Salud Alternativa
Siguenos  
 
  Dieta según la medicina tradicional china



DIETA SEGUN LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

dieta china



La dieta constituye un elemento muy importante dentro de la medicina tradicional china. Los chinos consideran que la mayoría de los alimentos son medicinales, y que si se sigue una dieta adecuada, se realiza un poco de ejercicio, se hacen ejercicios respiratorios y se cuida la higiene personal, se pueden remediar las dolencias leves.

La dieta según la Medicina Tradicional China adaptará la alimentación del paciente a su constitución física, el clima y su estado de salud actual.

La dietética china, junto con la Acupuntura, la fitoterapia y el masaje forman parte de los pilares terapéuticos fundamentales de la Medicina Tradicional China.

Con la acupuntura y el masaje movilizamos y regulamos la energía; con la fitoterapia y la dieta preservamos y nutrimos la esencia.



Si la nutrición es adecuada, la energía será abundante, los órganos estarán bien nutridos y el “Shen” florecerá (nuestro sistema nervioso y nuestras emociones estarán en armonía)

La alimentación es pues, esencial para lograr el equilibrio, la armonía y por tanto la salud integral.

La medicina tradicional china clasifica a los alimentos según la energía intrínseca o naturaleza del alimento

Alimentos calientes y templados: tonifican, calientan, ascienden, mueven.

Alimentos neutros: estabilizan, armonizan, centran.

Alimentos frescos y fríos: refrescan, sedan, astringen, hidratan.

Según su sabor. Cada sabor tiene una característica energética diferente

Cada sabor tiene una característica energética diferente según el efecto que producen en el organismo tras su digestión. En cantidad moderada, cada sabor, tonifica un órgano, en exceso –lo daña. Una dieta equilibrada debe contener todos los sabores pero con preponderancia del sabor dulce.

ÁCIDO: Tonifica el elemento Madera (Hígado – Vesícula Biliar), tiene naturaleza Yin (función nutritiva y de absorción): astringe, contrae la energía hacia adentro y actúa sobre el hígado y la vesícula biliar (elemento Madera). Los alimentos ácidos son útiles en la pérdida de líquidos orgánicos (vómitos, diarrea, sudor excesivo, hemorragias), promueven la secreción biliar, desintoxicantes y alcalinizantes, evitan el estancamiento de Qi, actúan directamente sobre los tendones y en exceso, pueden crear Humedad.

AMARGO: Tonifica el elemento Fuego (Corazón – Intestino Delgado), tiene naturaleza Yin, favorece el drenaje y la eliminación hacia abajo: evacuación y diuresis; Seca, favorece la digestión, abre el apetito y actúa directamente sobre la Sangre. Por ese motivo, hay que vigilar el exceso de sabor amargo en casos de deficiencia de sangre y/o líquidos orgánicos.

SALADO: Tonifican el elemento Agua (Riñón – Vejiga); Tiene naturaleza Yin (mueve la energía hacia dentro y hacia abajo), actúa directamente sobre los huesos. En cantidad moderada: humedece, lubrifica, ablanda, suaviza, desintoxica, pero en exceso: sobreestimula los riñones, y en consecuencia los daña; también debilita los huesos, la sangre y el corazón.

DULCE: Tonifican el elemento Tierra (Bazo – Estómago); Tiene naturaleza Yang (ayudan a ascender la energía). En cantidad moderada: armoniza, refuerza, tonifica, promueve la producción de líquidos orgánicos (lubrifica). En exceso favorece la producción de humedad y flema. Los alimentos dulces según la MTC, actúan directamente sobre la carne (músculos) y están en mayor o menor medida en muchos alimentos.

PICANTE: Tonifica el elemento Metal (Pulmón – Intestino Grueso); Tiene naturaleza Yang (ayuda a ascender la energía hacia arriba y hacia fuera); En cantidad moderada promueve la circulación de la Sangre y energía evitando los estancamientos, y en exceso: sobreestimula los pulmones agotando el Qi y la Sangre. El sabor amargo actúa directamente sobre el “Qi” (energía vital).

