Religiones
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 

El santo sudario de Turín
 

El Santo Sudario de Turín

¿Es el Santo Sudario la sábana con la que se cubrió el cuerpo de Jesús crucificado? ¿Hay pruebas científicas que certifiquen su historicidad? Aquí encontrará respuestas a éstas y otras preguntas, además de información sobre lo que sucede en Turín con ocasión de la Exposición de la Sábana Santa.

¿Qué es el Manto de Turín? Un milagro conectado con otros milagros

Habla la Medicina

Un recuento de los Estudios

El problema del Carbono 14 Habla la Palinología

Cronología del Santo Sudario

Algunos Hechos de la Sábana Santa

La Sábana sufre un nuevo incendio

La historia de las primeras fotografías

EL SANTO SUDARIO

¿Qué es el Manto de Turín?

El Santo Manto o Sábana Santa, que una sólida y sustentada tradición señala como el manto que envolvió el cuerpo del Señor Jesús, es una fina pieza de lino de 3 pies y 7 pulgadas de ancho y 14 pies y tres pulgadas de largo (exactamente 8 por 2 cubits, la antigua medida usada en Israel).

El manto lleva la imagen detallada del frente y la espalda de un hombre que fue crucificado de manera idéntica a Jesús de Nazaret según describen las Escrituras.

El manto está en Turín, Italia, desde 1578 y es puesto a exposición pública aproximadamente una vez por cada generación. La última exhibición previa a la extraordinaria que se viene realizando como preparación al Jubileo tuvo lugar en 1978, y en cinco semanas, aproximadamente 3 y 1/2 millones de peregrinos la visitaron.

Con el fin de determinar el modo cómo la imagen se imprimió en la sábana, más de 1000 investigaciones científicas de las más diversas especialidades han sido realizadas y se le han tomado 32,000 fotografías.
Estas investigaciones han hecho de la Sábana Santa la reliquia más estudiada de la historia.

Un recuento de la Historia de los Estudios del Santo Sudario de Turín contada por uno de los Protagonistas

El P. Adam Otterbein, C.Ss.R. fue hasta hace pocos años uno de los más destacados expertos en el estudio del Santo Sudario como director del Holy Shroud Guild de Nueva York (Estados Unidos). En 1982, el P. Otterbein relató cómo se iniciaron las investigaciones científicas de la síndone que el centro ha realizado o promovido.
Según relata, las investigaciones modernas se remontan a la fotografía de Segunda Pía tomada en 1898 y los estudios de Paul Vignon, un investigador francés que a principios de siglo realiza los primeros rudimentarios estudios sobre esta fotografía.

  El proceso más intenso de investigación llega con el sacerdote norteamericano William Barry C.Ss.R. -redentorista como Otterbein-, quien estudiaba Sagrada Escritura en Roma. Un sacerdote inglés le habló de la Sábana Santa de Turín y le sugirió una visita a la misma, viaje que Barry aceptó. En la Catedral de Turín, el sacerdote norteamericano conoció al Comandante Enrie, que había fotografiado la síndone en 1931 y quien le dio un juego de diapositivas de vidrio de 3 x 4 pulgadas con fotos del sudario. El redentorista retorno a Esopus (Nueva York) y comenzó a enseñar Sagrada Escritura.


Más tarde, el P. Edward Wuenschel, otro redentorista norteamericano, leyó "casualmente " un artículo sobre el manto de Turín y quedó muy impresionado. Cuando el P. Barry le comentó casi de paso que poseía diapositivas originales, el P. Wuenschel se las pidió prestadas y terminó por escribir un extenso artículo que se publicó en 1935 en la American Ecclesiastical Review de Estados Unidos. En los siguientes 10 años, el P. Wuenschel profundizó sus investigaciones. Para ello, sostuvo intensa correspondencia con Enrie y Vignon.

En 1946, el P. Wuenschel publicó dos artículos en Biblical Studies luego de realizar una profunda investigación en los aspectos bíblicos de la Pasión según los cuatro evangelistas, las costumbres funerarias judías de la época y la sábana de Turín. El P. Barry y otro redentorista, Louis Hartman, C.Ss.R., lo ayudaron en la empresa.

Según el P. Otterbein, "Los artículos fueron importantes porque demostraron que no existían contradicciones entre los relatos evangélicos y la síndone".
En 1950, el P. Wuenschel fue nombrado director de la Schola Alfonsiana en Roma. Antes de partir, le pidió al P. Otterbein continuar su trabajo de hacer conocido el manto en Roma. Otterbein, que ya había conocido la reliquia en 1938, recibió de Wuenschel copia de sus estudios y su correspondencia con Enrie y Vignon.

El P. Otterbein publicó un folleto escrito por Wuenschel que luego amplió para publicar bajo el nombre de "El Autorretrato de Cristo".
Con el crecimiento del interés en el manto en Estados Unidos, los superiores de Otterbein lo autorizaron a afiliarse al Centro Internacional de Turín. En 1951, obtuvo el permiso del Cardenal Spellman para erigir canónicamente el Holy Shroud Guild en Esopus, Nueva York.

