Salud Alternativa
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
  Antecedentes del Trastorno
de Déficit de Atención



Antecedentes del Trastorno de Déficit de Atención

tdah

 

El Trastorno de Deficit de Atención es un síndrome reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Existen trabajos acerca del mismo desde principios de siglo, y fue recibiendo a lo largo de los años distintas denominaciones: Daño cerebral, daño cerebral mínimo, disfunción cerebral mínima, síndrome hiperkinético, problemas de aprendizaje, y reacción hiperkinética de la infancia.
Hoy en día, con las siglas TDA se le distingue al Trastorno por Déficit de la Atención. Este es un trastorno que se presenta en las personas desde los primeros años de vida, pero también se ha observado que puede persistir y manifestarse durante la edad adulta.



Afecta entre un 3 a un 5 % de la población con una prevalencia mayor en los varones en una relación de 3-2:1, esto es, 3 varones por cada mujer.
Sucede más frecuentemente con niños que tienen dificultades especificas de Aprendizaje (dislexia, discalculía) y otros problemas del desarrollo (autismo, problemas de conducta).
El TDA no se trasmite y ocurre en todos los niveles sociales, culturales, económicos y raciales.

Tipo de Trastorno de Déficit de Atención

En la actualidad se reconocen 3 variantes del TDA:
1.- TAD tipo Inatención predominante: Es cuando por seis meses predominan los problemas de atención por sobre la impulsividad o hiperactividad.
2.- TDA Tipo hiperactivo - Impulsivo: Se refiere al caso en que por seis meses predominan los síntomas de impulsividad e hiperactividad sobre el ámbito de atención.
3.- TDA tipo combinado: Es mixta (se ven todos los síntomas), los cuales se mantienen por un período mínimo de 6 meses.
Muchos autores que tiene un amplio conocimiento del tema, opinan que la mayoría de los niños y adolescentes tienen el tipo combinado.

Causas que provocan el TDA y como detectarlo

Aún no se sabe con claridad las causas que provocan tal trastorno; son muy variadas las teorías que tratan de explicarlas, sin embargo, es importante destacar que existen causas de orden genético, otras que se desarrollan en el periodo de embarazo y otras generadas después del parto.
Se cita además que el TDA también puede ser causado por factores sociales, ambientales (deprivación), o una enseñanza deficiente.

Características del TDA

Se caracteriza por una dificultad o incapacidad para mantener la atención voluntaria frente a determinadas actividades tanto en el ámbito académico, como cotidiano. En consecuencia las relaciones sociales se ven afectadas por que es muy difícil para la persona seguir reglas o normas rígidas de comportamiento.
En el Trastorno de Déficit de Atención están involucrados tres factores: Hiperactividad, falta de atención e impulsividad.
Hiperactividad: Sinónimo de Hiperkinesia, significa excesiva actividad motora. La hiperactividad tiene diferentes grados de severidad, que va desde niños los niños inquietos cuando deben permanecer sentados a la hora de comer o cuando deben hacer tareas escolares, hasta aquellos que están en actividad permanente aún cuando la actividad a realizar requiere de un poco más de calma y concentración como por ejemplo la clase escolar o al ver televisión.
La falta de atención: Se refiere a la presencia de periodos cortos de atención (atención sostenida) y se manifiesta en aquellas actividades que no gratifican al niño de manera inmediata, y que le demandan un esfuerzo mental.



Impulsividad: Es el actuar antes de pensar.
Estas conductas varían en intensidad con respecto a lo normal, es decir, estas conductas que los niños normales tienen a veces, los niños con este trastorno las presentan frecuentemente.
Es importante tener en cuenta que hay muchos niños con severos problemas de atención, pero que sin embargo tienen historia de hiperactividad.

Cómo detectar el Trastorno de Déficit de Atención
Síntomas de falta de atención

  • Constantemente quien padece este trastorno, no presta atención a los detalles o comete errores por descuido en su trabajo escolar u otras actividades.
  • Tiene dificultades para mantener su atención en actividades o juegos.
  • Con frecuencia parece no escuchar cuando se le habla.
  • No sigue instrucciones de principio a fin o las deja de lado, sin terminar su trabajo escolar, tareas en casa, o trabajo (sin que esta actitud se deba a que no comprenda las ordenes o por ser oposicionista).
  • Muchas veces tiene dificultades para organizar sus trabajos o actividades.
  • Evita o le desagrada empezar actividades que requieren de un sostenido esfuerzo mental.
  • Pierde frecuentemente las cosas que necesita para realizar sus actividades.
  • Se distrae constantemente frente a estímulos ajenos a su tarea.
  • La persona es muy olvidadiza en sus actividades diarias.

Síntomas de hiperactividad

  • Es muy inquieto(a) con sus manos y pies cuando debe permanecer sentado(a).
  • En frecuentes ocasiones corre o trepa de forma excesiva en situaciones inapropiadas (en adolescentes o adultos puede estar limitado a una sensación subjetiva de inquietud).
  • Tiene dificultades para jugar de manera callada.
  • Esta en actividad constante como si estuviera impulsado por un motor.
  • Habla en forma excesiva.

