Oraciones por protección

ANGEL DE LA GUARDA

¡Oh Angel benignísimo de mi guarda, tutor mío!
Maestro, guía, ayo, defensor y sapientísimo consejero y fidelisimo amigo mío,
a quien estoy encomendado por la bondad del Señor desde el punto en que nací,
hasta la postrera hora de mi vida,
¡Cuanta reverencia os debo, sabiendo que estáis presente donde estoy!
¡Y cuanta devoción os debo servir, por el amor con que miráis por mí!
¡y qué gran confianza debo tener teniéndoos a mi lado, para mi defensa!
Pues, enséñame Angel Santo:
amparadme y guiadme por el camino derecho y seguro a esa santa ciudad y no permitáis
que yo haga en vuestra presencia cosa que os ofenda y que no me atreviera a hacer sin vergüenza delante de otro hombre como yo;
representad mis deseos y miseria al Señor,
alcanzadme el remedio de ellas,
en su infinita bondad.
Amen.

ORACION A SAN JORGE EL GRANDE

Defiéndenos en la lucha; sé nuestro amparo contra la perversidad y las asechanzas del demonio.
Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica.
Amén.

AVE MARÍA

Dios te salve, María, llena eres de gracia,
El Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén. 

PADRE NUESTRO

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.
Amén.

ORACION A SAN LAZARO

Glorioso Patrón de los Pobres, que en tantos tormentos me veo,
con solo llamando tu espíritu me des lo que yo deseo,
y que encuentre que mis males sean remediados con solo decir esta oración:
En el Nombre de San Lázaro, que los buenos espíritus que me ayuden y que vengan en mi auxilio,
cuando yo padezca de algún mal o este en algún peligro que me los tedengas,
y que a mi no lleguen, y que esto me sirva de una prueba de vuestra protección para mi y haced,
San Lázaro que tu espíritu sea mi fe y todo el que a mi lado estuviere, y que en ti, patrón,
encuentre la fuerza que necesita mi materia para poder llevar estas pruebas de este planeta en
que habitamos y de este camino que hay que pasar, mandado por Dios, nuestro Padre,
pues en ti pongo mi fe para que me salves de esta y me des consuelo a mis grandes males y que por tu valor
tenga otro porvenir mejor a este que tengo, y que en el nombre de San Lázaro lo espíritus malos se alejen de mi con esta protección;
San Lázaro conmigo y con el; el delante, yo detrás de el, para que todos mis males los haga desaparecer,
la Gloria de todos. Amen.

El que esta oración tuviere, todos sus atrasos perdiere,
y a los veinte días vendrá el patrón en sueños a indicarle en lo que ha de tener su suerte.
Si fe tuviere en el, se salvara también.

ORACION A SAN MIGUEL

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha;
se nuestro ampara contra la perversidad y las acechanzas del demonio.
Que Dios manifieste sobre él´poder, es nuestra humilde súplica.
Y tú, Príncipe de la milicia celestial, con la fuerza que Dios te ha conferido,
arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

SALMO 23
EL SEÑOR ES MI PASTOR

El es mi pastor: nada me puede faltar, Ante mí está la mesa y la copa de Cristo; recibí mejor que la unción de aceite sagrado, la del Espíritu Santo (1 Juan 2,27); espero, no el descanso de la muerte, sino el de la resurrección junto al Padre.

1 El Señor es mi pastor, nada me falta,
2 en verdes pastos él me hace reposar
y a donde brota agua fresca me conduce.
3 Fortalece mi alma,
por el camino del bueno me dirige
por amor de su Nombre.
4 Aunque pase por quebradas muy oscuras
no temo ningún mal,
porque tú estás conmigo,
tu bastón y tu vara me protegen.
5 Me sirves a la mesa
frente a mis adversarios,
con aceites tú perfumas mi cabeza
y rellenas mi copa.
6 Me acompaña tu bondad y tu favor
mientras dura mi vida.
mi mansión será la casa del Señor
por largo, largo tiempo.

SALMO 40 (39)
EN EL LIBRO SE ME MANDA QUE HAGA TU VOLUNTAD.

Que el Señor nos dé la fe auténtica por la que uno obedece y se somete a su voluntad. Obediencia que no es frustración. Todo lo contrario, lleva a la plenitud, a la verdad. “Feliz el hombre que pone en Dios su confianza.”