Dos años después, el P. Otterbein obtuvo el permiso para dedicarse exclusivamente a promover el estudio y la difusión de la correcta información sobre la reliquia, que su Congregación veía como ligada estrechamente a su carisma: promover la conciencia de la Pasión del Señor Jesús.

Durante años, el P. Otterbein se dedicó a difundir información sobre el manto en artículos, programas de televisión y una primera película de media hora de duración; pero especialmente atrajo la intervención de investigadores independientes y especializados: la empresa Eastman Kodak, el laboratorio de criminalística de la Policía de Nueva York y el FBI, entre otros.

Otterbein, nombrado presidente del Holy Shroud Guild, recibió en 1970 la visita del Capitán John Jackson, quien había leído el libro de John Walsh sobre el Santo Sudario.
Walsh era uno de los responsables de la interpretación de fotografías enviadas por satélite desde la Luna y Marte, tenía la intención de exponer las fotos del Sudario al mismo procedimiento y los mismos equipos.
El experimento sobre una de las placas de Enrie sorprendió a Jackson, quien inmediatamente recurrió a su colega el Capitán Eric Jumper, para consultar el resultado.

Tal como la interpretación en tres dimensiones (3-D) revelaba la profundidad de cráteres y montañas en la Luna, el mismo equipo revelaba una variación de distancia entre el manto y el cuerpo que produjo la imagen. Vignon había sopechado esto en 1902, pero Jackson y Jumper lo probaron con equipo de última generación de entonces.

El experimento atrajo a muchos científicos, al punto de que Jackson y Jumper solicitaron al Holy Shroud Guild auspiciar una conferencia científica en Albuquerque, Nuevo Mexico (Estados Unidos) en marzo de 1977.

La conferencia convenció a los más escépticos de que el Manto era, por lo menos, un objeto misterioso y no un simple dibujo o "dagerrotipo" como sugerían algunos, que demandaba, por tanto, ulteriores pruebas.
En setiembre de 1977, el Holy Shroud Guild llevó a un grupo de científicos a Turín para proponer una serie de pruebas que fueron finalmente aceptadas en abril de 1978, durante el 400 aniversario de la llegada del Manto a Turín.

El 29 de setiembre, 32 científicos norteamericanos de las más diversas especialidades y creencias llegaron a Turín con 70 contenedores del equipo más sofisticado disponible y fueron autorizados a examinar y fotografiar la reliquia desde el mediodía del domingo hasta las 10 p.m.del viernes: más de 96 horas.

Regresaron a Estados Unidos con tanta información, que hasta 1985 la información debió ser ordenada y reducida. Algunos artículos fueron escritos pero sólo en revistas especializadas
Los investigadores siempre agradecieron el hecho que las autoridades de la Iglesia en Italia permitieran que los artículos científicos fueran publicados libremente y sin la necesidad de una revisión o aprobación eclesial.

Sin embargo, el entonces constituido STURP, la sigla en inglés del Shroud of Turin Research Corporation -Corporación de Investigación del Manto de Turín- decidió enviar, por cortesía, a un representante para informar al Cardenal Ballestrero, entonces Arzobispo de Turín. Los representantes, el Dr. Larry Schwalbe y el Dr. John Jackson, acompañados por el P. Otterbein, y dos miembros italianos de STURP, el Dr. L. Gonella y el Dr. G. Riggi, hablaron con el Purpurado durante una hora y media para explicar en lenguaje no técnico los resultados.

Alentados por el Cardenal y deseosos de mantener el sorprendente resultado de las conclusiones en el círculo de máxima credibilidad científica, los delegados de STURF pidieron y obtuvieron una audiencia especial con el Papa Juan Pablo II, a quien le prepararon un dossier especial con dos fotografías reveladoras. La cita, fijada inmediatamente después de la audiencia general del 13 de mayo de 1981, nunca pudo realizarse: los miembros de STURF escucharon desde la sala de audiencias los disparos que intentaron cegar la vida del Pontífice.

En 1988, el mismo Cardenal Ballestrero autorizó la extracción de una única muestra, luego dividida en tres, para proceder a una prueba de Carbono-14 en vistas a determinar su datación. La muestra, deteriorada con el carbón y el humo adherido al manto durante un incendio en la Edad Media, arrojó información falsa, ampliamente difundida por los medios seculares.

En 1990, luego del informe de científicos independientes que cuestionaron la validez de la investigación con Carbono-14, el Vaticano recusó el procedimiento describiéndolo como "extraño".
Tras esta fecha, el STURF y otros organismos se han dedicado a promover nuevas investigaciones que podrían tener lugar apenas concluida la presente exhibición.

Habla la Medicina

Desde la primera fotografía pudo descubrirse que la Sábana Santa de Turín era el negativo de una perfecta representación completa, por delante y detrás, de un hombre muerto en una cruz y tras una pasión brutal. Diversos médicos, estudiando detenidamente los claros rasgos de la imagen, han hecho con mucha precisión una descripción de los padecimientos de la persona impresa en la sábana. Entre las características principales destacaban:

- El cartílago de la nariz aparece roto y desviado a la derecha. Podría deberse a una caída, pues se han encontrado restos microscópicos de tierra de las mismas características físicas que la de Jerusalén en ella, así como en la rodilla izquierda y las plantas de los pies.

