Platón

Platón

Curiosidades que desconoces sobre Platón

Anécdotas- “Tuvo dos hermanos, Adimanto y Glaucón; y una hermana llamada Potone, que fue madre de Espeusipo. En las letras fue discípulo de Dionisio, de quien hace memoria en sus Anterastes. Se ejercitó en la palestra bajo la dirección de Aristón Argivo, maestro de lucha, el cual, por la buena proporción del cuerpo, le mudó en el de Platón el nombre de Aristocles que antes tenía, tomado de su abuelo, según dice Alejandro en las Sucesiones. Otros son del sentir que fue llamado así por lo amplio de su locución, o bien porque tenía la frente ancha, como escriben Neantes. Dicen algunos que luchó en los juegos ístmicos; lo que afirma también Dicearco en el libro 1 de las Vidas. Ejerció asimismo la pintura, y compuso primero ditirambos, después cantos y tragedias. Timoteo ateniense dice en las Vidas que Platón tuvo la voz delgada.” (Diógenes Laercio, Vidas de filósofos ilustres)

– “Navegó tres veces a Sicilia: la primera a fin de ver la isla y observar el Etna, en cuya ocasión, siendo tirano de la misma Dionisio, hijo de Hermócrates, lo presionó para que hablase con él. Habiendo, pues, entonces Platón hablado sobre la tiranía, y díchole que “no era lo mejor aquello que era conveniente a él sólo, si no se conformaba con la virtud”; enojado Dionisio, le dijo: “tus razones saben a chochez”. “Y las tuyas a tiranía”, respondió Platón. Indignado de esto el tirano, quiso quitarle la vida. No lo ejecutó, habiendo intercedido por él Dión y Aristómenes; pero lo entregó a Polido Lacedemonio (que entonces era allí embajador) para que le vendiese; el cual se lo llevó y lo vendió en Egina. Acusólo a la sazón como reo de muerte Carmandro, hijo de Carmandrides al tenor de la ley que habían puesto de que muriese sin esperar sentencia de juez el primer ateniense que entrase en la isla; la cual ley les había puesto él mismo como dice Favorino en su Varia historia. Pero como uno dijese por chanza que el que había desembarcado era filósofo, le dieron libertad.

Otros dicen que fue llevado al tribunal; y como viesen que nada decía en su defensa y que estaba pronto a recibir cualquiera suerte que le tocase, no lo juzgaron digno de muerte, y determinaron venderlo por esclavo. Lo redimió Anníceris de Cirene, que se hallaba allí casualmente, por el precio de veinte minas, o según algunos, de 30; y lo envió a Atenas a sus amigos. Estos le remitieron luego el coste del rescate; pero Anníceris no lo quiso, diciéndoles que “no eran ellos solos los que tenían cuidado de Platón”. Otros afirman que Dión fue quien envió el dinero, y que no lo quiso recibir, sino que compró para él un pequeño huerto en la Academia.”

Apología de Sócrates
Apología de Sócrates
Critón
Critón
Eutifrón
Eutifrón

La República
La República

Fedón
Fedón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.