2 Espera en el Señor con gran confianza, él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor.
3 Él me sacó de la fosa fatal, del barrio del pantano; puso mis pies sobre roca y aseguró mis pasos.
4 Puso en mi boca un cántico nuevo, de alabanza a nuestro Dios. Muchos al verlo temerán y confiarán en él.
5 Feliz el hombre que pone en Dios su confianza, y no se mezcla con los rebeldes, extraviados por sus mentiras.
6 Señor, Dios mío, Cuántas maravillas y prodigios has hecho para nosotros: nadie se te puede comparar.
Si intento recordar tus obras y decirlas, no podré enumerarlas.
7 Me hiciste saber que no te agradan víctimas ni ofrendas, no pediste sacrificios para borrar el pecado.
8 Entonces dije: “Ahora vengo, conforme está escrito en el Libro.
9 No deseo más que hacer tu voluntad y llevo tu Ley en mi corazón.”
10 “Publiqué tu salvación en la reunión solemne; no me callé, Señor, lo sabes.
11 No guardé para mí tus alabanzas, proclamé tu fidelidad y tu salvación.
No escondí ni tu amor ni tu verdad en la asamblea magna.
12 Señor, no disminuyas tus ternuras conmigo, protégeme con amor y lealtad,
porque me cercan desgracias innumerables.
13 Se me echan encima mis culpas y no puedo huir, abundan más que los cabellos
de mi cabeza y me falta el valor.
14 Señor, dígnate socorrerme, date prisa en ayudarme; queden todos confundidos y
avergonzados los que buscan mi muerte.
15 ¡Atrás!, ¡malditos sean los que gozan con mi desgracia!
16 Queden atónitos de vergüenza los que esperan mi caída.
17 Pero gocen en ti y alégrense todos los que te buscan, y los que desean tu salvación repitan:
“¡Qué grande es Dios!”
18 Señor, piensa en mí, pobre y desdichado. Tú, que eres mi socorro y salvación, no te demores.

ACTO DE CONTRICIÓN DE SAN FRANCIO JAVIER

No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido,
Ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte.
Tú me mueves, señor, muéveme el verte Clavado en una Cruz y escarnecido;
Muéveme el ver tu cuerpo tan herido;
Muéveme tus afrentas y tu muerte;
Muéveme, en fin, tu amor;
En tal manera que aunque no hubiera cielo yo te amara y aunque no hubiera infierno te temiera.
No me tienes que dar porque te quiera, porque aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

SALMO 91 (90)
ORACIÓN DE PROTECCION

Oración del creyente que repite su certeza: Dios protege al que confía en él. “A mis ovejas les doy la vida eterna; nadie las arrancará de la mano de mi padre”

1 Tú que habitas al amparo del Altísimo,
a la sombra del Todopoderoso,
2 dile al Señor: mi amparo, mi refugio
en ti, mi Dios, yo pongo mi confianza.
3 El te libra del lazo
del cazador que busca destruirte;
4 te cubre con sus alas
y será su plumaje tu refugio.
5 No temerás los miedos de la noche
ni la flecha disparada de día.
6 ni la peste que avanza en las tinieblas
ni la plaga que azota a pleno sol.
7 aunque caigan mil hombres a tu lado
y diez mil a tu diestra,
tú permaneces fuera de peligro;
su lealtad te escuda y te protege.
8 Basta que tengas tus ojos abiertos
y verás el castigo del impío
9 tú que dices: “Mi amparo es el Señor”
y que haces del Altísimo tu asilo.
10 No podrá la desgracia dominarte
ni la plaga acercarse a tu morada,
11 pues ha dado a sus ángeles la orden
de protegerte en todos tus caminos
12 En sus manos te habrán de sostener
para que no tropiece
tu pie en alguna piedra;
13 andarás sobre víboras y leones
y pisarás cachorros y dragones.
14 “Pues a mí se acogió, lo libraré,
lo protegeré, pues mi Nombre conoció.
15 Me llamará, yo le responderé
y estaré con él en la desgracia.
16 Lo salvaré y lo enalteceré.
Lo saciaré de días numerosos
Y haré que pueda ver mi salvación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.