- En el lado derecho del rostro aparece una gran contusión. Los especialistas afirman que sería producto por el golpe de una barra corta y redonda de entre 4 y 5 centímetros de diámetro

- En el resto de la cara aparecen diversas excoriaciones especialmente en la mejilla derecha y la frente.

- En las regiones que rodean los ojos y cejas, hay llagas y contusiones iguales a las que producirían puñetazos o palos. El la ceja derecha está claramente inflamada.

- La frente muestra más de 50 pequeñas y profundas heridas que evidencian la aplicación de una corona de espinas. Las manchas más grandes coinciden exactamente con venas y arterias reales, cuando en la Edad Media se desconocía la circulación de la sangre.

- A lo largo de todo el cuerpo, con especial claridad en la espalda pueden verse marcas idénticas a las que dejaría el instrumento que utilizaban los romanos para flagelar a un reo: el Flagrum taxillatum (objeto que no se usaba en la edad media y que se conoce en nuestros días por haber sido encontrado en excavaciones arqueológicas). El profesor Bollone ha podido contar más de 600 contusiones y heridas en todo el cuerpo y se cuentan las marcas de los azotes en unos 120. (Al estilo romano, pues los judíos no daban más de 40).

- La herida del costado tiene una forma elíptica del mismo diámetro que una lanza romana: 4.4 cm x 1.4 cm. (según expertos en historia de Roma, el hecho de estar en el costado derecho se explicaría por la práctica romana de dar este golpe a un enemigo que protege su corazón con el escudo que lleva en la izquierda).

- El Dr. Judica Cordiglia, en base al tipo de rastro dejado por el flujo de sangre, ha demostrado que todas las heridas fueron producidas en vida del sujeto excepto la del costado, que se infirió post mortem.

- Desde el punto de vista anatómico y teniendo en cuenta que los principales antropólogos coinciden en que la imagen corresponde a la de un semita, "el Hombre de la Sábana Santa", es la única imagen que se ajusta 100% a lo que la Medicina legal considera que fue la muerte de Cristo.


El problema del Carbono 14

No es posible recoger aquí los centenares de datos que no hemos mencionado: vestigios históricos de la Síndone siglos antes de que apareciera en Francia en el S. XIV, restos de ungüentos en la zona correspondiente a la cabellera que no pueden verse a simple vista, restos de tejido epitelial, testimonios y descripciones del S. X que se ajustan plenamente a la imagen que aparece en la Síndone, copias del S. VI...

Es cierto que la datación realizada en 1988 atribuye al lino de la Síndone una cantidad de Carbono 14 correspondiente a un lienzo de entre 1260 y 1390 pero, todos los datos mencionados y que son al menos igualmente ciertos ¿cómo podrían explicarse? Ni los propios laboratorios, conocedores de los fallos que se producen ocasionalmente en el uso de este método, se atrevieron a asegurar que la Síndone fuera falsa.

Por ello, frente a quienes dieron por terminado el asunto, otros muchos investigadores de todo el mundo siguen preguntándose por la razón de la llamativa discordancia entre este dato y todos los demás. Veamos tres ejemplos:

  • El biofísico francés Jean-Bautise Rinaudo, investigador de medicina nuclear en Montpelier, atribuye el origen de la imagen sindónica a una irradiación instantánea de protones emitidos por el cuerpo muerto del crucificado, bajo el efecto de una energía desconocida. Rinaudo considera que los átomos implicados en este fenómeno -que ha podido reproducir experimentalmente- son los del deuterio, presentes en la materia orgánica, y formados por un protón y un neutrón. Los protones podrían haber formado la imagen y los neutrones habrían irradiado el tejido, enriqueciéndolo en carbono 14 falseando la datación.

  • El Dr. Garza Valdés, investigador del "Instituto de Microbiología de la Universidad de San Antonio" (Texas) ha podido comprobar también experimentalmente, con muestras de tela de la Síndone, que sobre la misma abunda -como en otros objetos que contienen sangre- un compuesto biológico formado por hongos y bacterias que no se pueden eliminar con los tratamientos de limpieza que se aplican en la datación por resultado.

  • También ha estudiado el problema el Dr. Dimitri Kouznetsov, premio Lenin de Ciencias y Director del Laboratorio "E. A. Sedov" de Moscú, y ha realizado un experimento que, por su simplicidad puede tener enorme trascendencia. Sometió una tela del Siglo I, datada correctamente con carbono 14 por los laboratorios de Tucson, (uno de los que analizó la Síndone) a la reproducción de un incendio como el que sufrió la Sábana en 1532. Para sorpresa de todos, una segunda datación -con el mismo método del C14- atribuyó al lienzo una fecha muy posterior. ¡En unos días "rejuveneció" 13 siglos!

