Oscar Wilde

Curiosidades que desconoces sobre Oscar Wilde

Wilde tuvo una infancia tranquila y gran contacto al mundo de las artes, por lo que desde su adolescencia fue un apasionado a la literatura clásica. A pesar de no destacar en el colegio, leía obras en latín y griego.

El genio de Wilde se observa en la mordacidad de sus obras, en las cuales combina escenas de la pulcra sociedad refinada con los terribles secretos que este grupo esconde.

El retrato de Dorian Gray, única novela de Wilde, produjo feroces críticas desde sectores puritanos y conservadores debido a su tergiversación del tema de Fausto. Por otro lado, su popularidad como dramaturgo continuó gracias a obras como Salomé (1891) y La importancia de llamarse Ernesto (1895), debido a sus diálogos vivos y cargados de ironía.

Lamentablemente su éxito se vio truncado en 1895 cuando el Marqués de Queenberry inició una campaña de difamación en medios de comunicación, acusando a Oscar Wilde de realizar prácticas sodomitas, actos severamente castigados por el Criminal Amendement Act.

El 27 de mayo de 1895, Oscar Wilde fue condenado a dos años de prisión y trabajos forzados. Las numerosas presiones y peticiones de clemencia efectuadas desde sectores progresistas e importantes círculos literarios europeos no fueron escuchadas por las autoridades británicas. La sentencia supuso la pérdida de todo aquello que había conseguido durante sus años de gloria, incluso su familia. En 1884 había contraído matrimonio con Constance Lloyd, con quien tuvo dos hijos, quienes rechazaron el apellido paterno después del proceso.

Al completar su sentencia, Oscar Wilde cambió de nombre y apellido, Sebastian Melmoth, y emigró a París, donde permaneció hasta su muerte. Sus últimos años de vida se caracterizaron por la fragilidad económica, constantes problemas de salud y el alcoholismo.

El crimen de Lord Arthur Saville
El crimen de Lord Arthur Saville
El príncipe feliz
El príncipe feliz
El retrato de Dorian Gray
El retrato de Dorian Gray
El ruiseñor y la rosa

El ruiseñor y la rosa

La importancia de llamarse Ernesto

La importancia de llamarse Ernesto

El fantasma de Canterville

El fantasma de Canterville

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.