Salud Alternativa
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
  Sanar naturalmente el insomnio




Todos hemos padecido el insomnio en algún momento. Este estado se suele definir como la dificultad para conciliar el sueño, pero también se refiere al despertar prematuro, sin suficiente descanso físico ni mental.
Los factores que pueden influir para provocar el insomnio, son muchos y muy variados. Principalmente podemos dividirlos en factores ambientales o psicofisiológicos. Si ahondamos más, podemos encontrar que, psicológicamente, el estrés es uno de los principales motivos para entorpecer nuestro descanso.
También circunstancias anímicas transitorias, como la depresión y otros desórdenes emocionales son causas comunes para el insomnio.

  Físicamente, una enfermedad crónica, la bebida de alcohol, el abuso del cigarrillo y la toma de cualquier otro estimulante, como el café, más allá de lo conveniente, son contribuyentes de este estado.
Generalmente suele pensarse que la manera más fácil para remediar este problema es a través del consumo de fármacos, pero podemos valernos de otros medios más naturales para lograr el mismo resultado y, al mismo tiempo, mantener nuestro organismo libre de drogas.
Entre las muchas medidas que podemos llevar a cabo en nuestra rutina diaria se encuentran las siguientes:
- Establezca un horario para irse a dormir y cumpla con un horario también para despertar. De esta manera no sólo acostumbra a su organismo a una rutina, sino que evita desfases horarios que más tarde o temprano dificultarán su sueño.

- No intente dormirse si no tiene sueño. Hay varias cosas que puede hacer para relajar su cuerpo antes de intentar obligarse a sí mismo a dormir, lo cual es peor que permanecer despierto un poco más y aprovechar ese tiempo para lograr la relajación y la calma tanto física como mental.
- Tome en cuenta las características de la habitación en que pretende dormir. Evitando la luz, temperaturas excesivas, falta de aire y cualesquiera otros detalles que puedan interrumpir su descanso.
- Evite aquellas bebidas y sustancias que son estimulantes, por lo menos poco antes de irse a la cama.
- Tampoco es recomendable intentar dormir inmediatamente después de haber hecho una comida muy pesada, así como tratar de hacerlo con hambre o sed.
- No beba mucha agua antes de irse a la cama, de esta forma evitará despertarse durante el transcurso de la noche con la necesidad de ir al baño.
Otras medidas también favorables al sueño:
- Tome una infusión caliente de tilo, valeriana o un vaso de leche caliente.
- Dedique unos minutos a relajarse. Respire pausadamente y relaje sus músculos, poco a poco se sentirá más calmado y su cuerpo más dispuesto a dormir, así como su mente a descansar.
- Tome un baño tibio antes de meterse a la cama.
- Evada pensamientos preocupantes, piense que podrá resolver mejor sus problemas o dudas luego de una buena noche de descanso y tranquilidad.
- Leer un poco o ver algo de televisión, siempre que no sean temáticas violentas o que le causen desagrado, ayuda a movilizar su mente hacia otros pensamientos y a relajarse, incentivando la llegada del sueño.
También muchas técnicas de meditación, así como prácticas alternativas, son un excelente soporte para lograr la relajación y tener un mayor control de nuestras circunstancias y de nosotros mismos.
Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+




VOLVER A SALUD ALTERNATIVA