No guardes dentro los errores ajenos.

En gran parte, estamos hechos de lo que otros dejan en nosotros: de lo que dejamos asentar dentro de nosotros y de lo que, en nuestra opinión, no merece un segundo más que el tiempo que ya le hemos dedicado.
Es mejor no guardar dentro los errores ajenos.

Nos enseñan a defendernos, así como a amar, pero a veces se olvidan de inculcar en nuestras mentes el sabio placer de ignorar. Por eso, en algunas ocasiones, nos movemos dentro de parámetros peligrosos y absolutistas: algo es bueno o malo, desastroso o increíble, cruel o amable.

Esta forma de analizar la realidad es una fuente de chistes malos, porque saber cómo tolerar la ambigüedad de lo que está sucediendo en nuestras vidas es el primer paso para avanzar y evitar que el mundo se convierta en una lucha continua y agotadora. Otros no siempre piensan en quiénes somos y cómo nos sentimos. Cada uno de nosotros está comprometido en nuestra propia lucha, que a veces no es la nuestra.

Es por eso que debemos darnos la oportunidad de vivir más ligero y más apasionado en el presente. No guardes los errores ajenos: sigue sonriendo y continúa. Toma un respiro y enseña a los demás una lección.

No mantener todo dentro significa saber vivir

No guardar todo lo que nos pasa, significa observar como espectador lo que, tal vez, no podemos tolerar desde el punto de vista del protagonista único y atormentado. El mundo está lleno de batallas y debemos ser lo suficientemente inteligentes como para poder elegir el nuestro y el de los demás … Solo manteniendo limpio tu espíritu, también podrás ayudar a los demás.

“Sé amable, porque quienquiera que conozcas enfrenta una dura batalla”-Platón-

Saber vivir y no dejar dentro los errores ajenos
Saber vivir y no dejar dentro los errores ajenos

Si tomamos en serio todo el mal que otros quieren hacernos, estaremos más destrozados que enteros. Aceptar el hecho de que hay personas que nunca sentirán empatía por nuestra situación o por nuestra lucha, es una puerta en un camino hecho de esperanza: nos permite elegir a nuestros aliados espirituales más rápidamente, sin resentimiento ni atracción. Máxima alegría vital de su compañía.

No mantenerse en los errores ajenos no significa no verlos. Lo que nos duele es automático, no somos nosotros quienes permitimos que el dolor emocional nos lastime o no, así como no podemos evitar que nuestra mano se aleje de un plato caliente después de la respuesta automática del cuerpo cuando entra en contacto con el calor y con dolor fisico

Sin embargo, si somos capaces de mover nuestra mano a tiempo cuando existe el riesgo de quemarnos, ¿por qué a veces entregamos nuestra mente y alma a las llamas del resentimiento y el mal? ¿Por qué no aceptar que sentirse herido y ofendido es una reacción normal y que, en cambio, permanecer quieto es peligroso?

No guardar todo dentro significa dejar de ser susceptible para ser inteligente

No guardar dentro los errores ajenos no te transforma en un ser insensible, frío o cruel. Simplemente significa no darle a aquellos que, en realidad, no quieren hacer nada más que lastimarnos y darnos la oportunidad de olvidar lo que está dentro de nosotros.

No mantenernos equivocados significa darle a nuestro cerebro una mayor capacidad para desear y prevenir, para ser utilizado en futuras situaciones desagradables … y para equipar nuestra alma con la fuerza y ​​la determinación para poder enfrentarlos.

“Elige bien tus batallas, a veces estar en paz es más importante que estar en lo cierto”

Hay ocasiones en que esta tarea nos parece imposible. Dramatizar es parte de nuestra vida, porque muchas personas a nuestro alrededor hacen lo mismo. Casi parece que las grandes historias están llenas de lágrimas y que las personas que a veces nos parecen geniales siempre están tensas. Parece que, si no nos enfrentamos a los demás, esto es un signo de debilidad, cuando, en realidad, es un símbolo de deseo y madurez emocional.

Distingue bien quién simula ayudarte pero solo quiere lastimarte

Las trampas mentales que a veces establecemos son mucho más crueles y dañinas que todas las ofensas, agresiones y humillaciones que otros nos infligen o que intentan infligirnos.

Hemos convertido el arma más importante de los humanos en una especie de alimento para la angustia y la confusión. Hablo de lenguaje verbal, de palabras, que a veces usamos como un diálogo destructivo interno , en lugar de explotarlas como una capacidad para simplificar nuestra comunicación con los demás.

Distingue entre quien simula ayudarte pero quiere dañarte
Distingue entre quien simula ayudarte pero quiere dañarte

Las interpretaciones que damos a lo que otros nos han hecho o dicho son infinitamente más duraderas que el tiempo real en el que se han asentado en nuestras vidas. “Muchas palabras internas” nos alejan de la objetividad con la que miramos la realidad.

Por ejemplo, a menudo decimos que “me han juzgado muchas veces “, ” me han mirado mal “, “me siguen corrigiendo en el trabajo “, sin hacer un ejercicio real de diferenciación y proporcionalidad.

De todas las personas que nos lastimaron … ¿cuántas se lastimaron a sí mismas? ¿Tienen un significado en nuestra vida hoy? ¿Realmente nos impidieron cumplir nuestros sueños por completo?

Si responde a todas estas preguntas, se dará cuenta de que, en la mayoría de los casos, ha mantenido todos esos errores (que tal vez haya sido favorecido por un ego excesivo), que ha multiplicado el daño real por mil que te infligieron.

Deja de apreciar lo que una vez despreciaste. Saca conclusiones generales, analiza los episodios en los que has fallado y en los que otros han fallado, lo que todas esas personas tenían en común por haberte lastimado tanto con sus delitos.

A veces, este tipo de análisis resalta los entornos a evitar … mientras que, otras veces, lo que necesitas mejorar en ti mismo para ser tú mismo y evitar que la negatividad que te rodea se convierta en lo que vive dentro de ti. Una persona no puede dar nada nuevo y bueno al mundo si lo que tiene dentro es viejo y está lleno de resentimiento .

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido