Profecías y Profetas
 
 
LAS PROFECÍAS DE QUETZALCOATL




La leyenda Mejicana de Quetzalcoatl se refería a un hombre bien dispuesto que llagó hace mucho de oriente, fue descrito como de tez blanca, con barba y que vestía una túnica larga. estuvo un tiempo entre ellos enseñándoles habilidades y ciencia, les dio reglas morales y leyes. Cómo no tuvo mucho éxito en sus enseñanzas (especialmente en las morales) y conspiraron contra él, decidió marcharse por oriente, no sin antes prometer que volvería pero que entonces traería a sus hijos que les dominarían como señores haciéndoles pagar por su males.
Esta leyenda favoreció hasta tal punto a Cortés que le permitió conquistar todo el imperio Azteca con un mínimo de hombres, ya que él y sus soldados eran tenidos por los hijos de Quetzalcoatl, no sólo por su apariencia, sino por los signos que precedieron a su venida que indicaban sin lugar a dudas sus intenciones legítimas (para los indios).
Fueron muchos los presagios que pusieron sobre aviso al emperador mejicano Moteczuma y a su pueblo, siendo cada uno más terrible y sembrando el miedo y la incertidumbre en todo el imperio Azteca, todos ellos fueron descritos por los cronistas mejicanos.

El primero fue un "cometa" que fue descrito como una llama de fuego de forma piramidal, apareció en medio del oriente antes de media noche y allí estuvo hasta que salió el sol y su luz lo ocultó. Hay que tener en cuenta que los aztecas eran expertos astrónomos (su calendario era el más exacto de los conocidos) y entendían a la perfección los fenómenos astrales como para asustarse por algo común.


Moctezuma
 

El segundo fue que un gran incendio destruyó el templo, y según nos cuentan, el fuego salía desde dentro de los maderos y el agua avivaba el fuego. Otro día cayó un rayo sin trueno sobre el dios del fuego e incendió su templete.
Días después otro cometa que apareció brillando en pleno día surcó todo el cielo de occidente a oriente. Ya empezaba a cundir el pánico entre todos los súbditos de Moteczuma, y este llamaba a todos sus consejeros, brujos y adivinos para que le explicaran los fenómenos, pero estos no hallaban respuestas.

Otro portento tuvo lugar en la capital Azteca (que se hallaba en medio de un lago), sin hacer viento se levantó una gran tempestad y el agua se encabritó hasta tal punto que destruyó algunas casas de la costa y muchos barcos.
El pánico y al preocupación fueron en aumento, más cuando se empezaron a oír voces en el cielo de una mujer que lloraba diciendo:"¡ oh hijos míos, ya estamos a punto de perdernos!", y también"¡ oh hijos! ¿ a dónde os llevaré?"


No todos los presagios ocurrían en la capital, la gente informaba que en muchos lugares del imperio aparecían hombres con dos cabezas, cuando los llevaban ante Moteczuma, en viéndoles, desaparecían sin decir nada.

Otro día un ave del tamaño y color de una grulla fue recogido hacia media noche por los pescadores y llevado ante el emperador, ya que tenía en la cabeza un espejo redondo y muy pulido. Moteczuma al mirar el espejo vio las estrellas del cielo y, espantado, apartó la vista. Al volver a mirar de nuevo vio gente a caballo que se dirigían todos juntos armados hacia su imperio.
Otro día vieron a medianoche hacia oriente un humo blanco que se espesaba hasta relumbrar y hacer que pareciera medio día. Al informar al emperador éste no les creyó y esperó a la noche siguiente para verlo con sus propios ojos, y entonces apareció de nuevo y creyó todo lo que le habían contado. Cómo los hechiceros y adivinos no supieron darle una explicación murieron emparedados unos y otros estrangulados y echados a la laguna mejicana.
Cómo hacía poco que Moteczuma había sido proclamado emperador no había hecho todavía ninguna obra para conmemorar su reinado decidió tallar una piedra en su honor.


Quetzalcoatl
Se labró una enorme piedra en lo alto de una colina, pero resultaba imposible bajarla (y tenían práctica puesto que sus templos eran todos de piedra). Tras alguna críptica indicación por parte de la piedra esta habló: "decidle a Moteczuma que para que me quiere... que ya no es tiempo de hacer lo que ahora acuerda, que antes lo había de haber hecho , porque ya ha llegado su término para él." Pero Moteczuma no se rinde y manda que le hagan sacrificios, le canten y le bailen para que le den ganas de ir a la ciudad.
Y parece funcionar, ya que la consiguen llevar hasta un cruce con un puente, entonces la piedra dice "hasta aquí ha de ser y no más", entonces el sólido puente de cedro nueve palmos de espesor se quebró y la piedra cayó al agua. No pudieron encontrarla ni aún cuando el propio Moteczuma fue a buscarla . La hallaron poco después en lo alto del cerro desde donde la bajaron contra su voluntad. Tras otros muchos sucesos extraños se informó a Moteczuma de que se había visto en la costa una isla que se movía (un barco) lleno de gente de tez pálida y barbas (era Cortes y sus tropas), entonces Moteczuma quedó cabizbajo y sin palabras porque había comprendido que los hijos de Quetzalcoatl habían llegado por fin a reclamar lo suyo como indicaban los signos

VOLVER A PROFECIAS Y PROFETAS