Robert L. Stevenson

Curiosidades que desconoces sobre Robert L. Stevenson

Autor recordado como uno de los mejores escritores de novela de aventuras, un personaje muy admirado y respetado en su tiempo, algo de lo que no todos los escritores que tienen fama histórica a día de hoy pueden presumir.

Robert L.StevensonStevenson nació en una familia de constructores de faros (tanto su padre, como su abuelo, como sus primos, como sus tíos… se dedicaban todos a aquella profesión).
Una anécdota curiosa de su infancia es que, en un principio, recibió el nombre de Robert Lewis Stevenson, pero todos lo conocemos como Robert LouisStevenson, ¿cuál es el motivo de este cambio?
Lo cierto es que fue su padre el que le cambió oficialmente el nombre a la edad de 18 años porque, curiosamente, había un político radical que se llamaba Robert Lewis Stevenson, y tenía miedo de que confundieran a su hijo con él y se metiera en líos.

Una de las personas que más influyó a Stevenson en su infancia fue su niñera, Alison Cunningham, apodada por él como Cummy.
Ésta se dedicaba a contarle historias de terror, oscuras y siniestras, lo que le causaba muchísimas pesadillas a aquél inocente niño. Sin embargo, a Stevenson le gustaba mucho oírlas y disfrutaba con cada nueva historia, por lo que acabó desarrollando una gran amistad con Cummy e incluso llegó a citarla más tarde como una de sus influencias literarias.

Algo que marcó fuertemente la vida de Stevenson fue su debilidad de salud y el riesgo de padecer tuberculosis, así que nunca estuvo de acuerdo de quedarse en Inglaterra y su frío clima.
Pasó por Francia en busca de unas temperaturas más templadas, también pasó por Colorado, en América. Se compró un yate llamado “Casco” y navegó a través del océano.
Aquellos viajes lo marcaron profundamente, por lo que decidió establecerse en uno de los lugares que había visitado: La isla Upolu, en Samoa.
Allí, se compró alrededor de 1’6 kilómetros cuadrados de tierra y decidió establecer su nuevo hogar alejado de Europa, donde viviría hasta el final de sus días. También se cambió el nombre por Tusitala, que en el lenguaje de los nativos significaba “narrador de cuentos”.

La isla del tesoro La resaca
La resaca
El diablo de la botella
El diablo de la botella
El Dr. Jekyll y Mr. Hyde
El Dr. Jekyll y Mr. Hyde
Los ladrones de cadáveres
Los ladrones de cadáveres
Olalla
Olalla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.