Nota: Los alimentos pueden tener más de un sabor.

Según su COLOR

El color es vibración, energía y por tanto cada alimento, según sea su color, afectará de diferente forma al organismo.

ROJO: Tiene afinidad por el Corazón, promueve la circulación de la sangre, tonifica, calienta, revitaliza y estimula la sexualidad.

AMARILLO: (Naranjas, marrones) Tienen afinidad por el Bazo – Estómago, estabilizan, equilibran y templan.

VERDE: Tiene afinidad por el Hígado, tonifica la Sangre de Hígado, desintoxica, depura.

NEGRO (es el color más Yin y más profundo): Tiene afinidad por el Riñón y la Vejiga, nutren la energía más profunda del organismo (Jing) y la Sangre, astringe y refresca.

BLANCO: Refuerza el Pulmón – Intestino Grueso. Purifica.

Según la DIRECCIÓN que inducen

ASCENDENTE: Los alimentos que inducen a ascender la energía son, en especial, los de sabor DULCE + PICANTE y de naturaleza CALIENTE + TEMPLADA: Cebolla, puerros, hinojo, ajo, jengibre, pimienta, canela, clavo, nueces, tomillo, orégano, castañas…

Se usan en: prolapsos, diarreas, metrorragias, pesadez de piernas, cansancio, apatía…

DESCENDENTE: Son en especial, los de sabor AMARGO + SALADO y de naturaleza FRÍA + FRESCA: Diente de león, achicoria, té, cerveza de trigo, algas… Se usan como laxantes y diuréticos, en cefaleas, migrañas, hipertensión, náuseas, vómitos…

CONCENTRAN Y RECOGEN: Inducen a concentrar y recoger la energía hacia dentro (astringencia). Son en especial, los de sabor ÁCIDO + SALADO y de naturaleza FRESCA + NEUTRA: Frambuesa, naranja, mandarina, escaramujo, azukis, tomate, algas, sepia, calamar…

Se usan en caso de pérdida de líquidos orgánicos: sudor, diarrea, hemorragias, vómitos…, en personas convalecientes, en invierno. Evitarlos en caso de fiebre, resfriado, etc. porque ayudarán a que el factor patógeno penetre más adentro.

DISPERSAN: Inducen a dispersar la energía hacia fuera y son diaforéticas. Son en especial, los de sabor PICANTE. Los alimentos PICANTES CALIENTES – TIBIOS se usan para eliminar Viento Frío: ajo, chilli, pimienta, jengibre, canela.

Los PICANTES FRÍOS se usan para eliminar Viento Calor: menta, rábano

Además, cada alimento tiene un meridiano de impacto principal:

Ejemplo: la pera por el meridiano del pulmón, las espinacas por el del hígado, la calabaza por el del Bazo, las castañas por el corazón, los azukis por el riñón. Según el movimiento de la energía que inducen, etc.

El método de cocción también influye en la energía del alimento

FRÍO: Crudo

FRESCO: Escaldado – Salteado

NEUTRO: Vapor – Hervido

TIBIO: Frito – Estofado – Guisado

CALIENTE: Barbacoa – Horneado – Parrilla – Recalentado

Alimentos más FRÍOS: Cocciones más cortas, menos fuego, menos presión, más agua y menos sal.

Alimentos más CALIENTES: Cocciones más largas, más fuego, más presión, menos agua, más sal.

Según el tropismo del meridiano

Cada alimento tiene un meridiano de impacto principal.

Ejemplo: 

la pera por el meridiano del pulmón 

las espinacas por el del hígado 

la calabaza por el del Bazo 

las castañas por el corazón 

los azukis por el riñón.


Cómo utilizar las naturalezas de los alimentos

- Según constitución de la persona:

YANG: Tomar alimentos frescos o neutros, tibios (moderadamente) y evitar alimentos calientes y fríos.

Ante un exceso de yang, se deben evitar alimentos como mantequilla, nata, productos cárnicos, carnes curadas, huevos duros, queso graso, pasteles y bollería, pasta (espaguetis, macarrones…), ajo, cebolla, jengibre, apio, pimienta negra, curry y frutos secos.

