Año bisiesto: mitos, supersticiones y ¿falsas? creencias

Rodeados de augurios negativos, oscuros presagios y curiosas costumbres, los años bisiestos están en el foco del debate desde la antigüedad. Para algunos traen mala suerte; para otros, todo lo contrario. A días del 29 de febrero, los secretos de una tradición ancestral.

¿Un año bisiesto es un año funesto? ¿O es todo lo contrario? Lo cierto es que rondan muchos mitos y leyendas en torno ese “día fantasma” que, cada cuatro años, se agrega al calendario.

La expresión “año bisiesto” deriva del latín “bis sextus dies antes calendas martii”​ (sexto día antes del mes de marzo repetido) que se refería a un día extra que los romanos intercalaban entre el 23 y el 24 de febrero. 

Curiosidades del tiempo

Lejos de la mística, la explicación viene de la mano de la astronomía: los años de 366 días funcionan como “ajustadores del reloj”. Es que, en realidad, cada año tiene 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45 segundos. Todo este tiempo excedente se suma y conforma el 29 de febrero cada cuatro años.

La palabra Calendario proviene del latín calendarium y, según su definición, es el sistema utilizado para agrupar y coordinar los intervalos de tiempo (días, semanas, meses y años) determinados por los fenómenos astronómicos (solsticios y equinoccios que determinan las estaciones). La medición del tiempo nunca ha sido una tarea fácil. Agrupar días en meses, meses en años y mantenerlos a tono con el universo y las estaciones induce a serias dificultades.

Haciendo historia, la astróloga Patricia Kesselman explica que: “Nuestro calendario actual se asemeja mucho al calendario egipcio, que constaba de 12 meses de 30 días cada uno, lo que sumaba un total de 360 días. Sin embargo, observando que el tiempo se desajustaba, le añadieron 5 días festivos extras, que fueron llamados epagómenes por los griegos y que, según sus creencias, correspondían a los nacimientos de los dioses Osiris, Seth, Horus, Isis y Neftis”.

Pero hubo que esperar hasta 1582, para que el Papa Gregorio XIII estableciera el calendario gregoriano, que es el que rige hoy en día. Actualmente, se consideran bisiestos los años divisibles por 4, excepto los divisibles por 100, salvo que estos últimos sean divisibles por 400 (como sucedió en el año 2.000).

Qué dice la Astrología

¿Qué pasa con los que nacen un 29 de febrero? ¿Hay algo diferente en su Carta Natal? “Para la Astrología, el problema de los años bisiestos no existe ya que todas las personas nacen cuando el Sol está en un determinado grado, minuto y segundo del zodiaco, que es la forma de medir el paso del Sol u otros planetas por las constelaciones -explica Kesselman-. Cada signo tiene 30 grados y toda la rueda zodiacal, 360″.

En este sentido, todos los años el Sol pasará por ese mismo grado (retorno solar), aunque no siempre eso sucederá el mismo día. “No importa que se haya nacido un 29 de febrero, ese momento coincidirá con un grado, minuto y segundo de la constelación de Piscis (aproximadamente el grado 10)”, detalla la astróloga. 

Sobre la mala fama y otras tradiciones

Al momento de justificar su posición, todos aquellos que aseguran que los años con 366 días acarrean la desgracia, abundan en ejemplos.

En 1912, por ejemplo, se hundió el Titanic; en el ’48 asesinaron a Ghandi; veinte años más tarde a Martin Luther King; y en 1980, a John Lennon. Sí, no hace falta googlear, todos fueron bisiestos.

La última foto que le tomaron a John Lennon antes de morir el 8 de diciembre de 1980, un año bisiesto.

Al 29 de febrero en especial, los escoceses lo consideran un día de tanta mala suerte como los martes 13 en algunos países o los viernes 13, en otros. A esta creencia se suman los griegos quienes, además, creen que casarse en año bisiesto lleva al fracaso de la pareja

Del lado opuesto, en Irlanda, relacionan a este día con la buena fortuna. Entre sus tradiciones, inclusive, se conoce a este día como Bachelor’s Day -el Día de los Solteros-, en el que las mujeres le proponen matrimonio al hombre. Si él rechaza la propuesta, antiguamente le tenía que comprar un vestido de seda a la dama.

Una mujer proponiéndole matrimonio a un a un hombre, tradición de Irlanda cada 29/2. /shutterstock

Esta costumbre se originó en una leyenda que cuenta que en el siglo V, Santa Brígida y San Patricio -ambos santos patrones de Irlanda-, acordaron que ese sería el único día en el que era permitido a una mujer le pudiese proponer matrimonio al hombre.

¿Mito o realidad? Nadie tiene la respuesta… La realidad es que todos los años -sean bisiestos o no- suceden tragedias o cambios rotundos. Entonces, a no preocuparse y a disfrutar al máximo este día que cada 4 años nos regala el almanaque. 

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido