Sociedad
siguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter 
 
 
 
Científicos dicen que es fácil inducir falsos recuerdos
en ciertas personas



DENVER, Colorado (AP)

¿Recuerda aquel maravilloso día en el que Bugs Bunny le abrazó en Disneylandia? Un estudio presentando el domingo muestra lo fácil que puede llegar a ser inducir falsos recuerdos en las mentes de algunas personas.

Más de una tercera parte de las personas que participaron en la investigación recordaron ese momento -- que es imposible que ocurriera porque el famoso conejo no es un personaje de Disney -- después de que un científico planteara esa falsa memoria.

Otro estudio, realizado en personas que creían haber sido secuestradas por extraterrestres, demostró que incluso los falsos recuerdos pueden sentirse con la misma intensidad que los verdaderos.

La investigación muestra que los interrogadores de la policía y quienes investigan acusaciones de abusos sexuales deben tener cuidado con lo que puedan inducir en las mentes de los sujetos a los que preguntan, dijo Elizabeth Loftus, psicóloga de la Universidad de California, Irvine.
Loftus presentó el domingo los resultados preliminares de recientes experimentos sobre recuerdos falsos en una reunión de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia.
La psicóloga dijo que algunas personas pueden ser tan sugestionables que se las podría convencer de su responsabilidad en crímenes que no cometieron. En los interrogatorios, "gran parte de lo que sucede, inconscientemente -- es adulteración", afirmó.
El poder de los medios de comunicación también puede crear falsas impresiones, dijo Loftus.
"Durante los ataques de los francotiradores en Washington, todo el mundo decía haber visto una camioneta blanca. ¿De dónde vino eso? Todo el país estaba viendo camionetas blancas", explicó Loftus.

La clave, según los investigadores, es añadir a la historia elementos que involucren a los sentidos, como el tacto, el gusto, el oído, y el olfato.

En el estudio de Bigs Bunny, Loftus habló con los participantes sobre sus infancias y no sólo les preguntó si viron a alguien vestido como el personaje, sino también si abrazaron su lanudo cuerpo y acariciaron sus aterciopeladas orejas. En entrevistas subsiguientes, el 36 por ciento de los entrevistados recordaba al conejo.

"Son los detalles sensoriales los que hacen que la gente distinga sus recuerdos", dijo Loftus. "Si uno impregna la historia con estos elementos, se puede alterar el proceso de la memoria. Es casi una receta para que la gente recuerde cosas que no son verdad".

En otro estudio presentado el domingo, el psicólogo de la Universidad de Harvard Richard McNally entrevistó a 10 personas que dijeron haber sido raptados, examinados físicamente y sufrido abusos sexual por extraterrestres.

Los investigadores grabaron a los individuos hablando sobre sus recuerdos. Cuando más tarde se les hacía escuchar las grabaciones, las supuestas víctimas de los extraterrestres sudaban y su ritmo cardíaco aumentaba.

McNally dijo que tres de los 10 entrevistados presentaron reacciones físicas "al menos tan grandes" como las de las personas que han sufrido estrés post traumático a raíz de situaciones de guerra, crímenes, violaciones y otros incidentes violentos.

"Esto acentúa el poder de la convicción emocional ", dijo McNally.

Facebook
Compartir en Facebook
twitter
Compartir en Twitter
google+
Compartir
en Google+


VOLVER A SOCIEDAD