Caminar de forma sagrada

Axel Piskulic Imagen: Just walk Carlos M.Almagro

Caminar de forma sagrada es el título de un texto muy breve de un chamán sioux, llamado Alce Negro.

Los sioux son esa tribu de nativos americanos que vivían en el territorio de lo que ahora es Estados Unidos. Y Alce Negro, que murió en el año 1950, alcanzó a transmitir parte de las tradiciones y rituales de su pueblo, que fueron publicadas en un libro que se llama, precisamente, Alce Negro habla.

Aquí va ese texto:

Caminar de forma sagrada es hacer de la vida un arte,
vivir cada momento como si fuera el último,
dar cada paso como si fuera el primero.

Inspirar amor y conciencia en este frágil cuerpo nuestro
y entrar en el cuerpo mayor que todos compartimos.
Ver que cada paso debe ser dado con ligereza,
sin forzar nada, sin crear más ego.

Caminar de manera sagrada es
liberarnos del sufrimiento
y permitir que la brillante esencia del momento
dirija el siguiente paso.

En un cuerpo abierto, en una mente abierta,
en un corazón abierto,
las posibilidades son ilimitadas.

La sanación se encuentra por doquier.
Cada paso es precioso.
Cada paso es una nueva sanación.

Alce Negro

Es un texto inspirador, pero más bien poético. No son instrucciones precisas acerca de cómo hay que caminar. No se trata de un tutorial de esos que podemos encontrar hoy en Internet.

Así que cada uno puede interpretar a su manera qué quiso decir Alce Negro con estas palabras.

Pero hay un par de cosas que sí están bastante claras:

1 – La acción de caminar es de las más simples que desarrollamos cada día. Y…

2 – Aparentemente habría un gran beneficio en practicarla de una cierta manera que él llama “sagrada”.

¿Qué habrá querido decir Alce Negro al sugerirnos que caminemos de manera sagrada? Supongo que, como en la práctica de cualquier ritual, habría que hacerlo con cierta elegancia, con movimientos precisos y deliberados, bien conscientes de lo que estamos haciendo. Todo lo contrario de caminar apurados o distraídos, como hacemos tantas veces, todos los días.

Para que esta información haya llegado hasta nosotros se han tenido que combinar algunas circunstancias bastante raras. Primero, a un chamán sioux le pareció importante mencionar que hay una manera diferente de caminar. Luego, la persona que entrevistó a Alce Negro (y que luego escribió el libro), comprendió que esa idea era valiosa y que debía ser registrada. Pero quizás lo más raro de todo es que el concepto de “caminar de forma sagrada” sea tal vez la única idea del libro que actualmente sigue viva, circulando ahora por la web.

Encontré en Internet el libro de Alce Negro y busqué este texto referido a caminar de forma sagrada. Para mi sorpresa también encontré mencionadas otras actividades que pueden desarrollarse de manera sagrada, como cocinar, hablar, observar, sentarse, vestirse y recostarse.

Todas son acciones muy simples y rutinarias. Podríamos agregar muchas otras más, como respirar, sonreír o acariciar.

El verdadero secreto de la vida

En su texto, Alce Negro sugiere “hacer de la vida un arte”. Es decir que cada acción, por sencilla que sea, debería hacerse con la actitud de un artesano que desarrolla su actividad creativa. En cambio, cada tarea llevada a cabo de manera descuidada, mecánica o inconsciente, es una oportunidad perdida de embellecer nuestra vida.

También dice: “vivir cada momento como si fuera el último, dar cada paso como si fuera el primero”. Es que por más que repitamos la misma acción una y otra vez, siempre podemos llevarla a cabo con atención plena, como si fuera la única vez que nos toca realizarla.

Promete también que actuar de esta manera conducirá a “liberarnos del sufrimiento”. Esto es así porque el dolor siempre se origina en esos pensamientos negativos, mecánicos y que nunca se detienen, a los que prestamos atención en vez de simplemente concentrarnos en el aquí y ahora.

Por último, nos sugiere “permitir que la brillante esencia del momento dirija el siguiente paso”. Es que, si nos concentramos en el momento presente, no hay necesidad de hacer planes o fijarnos metas. Esa inteligencia superior que todos llevamos dentro, pero de la que estamos casi siempre desconectados, tomará entonces el control de nuestras vidas y nos guiará en cada momento. Será la inspiración que nos mostrará a cada paso qué es lo que más nos conviene hacer.

El bienestar que anhelamos nos espera, aquí y ahora. No tiene que ver con metas alcanzadas ni con deseos cumplidos. Es un tesoro que está presente en cada acción sencilla y cotidiana… siempre que la llevemos a cabo de manera sagrada.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.