No se puede dar por resuelto el enigma ni mucho menos, cuando la tecnología del siglo XX y de este nuevo siglo XXI no es capar de producir una imagen igual. Y el C14 no es infalible...
Afirmar que se trata de una falsificación medieval exigiría una explicación mucho menos racional que afirmar que se trata del lienzo sepulcral de Cristo...

 

Algunos Hechos de la Sábana Santa

Una síntesis de lo que la sábana santa de Turín revela a partir de la investigación interdisciplinaria:

- Fotografiada por primera vez en 1898 por Secundo Pia.

- La imagen de la sábana es un negativo.

- La radiación que creó la imagen del cuerpo fue de arriba abajo, paralela a la gravedad, y no de costado (no pudo, por tanto, ser realizada como copia de una persona de pie)

- Se trata de una imagen que sólo aparece sobre una tela cuando la superficie del cuerpo se encuentra a 3.5cm o menos de la superficie. La oscuridad de la tela es inversamente proporcional a este espacio. En otras palabras, no es posible que la imagen se hubiera impreso mediante la técnica de "cámara oscura" como proponen algunos detractores. Esto permite realizar una reproducción tridimensional de la imagen cuando es vista con el visor VP-8.

- La imagen es similar a la de rayos X y muestra los huesos en la mano, el rostro, etc.

- Los pixels (puntos o unidades mínimas de imagen) de oscuridad uniforme hacen una imagen bastante precisa; proporcionando más pixels por área en las zonas más oscuras.

- Los píxeles intensamente concentrados que constituyen el cuerpo principal de la imagen no pueden ser duplicados por ningún procedimiento conocido hasta hoy.

- La imagen no fluorece como lo hacen otras producidas por quemaduras en la misma tela.

- No hay imágenes debajo de la sangre.

- Las manchas de sangre corresponden exactamente a lo que la moderna medicina esperaría de una víctima de crucifixión.

- Las marcas de los latigazos (aproximadamente 120) son reactivos a los rayos ultravioleta como lo serían los residuos de sangre.

- Existe un alto contenido de bilirrubina en los rastros de sangre, como se esperaría en la sangre de una persona con las tensiones de una tortura.

- Polen de flores que crecen en la época de Pascua en el Mar Muerto se encuentran en la tela, así como residuos de polen de Francia y Turquía.

- Polvo de tipo travertino-aregenito, como el que se encuentra en los alrededores de Jerusalén como el que se encuentra en los alrededores de Jerusalén, fue encontrado en los pies, rodillas y nariz de la imagen.

- El incendio de 1532 depositó sobre la sábana una cantidad exagerada de carbono 14 en el área de donde se tomó la muestra para el examen de 1988. Esta área estaba a sólo tres pulgadas de donde la plata fundida evaporó las fibras de lino.

- Hay signos de crecimiento microbiológico en las fibras del lino, las mismas que también afectan los exámenes de Carbono 14.

 

La Palinología también dice algo sobre el Manto de Turín

La palinología es la disciplina que estudia el polen y el residuo de flores y plantas, cada vez más fáciles de rastrear gracias a los nuevos y  poderosos microscopios.

 

En 1973 el Profesor Max Frei, criminólogo suizo, botánico, palinólogo, director del gabinete científico de la Policía de Zurich y perito de la Interpol, realizó una investigación sobre el Sudario desde su disciplina, que concluyó con sorprendentes resultados.

Frei había recibido el encargo de autentificar las fotografías que una comisión científica, nombrada en 1969 por el Cardenal Pellegrino, había tomado. Al examinar detenidamente la tela notó la presencia de esporas de polen en la superficie del lienzo y obtuvo permiso para recoger unas cuantas muestras. Logró identificar en esta ocasión 49 especies diferentes de esporas, que fotografió, catalogó y conservó.

Las 33 esporas resultaron ser procedentes de plantas exclusivas de Palestina o Turquía (estepas del sur o área de Estambul). Las dos terceras partes de las muestras procedían de zonas ajenas a Europa, continente del que no ha salido el Lienzo desde el S. XIV.

Antes de dar un dictamen definitivo sobre los lugares en los que, según la Palinología, debería haber estado la Síndone, para quedar "contaminada" de tal modo, se dedicó a visitar las zonas en las que las investigaciones históricas colocaban anteriores estancias del Lienzo. Frei comprobó in situ la perfecta correspondencia de especies, logrando identificar 59 especies en total.

Lo más peculiar es que las especies de polen recogidas en la tela coincidían con gran precisión con el camino que la tradición señalaba para la síndone: de Tierra Santa a Turquía, de ésta a Francia vía los países bálticos y el norte de Italia y finalmente de Francia a Turín.

La muerte sorprendió a Frei antes de concluir el trabajo y publicar sus resultados definitivos, no obstante su estudio es altamente indicativo.

 

La Sábana sufre un nuevo incendio

En la noche del 11 al 12 de Abril de 1997, la Sábana Santa sufrió el tercer incendio de su historia conocida. Anteriormente, la síndone se había enfrentado al fuego antes del 1200- y luego en 1532.

