Sistema de recompensas: neurobiología de la motivación.

Sistema de recompensas. Motivación

El sistema de recompensas del cerebro interviene en todos los procesos relacionados con la motivación. Aunque es la base de comportamientos adictivos, también juega un papel clave en la obtención de placer y bienestar.

Aunque el sistema de recompensa del cerebro a menudo se conoce como un mecanismo que organiza las adicciones, es bueno comprender otro aspecto fundamental. Tener objetivos en la vida es sinónimo de salud y bienestar. Como resultado, la neurobiología detrás de la motivación y el placer que recibimos en la vida cotidiana está regulada por este sistema complejo y fascinante.

Algunas recompensas

Comer, descansar, conversar con amigos en el bar, esperar un me gusta de una foto recién publicada en las redes sociales, disfrutar de una crema de chocolate, salir del trabajo para ir de compras o ir al cine … Todos estos comportamientos básicos se rigen por el sistema de recompensa del cerebro .

Cuando se trata de este sistema, a menudo se dice que su prioridad es garantizar la supervivencia. Todos los procesos que orquestan este instinto primordial son automáticos y se rigen, en la mayoría de los casos, por una emoción básica: el miedo. Es lo que nos hace cautelosos, lo que nos recuerda que la vida es peligrosa y que en algunos casos es mejor permanecer en la zona de confort.

¿Qué pasa con el placer visto como recompensas?

¿Cuál es el propósito de los comportamientos positivos que acabamos de mencionar? Lo creas o no, la motivación y el bienestar relacionados con ciertos comportamientos también son parte de la evolución humana. A menudo estamos rodeados de varios estímulos y situaciones. En estos casos, es necesario dar prioridad al bien, a lo que podemos utilizar para nuestro beneficio.

Por ejemplo, el cerebro nos recompensará si después de un día de estrés y trabajo nos reunimos con ese amigo especial para tomar una copa y relajarnos juntos. Nos proporcionará dopamina si, en un día caluroso, vamos en busca de un vaso de agua para calmar nuestra sed. El propósito de este circuito cerebral es, por lo tanto, garantizar nuestra motivación con respecto a los comportamientos específicos que considera necesarios.

“Todas las experiencias de la vida, desde las conversaciones hasta la cultura, dan forma a los detalles más microscópicos del cerebro. Neurológicamente hablando, quiénes somos depende de dónde hemos estado, qué pensamos y qué hacemos”.
-David Eagleman-

Neurobiología de la motivación
Neurobiología de la motivación

¿Qué es y dónde está el sistema de recompensa cerebral?

Cuando hablamos del sistema de recompensa del cerebro, nos referimos a una serie de estructuras que se activan cuando detectan estímulos gratificantes o de refuerzo. Por ejemplo, frente a una pizza recién horneada, un helado, un libro que estábamos esperando publicar o cualquier otro estímulo similar a nuestros gustos y necesidades del momento, el cerebro responde liberando un neurotransmisor específico: la dopamina. Así es como se activa la motivación para lograr un objetivo.

La existencia de este mecanismo se descubrió en la década de 1950. En ese momento, los neurólogos James Olds y Peter Milner descubrieron que al estimular ciertas áreas del cerebro de los mamíferos, mostraban una mayor motivación para obtener algo. Este descubrimiento fue revolucionario hasta el punto de pensar que la aplicación de electrodos en diferentes áreas del cerebro podría cambiar el comportamiento del ser humano.

En 1972, se realizó un experimento un tanto controvertido en el que se hicieron intentos para cambiar el comportamiento de un joven homosexual. Los datos y las conclusiones se publicaron en la revista Journal of Behavioral Therapy and Experimental PsychiatryDespués de todos los experimentos y pruebas más o menos éticos, se identificaron las estructuras involucradas en el sistema de recompensa del cerebro. Son los siguientes.

Vía dopaminérgica mesolímbica

Es la ruta principal a través de la cual se libera y fluye la dopamina. Se origina en el área tegmental ventral y está conectada, a su vez, con estructuras importantes como el núcleo accumbens, la amígdala, el hipocampo y la corteza prefrontal. Esta estructura está vinculada al placer y a las experiencias gratificantes.

Área tegmental ventral del sistema de recompensas

Más que una estructura, en realidad es un grupo de neuronas (células dopaminérgicas) presentes en el mesencéfalo. Esta área está vinculada a procesos básicos como emociones intensas como el amor, el aprendizaje, la motivación, el orgasmo y los comportamientos adictivos.

Núcleo accumbens

En este caso es una formación neuronal involucrada en diferentes mecanismos como el placer, la risa, la motivación, el miedo, la agresión y la adicción.

Corteza cerebral

La corteza cerebral es la capa más externa del cerebro, la más sofisticada, donde se regulan la mayoría de las funciones ejecutivas y los procesos cognitivos. Esta área también está relacionada con el sistema de recompensas. Sin embargo, debe recordarse que ninguna de estas estructuras funciona de forma aislada, todas están interconectadas a partir de una estructura llamada sistema motor límbico.

Este mecanismo combina áreas motivacionales y emocionales con funciones motoras, aquellas que nos empujan a movernos e incluso planean comportamientos y proyectos, gracias a la corteza cerebral.

El sistema de recompensas y los procesos adictivos.

Hablamos de eso al principio. Cuando hablamos sobre el sistema de recompensa del cerebro, tendemos a relacionarlo con comportamientos adictivos . Ahora que sabemos que este sistema está involucrado en múltiples procesos y comportamientos comunes, ha llegado el momento de entender por qué hay personas que alcanzan etapas caracterizadas por la adicción.

Sistema de recompensa
Sistema de recompensa

Se sabe que existen múltiples factores a este respecto: sociales, familiares e incluso psicológicos. Sin embargo, es sorprendente saber que, como revelan algunos estudios, hay algunos factores genéticos que pueden hacer que algunas personas estén más sujetas a la adicción que otras. Esto en sí mismo es revelador, ya que, como explica un estudio de la Universidad de Maryland, facilita su tratamiento en muchos casos.

Por ejemplo, se sabe que algunas alteraciones del sistema de recompensa mesolímbico facilitan comportamientos adictivos . Sin embargo, más allá de los desencadenantes y las causas, hay un aspecto que no puede pasarse por alto, a saber, que el cerebro nos gratifica y nos empuja a obtener ciertas cosas que considera positivas.

Pero si es así, ¿por qué se mantienen los comportamientos adictivos, incluso si son dañinos? Bueno, sucede que algunas sustancias nocivas como las drogas “alteran por completo” el sistema de recompensas. Se transforma de tal manera que pierde el control hasta que afecta a cada área de nuestro cerebro. El sujeto vive con un único propósito: obtener esa sustancia y repetir el comportamiento compulsivamente.

Conclusiones

La vida del sujeto cambia radicalmente, al igual que su comportamiento, personalidad y, por supuesto, salud. Comprender cómo funciona el sistema de recompensas del cerebro nos permite comprender mucho más sobre el ser humano. Es un mecanismo que regula la mayoría de nuestros comportamientos, tanto positivos como negativos.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido