El amor no es una palabra, sino un acto.

¡Con qué frecuencia tratamos de definir el amor y con qué frecuencia creemos que nuestra definición carece de “sustancia”! Marcelo Ceberio, doctor en psicología, trata de dar una definición de amor.
El amor es un acto.

Amor = acto

El amor, como concepto abstracto, es muy difícil de definir: poetas, psicólogos y neurocientíficos han intentado explicar este sentimiento, incluso si la verdad es que nadie ha tenido éxito en la intención. En un aspecto, sin embargo, todos están de acuerdo: el amor no es una palabra .

Este noble sentimiento solo puede definirse a través de la acción, demostrando, de hecho, un significado absolutamente subjetivo. Nos adentramos en el tema del amor en este artículo.

El amor no es una palabra, sino un acto.

familia

La familia puede considerarse como el núcleo de la sociedad por excelencia . Un punto de intercambio entre creencias, significados, funciones, identidades, etc. Por lo tanto, la familia es uno de los principales pilares de la vida psíquica de las personas.

En el proceso de individualización de la familia (o de la transición de “nosotros” a la de “individuo”), la acumulación de conceptos aprendidos constituye el equipaje que llevamos con nosotros y que luego se repetirá en otros grupos, parejas o en la creación de la propia familia. .

Dentro de la pareja, entonces, la familia siempre sigue siendo el barómetro y el modelo de referencia para cada pareja. Es la familia la que proporciona un sentido de identidad independiente mediado por el sentido de pertenencia a ella.

El amor es un acto
El amor es un acto

pareja

A partir de esta perspectiva, una pareja se puede definir como un sistema que consta de dos personas, ambos portavoces de dos sistemas familiares, a su vez hijos de otros cuatro sistemas familiares, etc.

Una pareja está compuesta por dos personas del mismo sexo o de diferente sexo, provenientes de dos familias de origen, que forman un vínculo compuesto por proyectos y objetivos comunes. Los socios buscan apoyo y estímulo para toda la nueva familia. Además de esto, la pareja debe relacionarse con el medio ambiente y al mismo tiempo salvaguardar los espacios y las necesidades individuales.

Una pareja es interdependiente: una parte se divide y depende de la otra, mientras que la otra se encarga de la autonomía individual de los socios.

Esta descripción delinea claramente los límites de la consolidación de una pareja. Esto parte de la conciencia de cómo ambos miembros son portadores de valores, normas, culturas, funciones, códigos, modelos, creencias, significados, ritos, estilos emocionales, información, etc. Estos valores son parte del equipaje de cada socio, que decidirá intercambiarlos y adaptarlos en mayor o menor medida a las necesidades de la otra persona.

A partir de la sinergia de todos estos componentes que cada socio aporta a la relación, la pareja se construye. Así como durante el proceso de individualización de la familia pasamos de “somos” a “yo soy”, en la construcción de la pareja hacemos el camino opuesto. Lo que los socios aportan a la relación (propiedades y atributos) da forma a una pareja con su propia identidad: la identidad de una pareja.

Afinidad y divergencia de la pareja.

Aunque no se excluye que los socios tengan propiedades en común, generalmente existe lo que se llama “complementariedad”. “Lo que tienes que yo no tengo, lo que tengo que tú no tienes”. Es dentro de este esquema relacional donde reside la esencia del vínculo.

Estas diferencias a menudo representan el punto de unión de una pareja, pero al mismo tiempo pueden convertirse en motivos de recriminación y disputas a largo plazo. Por ejemplo, puede surgir la afirmación de ver en el socio una serie de características que nunca ha tenido en el propio equipaje.

Es un fenómeno derivado del camino de crecimiento individual y de pareja que cada uno de nosotros sigue. Puede conducir a discusiones y dar lugar a asaltos y otras formas de defensa contra el compañero. ¿Pero qué hay del amor en este caso?

pareja
pareja

Enamorarse

Una de las características distintivas del ser humano en comparación con otras especies animales es el amor. Muchos autores han tratado de proporcionar una definición de amor. Románticos, poetas, científicos, artistas, terapeutas y muchos otros se han embarcado en esta difícil tarea.

Como término abstracto, el amor no es una palabra, por lo tanto, es difícil de explicar, especialmente a partir del razonamiento racional o que se basan en la lógica.

Intentar traducir el amor en significados racionales e imponer, si es posible, una motivación lógica, puede conducir a complicaciones profundas. El biólogo Humberto Maturana dice que “el amor no tiene ningún fundamento racional, no se basa en un cálculo de ventajas y beneficios, no es positivo, no es una virtud ni un don divino, sino simplemente el dominio de las conductas que reconocen ‘ otro como un ser legítimo en convivencia con nosotros “.

El amor es un sentimiento que emerge poderosamente de las fauces del sistema límbico. No se tamiza a través del hemisferio izquierdo, racional y lógico, aunque a veces se trata de comprender las características y peculiaridades que llevaron a una persona a enamorarse de otra. Tratamos de reflexionar sobre el amor cuando ya está en su lugar o cuando ya no estamos convencidos del sentimiento que sentimos hacia la otra persona.

El amor no es una palabra, pero …

La pareja enamorada siente y convierte el sentimiento en acciones que intentan ser consistentes con lo que se ha intentado. Porque después de todo, esto es amor: un sentimiento. A diferencia de la emoción pura que es impulsiva, el sentimiento incluye variables emocionales, cognitivas y pragmáticas, así como un factor fundamental: el tiempo, encargado de ejercer las tres variables que acabamos de mencionar.

A veces, sin embargo, el amor se confunde con otras emociones. Estar enamorado no es como estar atrapado, atado, cazado o capturado. Estas son concepciones erróneas de amor, sentimientos y emociones que confunden y que son más bien síntomas de vínculos patológicos y disfunciones comunicativas.

En el amor siempre hay una parte de pasión, pero la pasión no es una obsesión. La pasión motiva, la obsesión oprime; el primero estimula y excita, el segundo sofoca y enloquece a la gente; la pasión atrae mientras que la obsesión genera rechazo.

Por lo tanto, podemos afirmar que el amor no es trivialmente una simple palabra, sino un acto; el amor no tiene una definición precisa, sino que se define por acciones a las cuales resultan las interacciones.

Un ser humano se traduce en gestos, movimientos, acciones, palabras o frases, orales o escritas, la necesidad de transmitir este profundo afecto a otro. Una transmisión que encierra la expectativa secreta de reciprocidad de amor y complementariedad relacional que evita que la persona se sienta sola en este intercambio (el amor no correspondido es una de las principales causas de desesperación).

Además de esto, esta transmisión también contiene una necesidad de seguridad, aunque utópica, ya que la búsqueda del reaseguro del amor hace que se descuide el presente del amor, concentrándose más bien en un futuro que aún no es seguro. La difícil concentración hacia el momento presente lleva a consecuencias desagradables desde el momento en el que prefieres mirar hacia adelante en lugar del aquí y ahora.

Quien encanta a quien

La comunicación verbal se activa cuando dos personas se encuentran y el deseo de amor aparece en ambos lados. Las palabras fluyen en armonía, aunque a veces el miedo al rechazo impide que este flujo se exprese libremente. Las oraciones adquieren un enfoque más poético incluso de personas menos histriónicas.

En el habla aparecen algunas cadencias y tonos típicos. El gesto cambia, la mímica se convierte en movimientos sutiles y lentos. Los ojos se estrechan, la boca se mueve provocativamente y la mirada ilumina el juego de los amantes. Todo un complejo de comunicación destinado a seducir a la otra persona.

La génesis de una buena relación de pareja se da, entre otras cosas, al estar con la otra persona de la misma manera y con la misma libertad que tenemos nosotros mismos.

Quien encanta a quien
Quien encanta a quien

Desde un punto de vista neurológico, cuando dos personas se encuentran, se secretan fluidos endocrinos y bioquímicos:

  • El estómago se endurece y genera ansiedad. Este último produce un mayor apetito y transmite una sensación de voracidad al estómago. A veces, sin embargo, se produce el efecto contrario: el estómago se cierra y no deja pasar ningún alimento al interior.
  • La secreción de adrenalina aumenta, colocando a la persona en un estado de alerta continua.
  • Tus músculos se tensan y te vuelves dependiente del comportamiento de la otra persona. Comportamientos que transmitirán señales de atracción o aceptación, de indiferencia o rechazo.

Todos estos son signos que acompañan el deseo de amor. Señales que, si se pagan, inician la formación de una pareja. El crecimiento del vínculo conduce a un conocimiento de los valores, gustos, virtudes y defectos de la pareja, generando una complementariedad que permite a la pareja progresar lentamente hasta la forma de una unidad familiar.

El amor no es una palabra, sino una realidad que cambia con el tiempo.

Cuando la relación ahora es estable, a menudo hay una caída en los niveles de romance (tanto verbal como paraverbal). No porque estemos menos enamorados, sino porque el tipo de vínculo establecido cambia. Durante el período romántico, a los amantes les preocupa sobre todo que les paguen, y sus acciones están dirigidas a atraer la atención del otro. Esta es una fase en la que se está trabajando para garantizar que la relación se materialice.

Sin embargo, esto no significa que una vez establecida la relación, se deba perder el deseo de comprometerse con la pareja. Por el contrario, mantener viva la relación es un trabajo relacional que debe llevarse a cabo con cuidado y durante toda la vida.

La vida cotidiana, la rutina, el trabajo, el ejercicio relacional, el crecimiento personal de la pareja representan, junto con otros factores, peligros para la estabilidad de la pareja. Razón por la cual el amor debe ser un trabajo realizado continuamente para generar nuevas definiciones de lo mismo. Definiciones que luego deben convertirse en nuevas acciones que pueden permitir que la pareja crezca y se ame a sí misma.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.