En el incendio de 1997, cuyo origen aún se desconoce, la capilla Guarini que aloja la reliquia y se encuentra entre la Catedral y el Palacio, se vio pronto envuelta en las llamas.

La Síndone no estaba en su altar, pues el 24 de febrero de 1993 había sido trasladada a otro ambiento más seguro, rodeado por vidrios blindados, mientras se hacían las obras.

Las autoridades están de acuerdo en que si hubiera estado en su lugar habitual en el altar, habría sido completamente destruida por las llamas.

Los bomberos de Turín respondieron a la alarma y uno de ellos, Mario Trematore, sabiendo que la reliquia estaba en peligro, pidió a sus compañeros que trajeran una maza y empezó a golpear los cristales. Después de un centenar de golpes, rompió los dos cristales -de un grosor de 39 mm-. cada uno- que le separaban de la reliquia, y con la ayuda de sus compañeros, tomó el relicario de plata de la vitrina rota y rápidamente lo sacaron de la Catedral. A los pies de la escalinata de acceso al templo un coche de policía esperaba ya la preciosa carga, y, con la máxima diligencia, fue llevada a la residencia del Cardenal Giovanni Saldarini, Arzobispo de Turín y Custodio de la Síndone.

Aunque las llamas aun no habían llegado adonde estaba la Síndone, grandes trozos de la cúpula estaban cayendo al suelo de la catedral con gran peligro para los bomberos.

A la 1.36 de la madrugada, cuando los bomberos sacaron la Sábana de la Catedral, cientos de observadores aplaudieron la hazaña, mientras otros lloraban al ver los daños.

Al ser preguntado de dónde había sacado las fuerzas para romper el cristal, Trematore, conocido sindicalista de izquierda que no se consideraba católico, contestó:

"El cristal puede parar las balas, pero no la fuerza de los valores representados por el símbolo que lleva dentro. Rompimos el cristal con sólo una maza y las manos que aun me sangran. Es extraordinario". "Dios me ha dado las fuerzas para romper el cristal". Trematore, con una nueva visión frente a la fe, fue uno de los invitados de honor del Cardenal Saldarini el día de la inauguración de la actual muestra.

Al examinar minuciosamente las cenizas y los escombros dejados por el incendio, las autoridades han determinado el alcance de los daños y la posible causa del desastre. Los primeros informes indican que el interior de la catedral y el Palacio Real adjunto, que alberga muebles y cuadros valiosos de los siglos XVIII y XIX, sufrieron muchos daños. La pared de cristal que separaba la capilla de la catedral se hizo añicos. El altar, diseñado por el famoso artista Bertola, sufrió menos daños de los que se pensaron en un principio.

Afortunadamente parece que los andamios de las obras protegieron el altar de las llamas y de los escombros que caían. La capilla, sin embargo, sufrió los mayores desperfectos, con un 66% de la capa de mármol dañada por el calor. Habrá que valorar la estabilidad de la estructura más detalladamente.

Estas fueron las palabras del Cardenal Saldarini tras el incendio:

"El incendio que comenzó durante la noche en la Capilla de Guarini, al lado de la Catedral de Turín, ha dañado toda la estructura y los adornos de la capilla misma, pero -gracias a Dios- el relicario de la Síndone no ha sufrido ningún daño. El edificio de la catedral está enteramente a salvo, mientras los daños más graves fueron en la Capilla y en el Palacio Real. Quiero agradecer de todo corazón a los bomberos, a las autoridades civiles, a los soldados y a la policía, que hicieron todo lo que pudieron en esta emergencia. El relicario que contiene la Sábana fue sacado inmediatamente de la catedral y se guarda ahora en un lugar seguro.

Este grave suceso ha ocurrido cuando nuestra Iglesia está preparando la solemne exposición de la Síndone en abril de 1998, anticipando el Gran Jubileo del Tercer Milenio. El incendio destructor, el grave daño material a un monumento de la fe y del arte, representa para toda la gente de Turín -y para todo el mundo que ha dirigido la mirada a Turín en estas horas- una prueba, un llamamiento, una Gracia. Una prueba de nuestra fe, y de nuestra capacidad como creyentes y ciudadanos, vinculados con estos tesoros que son las raíces de nuestra cultura y de nuestra manera combinada de vida.

Las llamas también son un llamamiento -un llamamiento preciso- a la responsabilidad que tenemos todos de defender y de proteger la herencia religiosa, artística e histórica, tan íntimamente vinculada con nuestra experiencia como Iglesia y como Ciudad.

¿Por qué sucedió? En el evangelio de hoy, Jesús nos dice 'no tengáis miedo', algo que puede decir, algo que podemos oírla decir, cuando sucede algo terrible. La catedral y la Síndone, de la cual soy Custodio, han sido tocadas por el desastre y se han salvado. Fue digno de la medida de Dios decir 'no tengáis miedo'.

Ahora sabemos con seguridad que camina sobre el agua, sube a nuestro barco y nos lleva a tierra. Doy las gracias por esta señal con fe".

