bautizado por la tradición popular, como la mayoría de las plantas medicinales. El Chysanthellum americanum posee flavonoides y saponinas. Estas dos clases de componentes actúan de manera complementaria y confieren a esta planta dos acciones esenciales que explican su gran éxito en la fitoterapia moderna: una importante acción vitamínica P (fortalece el tono venoso y hace disminuir la permeabilidad de los capilares) y una acción hepatoprotectora y colerética (favorece la secreción Biliar).



 

Indicaciones terapéuticas: Hemorroides, varices, piernas cansadas. Cardenales y petequias. Cálculos biliares y renales.

Posología recomendada: 1 a 2 cápsulas (de 250 mg) en desayuno, comida y cena con un vaso de agua.

Hamamelis (Hamammelis virginiana)
Contra las varices
El amamelis es un arbusto originario de América del Norte. Sus hojas contienen principios muy interesantes en el tratamiento de los trastornos circulatorios. Tiene dos acciones diferentes a nivel del sistema circulatorio: Una acción "venotónica" debida a su contenido en taninos y que se manifiesta por una contracción de los vasos: las venas y capilares que se van a contraer con mas fuerza favoreciendo el flujo de la sangre. Una acción vitamínica P debido a su contenido en flavonoides. Esta acción se traduce en un aumento de la resistencia de las pequeñas venas y capilares y en una disminución de la permeabilidad capilar (salida del líquido capilar), responsable del edema y la inflamación. Además los flavonoides son antioxidantes que protegen la pared de las venas y los capilares. Finalmente el hamamelis también se revela muy útil en caso de reglas demasiado abundantes.

Indicaciones terapéuticas: Várices, hemorroides. Piernas cansadas. Regla demasiado abundante.

Posología recomendada: 1 a 2 cápsulas (de 220 mg) en desayuno, comida y cena con un vaso de agua. Se puede aumentar la dosis a 3 cápsulas por toma si fuera necesario.

Meliloto (Melilotus officinalis L.)
Mejora el tono venoso
El meliloto pertenece a la familia del trébol y la alfalfa, comida muy apreciada por los herbívoros. En una muestra de meliloto fermentado se descubrieron sustancias anticoagulantes, utilizadas hoy en medicina contra la agregación plaquetaria. La medicina popular le reconoce propiedades diuréticas y antiespasmódica, pero además, es un venotónico eficaz y un anticoagulante ligero (fluidificante de la sangre). Por lo que resulta de interés en caso de várices y riezgos de flebitis.

Indicaciones terapéuticas: Fragilidad capilar (petequias, cardenales) Piernas pesadas, hemorroides. Varices, riesgo de flebitis.

Posología recomendada: 1 a 2 cápsulas (de 190 mg) en desayuno, comida y cena con un vaso de agua.

Rusco (Ruscus aculeatus L.)
Piernas más ligeras
Este resistente arbusto, siempre verde, se ha utilizado desde hace mucho tiempo como diurético. Numerosos estudios han demostrado que el rusco tiene un efecto venotónico, debido a un mecanismo alfa-adrenérgico. Sus saponósidos esteróidicos ejercen una acción vasoconstrictora, antiinflamatoria y antiedematosa, muy util en el tratamiento de hemorroides y piernas pesadas. Su contenido en rutósido permite desarrollar una actividad vitamínica P que mejora la resistencia de los capilares. Todas estas propiedades hacen que el rusco palíe eficazmente los problemas ligados a la insuficiencia venolinfática y alivie los problemas venosos de los miembros inferiores, debidos por ejemplo, a la ingestión de la píldora anticonceptiva.

Indicaciones terapéuticas: Piernas cansadas. Insuficiencia venosa. Varices y hemorroides.

Posología recomendada: 1 a 2 cápsulas (de 270 mg) en desayuno, comida y cena con un vaso de agua.

Regresar a Inicio Plantas Medicinales


Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+