Sedna, un mito esquimal conmovedor

Esta leyenda esquimal sirve para recordar a todos que las mujeres y el mar siempre deben ser respetados.

El mito de Sedna pertenece a la cultura esquimal y explica el origen de la furia del mar. Cuando el pescador esquimal hace una buena captura, toma parte del agua que levanta con el pez y la arroja al océano. Si se le pregunta por qué lo hace, responde que es una oferta para Sedna, la diosa del mar.

El mito tiene varias versiones y en este artículo te contamos la más completa. Se dice que en la antigüedad un anciano vivía con su hija Sedna en el polo norte. Era una mujer hermosa cuyo único deseo era casarse con un hombre y ser feliz. Pero no había muchos hombres que pasaran por allí.

Un día apareció un hombre alto y musculoso en ese páramo. Estaba cubierto de pieles hermosas y llevaba joyas maravillosas. Sedna no podía creer lo que veía. Cuando lo vio venir desde lejos, corrió a peinarse para lucir bella a los ojos del extraño.

“En cada momento de mi vida hay una mujer que me guía de la mano en la oscuridad de una realidad que las mujeres conocen mejor que los hombres y en la que se orientan mejor con menos luces”.
-Gabriel García Márquez-

Sedna se va a casar

En realidad, el padre de Sedna no quería separarse de su hija . Pero la comida era escasa y pensó que era mejor verla irse con un cónyuge que pasar hambre.

El extraño llevaba un vestido largo y era imposible mirarlo a la cara. Sin embargo, el padre de la niña lo conoció y le preguntó si estaba buscando una esposa. El hombre asintió con la cabeza. El anciano le dijo que tenía una hermosa hija en edad de casarse y que podía llevársela si quería.

El hombre aceptó. El padre se lo comunicó a su hija, que estaba desconcertada por la propuesta. ¿No se suponía que él debía conocer al extraño primero y saber si era una buena fiesta para ella? Sin embargo, obedeció y se metió en el bote del hombre. Los dos partieron hacia el nuevo hogar.

mitos y leyendas
mitos y leyendas

Un hogar deprimente

El mito dice que cuando Sedna llegó a su nuevo hogar, fue asustada por el horror. Solo vio montones de pieles apiladas en el acantilado y plumas de ave. Todo esto estaba al borde de un abismo. Hacía frío y el lugar era deprimente y triste.

Pero lo peor fue cuando su esposo se quitó la túnica. No tenía cara, su cabeza era la de un cuervo. Sedna se dio cuenta de que se había convertido en la esposa de un hechicero del que a veces había oído hablar. Vagaba solo y anhelaba una esposa, pero ninguna mujer había aceptado seguirlo porque tenía la reputación de ser un hombre malo .

El lugar estaba lejos de cualquier camino trillado. Por la mañana, el hechicero se convirtió en un cuervo, fue a pescar y por la noche trajo la cena. La niña se vio obligada a comer pescado crudo, como su esposo. Todo lo que hizo fue llorar y quejarse. Sus lágrimas desesperadas eran tan terribles que llegaron a los oídos de su padre. El viejo se arrepintió de lo que había hecho y fue a buscarla.

leyendas
leyendas

El origen del mito de Sedna.

El padre de Sedna logró encontrar la casa del mago y se llevó a la niña. La subió a su bote y comenzó a remar a casa. Pero una sombra oscura se cernía sobre sus cabezas.

Fue el hechicero quien, transformado en un cuervo, agitó sus alas y agitó el mar. Pronto se produjo una gran tormenta de nieve y el bote comenzó a balancearse peligrosamente. El padre, asustado por el mago, arrojó a su hija al agua. 

El mar estaba helado, pero la niña logró mantenerse a flote y aferrarse al bote. Pero el padre, en este punto, solo quería deshacerse de él . Él tomó un hacha y le cortó los dedos. Estos, cayendo al mar, se convirtieron inmediatamente en focas y peces. Incluso sin dedos, Sedna intentó nuevamente agarrar los bordes del bote. Entonces el padre le cortó las manos. Estos también se convirtieron en ballenas. Finalmente Sedna se hundió en las profundidades. 

El mito esquimal dice que la niña no murió. Por el contrario, se convirtió en una diosa. Cuando su cabello se enreda, surgen tremendas tormentas en el Ártico que aterrorizan a los pescadores. Para mantener la calma, los chamanes deben meterse al agua y peinarse. La leyenda sirve para recordar a todos que las mujeres y el mar siempre deben ser respetados.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.