Giovanni Cardenal Saldarini (Turín, 12 de abril de 1997).

 

La historia de Secondo Pia, fotógrafo

La primera fotografía jamás tomada del Sudario dio paso a las complejas investigaciones científicas de la era moderna. ¿Cómo así?

Esta es la breve historia de Secondo Pía, el fotógrafo del Santo Sudario.

En 1898, la Casa real de Savoya, entonces propietaria de la reliquia quiso darle solemnidad religiosa a la futura boda entre Vittorio Emanuele (III) y la princesa montenegrina Elena Petrovich-Niegos, que coincidía además con diversos aniversarios de la Iglesia en Turín.

Así, el Sudario estuvo expuesto desde el 25 de Mayo hasta el 2 de Junio; una exposición que pasó a la historia porque en ella se tomó la primera fotografía de la reliquia.

El afortunado fotógrafo, el prestigioso abogado Secondo Pia, tomó las fotografías en condiciones casi imposibles, en una gesta que él mismo, en un artículo escrito a principios del presente siglo en francés.

"En Mayo de 1898, acercándose la fecha de la solemne exhibición de la Santa Sábana, se me solicitó fotografiar la reliquia. Yo me ofrecía a realizar el trabajo, a cuenta mía (recuérdese que la fotografía era una afición sumamente cara) y con la renuncia a cualquier posible derecho. Esta propuesta, con el importante apoyo del Barón Antonio Manno, que me honra con su amistad, fue cálidamente aceptada por el Soberano, Su Majestad Umberto, quien tuvo la fineza de concederme un exclusivo permiso".

Respecto del proceso técnico, Pia relata:

"Mi preocupación era intensa y profunda, especialmente porque tenía que fotografiar un objeto que nunca antes había visto. Según quienes le habían visto en anteriores exposiciones, la Santa Sábana presentaba apenas unas débiles imágenes. Más temores me producían los problemas de la iluminación y las condiciones en las que debería operar".

Los temores de Secondo Pia eran justificados: el primer día dos lámparas eléctricas de desigual intensidad –las primeras que se utilizaban en un evento como éste- le hicieron imposible lograr una impresión en la primera sesión. Al día siguiente, la tarea fue igualmente imposible: a las luces desiguales se sumaba la colocación de un vidrio que se había puesto para impedir el maltrato de la reliquia.

Pero el abogado siguió intentando desde el estrado especial que había solicitado levantar, siempre detrás de su cámara de 50 x 60 centímetros. Finalmente, pese a las dificultades y a la distancia –8 metros del altar- el abogado fue capaz de realizar sus fotografías bajo las características técnicas que él mismo describe:

" Expuse dos placas de 50 x 60 centímetro, una con una exposición de 14 minutos y la otra con una exposición de 20 minutos utilizando un lente Voigtlander con un diafragma de dos milímetros. Puse delante del lente un filtro amarillo muy leve usando placas ortocromáticas de la firma Edward, reveladas con una solución normal de oxalato ferroso sin ninguna preparación química especial que pudiese alterar de laguna manera el resultado usual del revelado".

"Encerrado en el cuarto oscuro, concentrado sobre mi trabajo, sentí una gran emoción cuando, durante el revelado, vi aparecer primero el Santo Rostro en la placa con tal resolución que me sorprendí y alegré pues desde ese momento pude estar seguro del buen resultado de mi obra de arte".

El primer descubrimiento del abogado turinés fue que la imagen en realidad era el "negativo" de la impresión de un hombre difunto: En efecto, si la imagen aparecía como un "perfecto positivo" el objeto no podía ser otra cosa que un "perfecto negativo".

Las placas originales, los escritos, las múltiples copias, ampliaciones y estudios del abogado fueron donados en 1961 por su hijo Giuseppe a los investigadores, concediendo así el primer material serio de estudio científico sobre la foto, hasta los exámenes realizados en 1977.

Cronología del Santo Sudario

Siglo I: Los Evangelio relatan que el manto que envolvió a Jesús se encontraba plegado. El manto habría sido recogido y custodiado por los cristianos. Para los hebreos, el manto que había rodeado un cadáver era un objeto impuro que no podía ser expuesto.

Siglo II: Existen registros de que en Edessa (actual Urfa - Turquía) existía una imagen de tela con el rostro de Jesús.

525 – Durante la restauración de la Iglesia de Santa Sofía, de Edessa se registra el descubrimiento de una imagen de Jesús llamada acheropita (no hecha por mano humana) llamada Mandylion (pañuelo). Numerosos testimonios la relacionan con el Sudario, sobre todo porque los puntos de coincidencia entre los rasgos de las copias del Mandylion –que fue profusamente reproducido- y la Sábana superan los 100.

944 – Los ejércitos bizantinos, en el curso de una campaña contra el sultanato árabe de Edessa, se apoderan del Mandylion y lo llevan solemnemente a Constantinopla el 16 de Agosto. El Mandylion era en realidad la Síndone plegada ocho veces de modo que se viera sólo el rostro.

