Lóbulo temporal: área de afectividad y memoria.

Una lesión o alteración en el lóbulo temporal puede generar diferentes tipos de sordera e incluso depresión mayor. Conocer las funciones de esta estructura nos permite comprender mucho más sobre nosotros mismos.

Comuníquese de manera efectiva, lea y escriba, recuerde el beso que recibió nuestra pareja esta mañana, sienta deseo sexual, trate de cuidar nuestra estabilidad emocional, sepa para qué sirve un libro o un elevador, excítese cuando veamos una película … Todo esto y muchos otros mecanismos están regulados por un área: el lóbulo temporal.

Percepción de nosotros mismos.

Heráclito dijo que nada en la naturaleza es estable, que todo cambia y todo fluye, incluidos los tejidos de nuestro organismo. Sin embargo, hay un aspecto que nos caracteriza a todos: tenemos la sensación de ser siempre los mismos. Esta percepción interna del ego fijo e invariable es típica de la mayoría de los humanos.

Sin embargo, no solo las células de nuestros tejidos se renuevan y cambian constantemente, sino que el cerebro también lo hace con cada uno de nuestros procesos mentales, con cada aprendizaje, cada experiencia, sensación y emoción. Descubra más sobre el fantástico funcionamiento del lóbulo temporal.

lóbulo temporal
lóbulo temporal

Por sorprendente que parezca, el lóbulo temporal es el área del cerebro que más promueve el cambio , porque gracias a él aprendemos, recordamos, motivamos, procesamos información, establecemos vínculos emocionales para adaptarnos mejor a nuestro contexto.

Por otro lado, grandes expertos a este respecto, como Francisco J. Rubia, doctor en medicina de la Universidad de Düsseldorf y autor de algunos libros, indica las lesiones y trastornos relacionados con el lóbulo temporal más extraños y particulares de los que se conoce la existencia.

La sensación de tener una “duplicación”, por ejemplo, una imagen clásica descrita por Edgar Allan Poe en William Wilson, se define como autoscopia o ilusión/alucinación del ego, una alteración debida precisamente a una alteración de esta área. Un tema muy interesante.

“No percibes lo que hay ahí afuera. Siente lo que dice tu cerebro”.
-David Eagleman-

¿Dónde está el lóbulo temporal?

Para ubicar el lóbulo temporal tenemos que visualizar el área contenida entre los dos oídos. Está separado del lóbulo parietal por la fisura lateral de Silvio y para muchos biólogos es una de las áreas más nuevas del cerebro; de hecho, está presente solo en vertebrados.

Como todas las demás regiones del cerebro, no es una estructura anatómicamente aislada. Funciona junto con el resto de las estructuras cerebrales sin dejar de ser una de las más dinámicas, sensibles y en constante interacción con los sentidos y el entorno.

Curiosamente, es el lóbulo cerebral con el mayor número de conexiones con el sistema límbico. De hecho, es responsable de una gran cantidad de mecanismos relacionados con las emociones y la memoria .

Áreas y funciones del lóbulo temporal.

El lóbulo temporal, como cualquier otra estructura cerebral, tiene un hemisferio derecho e izquierdo. También tiene varias estructuras con múltiples interconexiones que favorecen toda una serie de funciones. Los más conocidos y estudiados son los siguientes:

  • Percepción auditiva.
  • La memoria.
  • Idioma.
  • Comprensión del lenguaje.
  • Respuestas emocionales
  • Percepción visual
  • Reconocimiento facial

Veamos en detalle dónde tienen lugar todos estos procesos.

Lóbulo frontal
Lóbulo frontal

Corteza auditiva

Percibir sonidos, comprender de dónde provienen, identificar sonidos musicales, comunicarse de manera efectiva y coherente … Todos estos procesos están mediados por la corteza auditiva del lóbulo temporal, un área crucial para la comunicación humana.

Corteza visual

La corteza visual del lóbulo temporal está vinculada a nuestra capacidad de reconocer objetos, caras y cualquier estímulo visual. Cualquier alteración de esta estructura causaría graves consecuencias al socavar la capacidad de identificar lo que nos rodea.

Área de Wernicke

El área de Wernicke se encuentra dentro de la corteza auditiva y realiza una función esencial: la comprensión del lenguaje hablado. Cabe señalar que su función se limita a facilitar la comprensión. La capacidad de comunicarse después de decodificar un mensaje ocurre en el área de Broca.

Convolución angular

Leer y escribir, decodificar símbolos, comprenderlos, asociar grafemas y fonemas… todos estos mecanismos refinados y delicados requieren la capacidad sofisticada de asociar información visual con información auditiva, un fenómeno que ocurre precisamente en esta área del cerebro.

Convolución supra-marginal

Tocar un objeto y anticipar lo que sentiremos o reconoceremos, solo gracias a las sensaciones que genera en nosotros. Acaricia a alguien y prueba una serie de sensaciones agradables… Estas experiencias están mediadas por una estructura pequeña pero poderosa: la circunvolución supramarginal.

Área de asociación occipital-temporal-parietal

El área de asociación occipital-temporal-parietal incluye el lóbulo temporal, el lóbulo parietal y el lóbulo occipital. No es un área cerebral ampliamente conocida, solo se sabe que está vinculada a los siguientes procesos:

  • Percepción espacial.
  • Atención directa
  • Integración visual-motora.
  • La capacidad de ubicar y orientar nuestro cuerpo después de ver un estímulo visual o escuchar un sonido.
  • Procesos de memoria (por ejemplo, reconocimiento de seres queridos).

Área de asociación con el sistema límbico.

Esta parte del lóbulo temporal es una de las más interesantes y decisivas para muchos procesos sociales. Algunas de sus funciones son:

  • Relacionar personas con experiencias emocionales.
  • Facilitar la motivación.
  • Agregue el componente emocional a lo que vemos.
  • Regula las emociones.
  • Promueve y regula el comportamiento sexual.
  • Facilita el aprendizaje.
  • Promueve el desarrollo de la personalidad.

Alteraciones y trastornos del lóbulo temporal.

Como hemos informado, los biólogos y neurólogos consideran que el lóbulo temporal es una de las estructuras más recientes de nuestro cerebro. Está vinculado a la comunicación, la lectura, la escritura …

Si agregamos a todo esto su vínculo con la parte más primitiva, pero relevante, de nuestro comportamiento, es decir, el sistema límbico, entenderemos mejor su importancia y la gravedad de cualquier alteración o daño cerebral en esta área.

Uno de los estudios más recientes completados en la Unidad de Metabolismo Cerebral del hospital MRC Royal en Edimburgo, indica que las personas con depresión mayor tienen diferentes lesiones del lóbulo temporal. Veamos algunas de las consecuencias más graves del daño a esta área del cerebro:

  • Sordera cortical: la persona recibe información auditiva, pero el cerebro no puede procesarla.
  • La pérdida de audición.
  • Trastornos del habla como la afasia.
  • Heminegligencia: problemas de orientación e incapacidad para reaccionar a los estímulos.
  • Amnesia anterógrada: dificultad para recordar nuevos aprendizajes y consolidar nuevas experiencias.
  • Síndrome de Klüver-Bucy: común en el Alzheimer, se caracteriza por pasividad, problemas de atención y problemas graves de regulación de las emociones.
  • Síndrome de Capgras: trastorno delirante en el que el paciente piensa que un amigo cercano o paciente ha sido reemplazado.
¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.