Las personas con mucho yang son corpulentas, hiperactivas, con piel de calor rojizo, acostumbran a tener calor y comen y beben en exceso. Son propensas a enfermedades como hipertensión, migraña e insomnio y sus consiguientes problemas psicológicos.

Dieta según la medicina tradicional china cuando hay un déficit de “yang”

Para aumentar el yang se recomiendan alimentos como ajo, cebollino, canela, cilantro, berenjena, zanahoria, apio y col cocidos, calabaza, espinacas, puerros, patatas, avena, cacahuetes, trigo, maíz, arroz, soja, mijo, miel, frutos secos, cerveza. Son alimentos que harán que la energía se ponga en movimiento.

Las personas con poco yang son delgadas, con voz suave y baja, de aspecto cansado y pálido, tienen frío y su tendencia es a cronificar enfermedades, sobre todo en invierno: inflamaciones, faringitis, amigdalitis, bronquitis… También es fácil que padezcan asma, cefaleas y problemas de estreñimiento.

YIN: Tomar alimentos tibios y neutros, algo de alimentos calientes, moderadamente alimentos frescos y evitar los fríos.

Dieta según la medicina tradicional china cuando hay un exceso de “yin”

En este caso se deben evitar alimentos como cebolla, ajo, jengibre, clavo, zanahoria, apio, hinojo, productos cárnicos como la ternera, el cordero y el pollo, trigo, mijo, castañas, frutos secos, cerezas e higos (nótese que algunos coinciden con el listado anterior).

Los individuos con exceso de yin suelen ser obesos, padecen retención de líquidos, tienen las extremidades siempre frías, su movimiento es lento, suelen estar cansadas y necesitan dormir bastante. Tienen tendencia al pesimismo y, por lo tanto, son candidatos a sufrir anomalías como falta de ilusión y depresiones, hipotiroidismo, hipotensión y hipoglucemias.

Dieta según la medicina tradicional china cuando hay un déficit de “yin”

Para hacer subir el yin van bien alimentos como berenjenas, remolacha, pepino, espinacas, ensaladas, champiñones, limones, higos, mandarinas, papayas, peras, manzanas, mango, melones y pomelos.

Los individuos con un yin bajo son delgados, de tez oscura y piel seca, y de cuerpo caliente aunque la temperatura corporal la tengan baja. No suelen enferman mucho, pero cuando lo hacen su tendencia es a hacer crónicas las patologías. Son pesimistas, melancólicos, impacientes e inseguros. Son candidatos a patologías como lumbalgias, ciáticas, cálculos de riñón y problemas digestivos (digestiones lentas y pesadas). Se llenan enseguida y necesitan comer muy a menudo.

- Según desequilibrio:

Patología tipo Frío: Alimentos de naturaleza tibia y neutra. Tomar algunas veces alimentos calientes, evitar los frescos y prohibir los fríos.

Patología tipo Calor: Alimentos frescos y neutros, algo de alimentos fríos, evitar los tibios y prohibir los calientes.

- Según la estación del año:

Invierno: Alimentos tibios y neutros, algo de caliente (sin exceso), reducir alimentos frescos y evitar los fríos.

Verano: Alimentos frescos o neutros, algo de frío (sin exceso), reducir alimentos tibios y evitar los alimentos calientes.

Teniendo en cuenta todos estos criterios y según el diagnóstico de la persona se determinan los alimentos más convenientes para corregir los desequilibrios existentes.

En verano, en países cálidos o por la mañana podemos tomar alimentos neutros, frescos, y alguno frío como: cereales, maíz, frutas, crudos, kefir.



En invierno, en países fríos o por la noche, tomaremos alimentos neutros, templados y calientes: arroz, avena, castañas, nueces, legumbres, cebolla, puerro, hinojo, algún picante.

Si queremos estar más activos física o mentalmente nos decantaremos hacia los alimentos más templados y calientes (tipo Yang);

Si queremos estar más relajados y tranquilos escogeremos alimentos neutros y frescos (tipo Yin)

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+


VOLVER A SALUD ALTERNATIVA