1147 – Luis VII, Rey de Francia, durante su visita a Constantinopla, venera la Síndone.

1171 - Manuel I muestra a Amalrico, rey de los Latinos de Jerusalén, las reliquias de la Pasión, entre las cuales está la Sábana.

1204 - Robert de Clary, cronista de la IV Cruzada, escribe que: "Todos los Viernes la Síndone es expuesta en Constantinopla [...] pero ninguno sabe qué ha sido de la tela después que fuera saqueada la ciudad". La Sábana desaparece de Constantinopla y es probable que el temor a las excomuniones que pesaban sobre los ladrones de reliquias, haya alentado su ocultamiento. Diversos historiadores suponen que la reliquia fue llevada a Europa y conservada durante un siglo y medio por los Templarios.

1314 – Los Templarios, una orden caballeresca de Cruzados, es condenada y disuelta. Se les acusaba de realizar cultos secretos no cristianos. Uno de los líderes templarios era Geoffroy de Charny.

1356 - Geoffroy de Charny, un cruzado homónimo del anterior, entrega el Sudario a los canónigos de Lirey, cerca de Troyes, en Francia. Geoffroy explicó que había poseído la reliquia durante tres años.

1389 - Pierre d'Arcis, Obispo de Troyes, prohibe la exhibición de la Síndone.

1390 - Clemente VII, antipapa de Avignon, se refiere a la Sábana Santa en dos cartas..

1453 - Margarita de Charny, descendiente de Geoffroy, cede el Sudario a Ana de Lusignano, esposa del Duque Ludovico de Savoia, quien lo llevará a Chambéry.

1506 – El Papa Julio II aprueba la Misa y el Oficio propio de la Síndone, permitiendo el culto público.

1532 - Incendio en Chambéry en la noche del 3 al 4 de diciembre: La urna de madera revestida de plata que guarda el Sudario se quema en una esquina y algunas gotas de plata derretida atraviesa los diversos estratos plegados del lino. Dos años después, las Clarisas coserán los parches actualmente visibles.

1535 – Por motivos bélicos, la tela es transferida a Turín, luego a Vercelli, Milán, Niza y nuevamente a Vercelli; donde permanece hasta 1561, cuando es regresado a Chambéry.

1578 - Emanuel Filiberto De Savoia el 14 de Setiembre transfiere la reliquia a Turín para abreviarle el viaje a San Carlos Borromeo que quería venerar la reliquia para cumplir un voto. Desde entonces las exhibiciones se realizaron en ocasiones de celebraciones particulares de la Casa de Savoia o por Jubileos.

1694 – El 1 de junio se coloca definitivamente en la Capilla del Arquitecto Guarino Guarini, anexa al Domo de Turín. Aquel mismo año el beato Sebastiano Valfré refuerza los bordes y los remiendos.

1706 – En Junio, el Sudario es transferido a Génova a causa del asedio de Turín, al fin del cual es regresado a la ciudad.

1898 – Es tomada la primera fotografía por el abogado Secondo Pia entre el 25 y el  28 Mayo. Con ella se inician los estudios médico-legales.

1931 - Durante la exhibición por el matrimonio de Umberto de Savoia, la Síndone es fotografiada nuevamente por Giuseppe Enrie, fotógrafo profesional.

1933 - Exhibición para conmemorar el XIX Centenario de la Redención.

1939/1946 - Durante la Segunda Guerra Mundial, la Síndone es oculta en el Santuario de Montevergine (Avellino) del 25 de Setiembre de 1939 al 28 de octubre de 1946.

1969 - Del 16 al 18 de Junio se produce un reconocimiento de la reliquia de parte de una comisión de estudio nombrada por el Cardenal Michele Pellegrino. Se realiza la primera fotografía a colores, tomada por Giovanni Battista Judica Cordiglia.

1973 – Primera exhibición televisiva en directo (23 de Noviembre).

1978 – Celebración del IV Centenario de la transferencia de la Síndone de Chambéry a Turín, con exhibición pública del 26 de Agosto al 8 de Octubre. Se realiza también el primer Congreso Internacional de Estudio. Los expertos de STURP (Shroud of Turin Research Project), efectúan la investigación de 120 horas.

1980 - Durante la visita a Turín el 13 de Abril, el Papa Juan Pablo II venera la reliquia.

1983 - El 18 de Marzo muere Umberto II de Savoia; donando la Síndone al Papa.

1988 - El 21 de Abril se toman porciones de la reliquia para la cuestionada prueba del Carbono 14.

1992 - El 7 de Setiembre un nuevo grupo de expertos efectúa un reconocimiento de la Sagrada Tela para ver la manera de mejorar su preservación.

1993 - El 24 de febrero la Síndone se transfiere tras el altar mayor del Domo de Turín para permitir los trabajos de restauración de la capilla guariniana.

1995 - El 5 de Setiembre el Cardenal Giovanni Saldarini anuncia las dos próximas exhibiciones, del 18 de Abril al 14 de Junio de 1998 (para celebrar el centenario de la primera fotografía) y del 29 de Abril al 11 de Junio del 2000 (con ocasión del Gran Jubileo de la Redención).