Síntomas de impulsividad

  • Tiende a responder sin que se haya terminado la pregunta.
  • Es muy poco paciente.
  • Interrumpe las actividades o cuando otros están hablando.

Efectos que tiene el TDA en el desarrollo infantil

En edad temprana, el niño toma un juguete y luego otro, pasa de un juego a otro sin poder focalizar su atención en ninguno por mucho tiempo.
Cuando ya tiene más edad, la hiperactividad del niño es complicada de manejar, sobre todo cuando se requiere cierto orden y calma, como por ejemplo a la hora de las comidas, cuando debe hacer tareas, o en lugares públicos.
Las rutinas diarias (como lavarse los dientes, vestirse o hacer los deberes) son motivo de discusión permanente, debido a que no se niega a realizarlas pero si las posterga de manera indefinida.
La falta de atención en la escuela hace que deje sus trabajos incompletos y no entienda las explicaciones de la maestra.
Son niños decuidados con su aspecto y muy desordenados.
Se frustran ante la primera dificultad que encuentran o cuando no obtienen lo que quieren. Esta frustración la manifiestan con rabietas explosivas de comienzo súbito y final abrupto, después pareciera que el niño no se acuerda de los sucedido.
Es muy impulsivo, interrumpe constantemente la actividad de otros niños o cuando los mayores están hablando.
El resultado final es un rendimiento pobre e inconstante, que en muchos casos es causa de fracaso escolar, con la consiguiente disminución de su autoestima, a pesar de ser niños con capacidad intelectual normal. Si el problema no se corrige, es frecuente que progrese a un cuadro de depresión en la preadolescencia o adolescencia.
Un 50% de casos se asocian a problemas de conducta (desobediencia y/o agresión).
Un 30% de casos se asocian a problemas específicos de aprendizaje (dislexia).
Desde el punto de vista social, la incapacidad del niño para adaptar su conducta a la de los demás, provoca en muchos casos rechazo y aislamiento. Estos niños son por lo general inmaduros en su interacción social, y parecen llevarse mejor con niños de menor edad.

tda1

Tratamiento para TDA

Debido a que este trastorno es muy complejo, antes de especificar un tratamiento para los niños que lo padecen es necesario hacer un estudio riguroso; tomar muy en cuenta la entrega de datos por parte de los padres y profesionales a cargo del niño al momento de la evaluación, también es necesario tomar información médica para eliminar toda condición emocional o física que podría ser la causa de la condición actual del niño.
Se debe tener mucho cuidado, ya que en los últimos años ha ocurrido un sobrediagnóstico de este cuadro, catalogando de TDA a niños con otros problemas, como al trastorno opcionista desafiante, al trastorno de la vigilancia, a los cuadros obsesivos compulsivos, a la depresión, etc.
La evaluación diagnóstica del TDA debe realizarla un profesional de la salud mental o un médico. Estos profesionales incluyen psicólogos clínicos, médicos (psiquiatra, neurólogo, médico de familia), o trabajadores sociales clínicos.
Recuerde, los profesionales calificados usualmente están dispuestos a proveer información acerca de su capacitación y experiencia en el tema, pero si éste se niega a proveer tal información en respuesta a peticiones razonables, es un indicador de que debe buscar un profesional diferente.
El tratamiento puede incluir medicación, técnicas de modificación de conducta, entrenamiento de destrezas sociales, sesiones con grupos de apoyo, destrezas relacionadas a la autonomía personal, y si es necesario, psicoterapia.



El tratamiento apropiado ayuda además a tener nuevas perspectivas acerca de las emociones propias de quien la padece, así como acerca de los sentimientos de otras personas. Esto representa un paso significativo hacia la meta de ser miembros productivos y satisfechos de su comunidad.
Una vez que se le ha diagnosticado TDA a su hijo, debe saber que un elemento fundamental en su tratamiento, es el trabajo que se haga con ustedes los padres y principalmente con los profesores, ya que son quienes deben resolver diariamente los conflictos que el niño presenta.
Los padres pueden ser apoyo real al mejoramiento del niño, como también pueden llegar a ser los más grandes destructores de todo el trabajo, es por esta razón que se les debe considerar y mantener informados y comprometidos siempre en las labores a realizar con sus hijos.
Los profesores por otro lado, quienes son los que comunmente primero descubren las anomalías que presenta el niño en la sala de clases, para luego alertar a los padres; tienen que implementar una serie de estrategias de trabajo con ellos, tratando de motivarlos y hacerlos partícipes del proceso de enseñanza y aprendizaje.
Asi pues los padres cuyos hijos padecen este trastorno, estan obligados a convertirse en expertos sobre este tema, asi como a aprender nuevas estrategias para criar y guiar a sus hijos; de igual manera en las escuelas públicas como privadas debe tener conocimiento acerca del TDA y la obligación de satisfacer las necesidades educativas del niño.




Lée también: Síndrome de Atención Dispersa, Hiperactividad e Impulsividad en adultos (ADHD)

 

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+


VOLVER A SALUD ALTERNATIVA