1997 – En la noche entre el 11 y el 12 de Abril un incendio daña gravemente la capilla de la Síndone. El bombero Mario Trematore rompe la estructura de vidrio y salva la reliquia.

1998 – El 18 de Abril se inicia la actual exhibición.

La sorprendente "Ruta del Peregrino en Turín"

Quienes visitan la actual exposición de la Sábana Santa de Turín se encuentran con un sorprendente recorrido preparado por la Arquidiócesis que no ha dejado nada al azar.

El recorrido, organizado por el arquitecto Pasquale Carbone, tiene aproximadamente 700 metros de largo "sin barreras arquitectónicas": los peregrinos ingresan por la Plazoleta Real a través por la puerta de los Jardines del Palacio Real, a espaldas de la Catedral.

Aquí en la entrada se pueden adquirir libros, videos, un CD-ROM en italiano y abundante material informativo.

Aún así, para quienes no pueden ingresar al recorrido oficial, existe la alternativa de acceder por medio de la entrada principal de la Catedral, desde puede apreciarse la Síndone a una distancia de 30 metros sin límite de tiempo.

Tras el ingreso, los peregrinos siguen un recorrido de cerca de 150 metros, cruzando un amplio pórtico y luego atravesando los Jardines Reales. Esta zona está al descubierto, con los consecuentes riesgos si se trata de un día lluvioso.

Luego comienza el camino cubierto, donde los peregrinos pueden apreciar imágenes que reproducen anteriores exhibiciones, desde las más antiguas hasta la de 1978.

Al final esta porción del recorrido, se llega a una sala donde se proyecta una película de apenas tres minutos titulada "todos los Hombres verán tu Salvación", con textos en cinco lenguas y sin locución. El film muestra la grandeza de la Síndone, la ampliación de cada uno de los lados para poder apreciar las marcas y heridas de la imagen

Sigue luego un recorrido a lo largo de la parte trasera de la cúpula en el cual es posible apreciar tres fotografías de la Síndone en tamaño natural. A partir de este momento se suprime todo comentario o explicación, mientras se van oscureciendo gradualmente las imágenes para ir acostumbrando el ojo del peregrino a la original. Finalmente, se ingresa por la puerta izquierda de la cúpula.

En este punto se pueden escoger entre tres recorridos, cada uno de los cuales lleva a niveles diferentes que permiten tres aproximaciones distintas a la reliquia: la más cercana ubica al peregrino a apenas tres metros, la más distante a cinco.

Las fotografías con flash no son permitidas, pero la iluminación es casi perfecta para fotos al natural. El ambiente, ambientado con luces que expiden una leve tonalidad morada, le dan a la sala un ambiente deliberadamente penitencial.

Los visitantes pueden permanecer frente a la Síndone de dos a tres minutos -no más-, para luego salir por la puerta derecha de la cúpula. Muchos peregrinos reingresan a la Catedral por la puerta principal para seguir contemplando la reliquia, aunque sea de lejos.

El recorrido está preparado para recibir hasta 4,000 personas al día.

Un milagro conectado con otros milagros por la sangre

Los evidentes rastros de sangre encontrados en la Sábana Santa conecta esta reliquia con otros milagros.

Las manchas de sangre y suero que se encuentran en la síndone es irreproducible por medios artificiales. Se trata de sangre coagulada sobre la piel de un hombre herido y vueltas a disolver en el contacto con tela húmeda. Científicamente se ha comprobado que se trata de sangre humana de varón de grupo sanguíneo AB –el más común entre la raza semítica- que según la investigación del DNA.

Sorprendentemente, la sangre es del mismo tipo que el que se encuentra en el llamado Sudario de Oviedo (España), una tela de 83 x 52 cm que presenta numerosas manchas de sangre simétricas pasadas de un lado al otro al doblarse en dos. La tradición le llama "el Sagrado Rostro" y llegó a Oviedo en el siglo IX , en un arca proveniente del Africa septentrional. La Sangre presente en este sudario pertenece también al grupo AB y el DNA presente perfiles genéticos similares al recogido en la síndone. Es importante tener en cuenta que no es posible encontrar mayores similitudes debido a que la antigüedad de los restos hacen imposible, por ahora, conocer más detalles.

Igualmente interesante resulta la comparación de la síndone con los estudios realizados sobre la reliquia física que se conserva tras el milagro eucarístico de Lanciano (Chieti). Aquí en el siglo VIII, en la Iglesia de San Legonziano, en las manos de un monje basiliano que dudaba de la presencia real de Cristo en la Eucaristía, en el momento de la consagración, la hostia se convirtió en carne y el vino en sangre. Tras las investigaciones realizadas en 1970 por el profesor Odoardo Linoli, profesor de anatomía e histología patológica de la Universidad de Siena, se concluyó que la carne corresponde al tejido verdadero de miocardio de un corazón humano y la sangre es humana... del grupo AB.
Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+





VOLVER A RELIGIONES