Tratar con afecto significa tocar el alma de los demás con respeto

Tratar con afecto es la mejor señal de respeto por los demás. Es sinónimo de amabilidad, respeto y amor. ¿Por qué? ¿Qué sentido tendría si no tratásemos a las personas que amamos con dulzura? La respuesta es simple: ninguno.

Sin embargo, esta declaración muy clara no suele ser sinónimo de realidad muchas veces. De hecho, olvidamos fácilmente la importancia de tratar con gentileza, de poner nuestras manos emocionales sobre los demás, dedicar acciones o palabras de afecto a diario.

Respuestas abruptas, falta de respeto, insolencia, gritos, demandas … Seguramente cada una de estas reacciones está demasiado presente en nuestras relaciones y en nuestra forma de interactuar.

tratar con afecto
tratar con afecto

Cómo nos conectamos emocionalmente

Una palabra, una pregunta, un gesto, una mirada, un toque … Cada expresión constituye un intento de conexión emocional con el que decimos “Quiero sentirme conectado contigo”. En base a esto, recibiremos una respuesta positiva o negativa a nuestra solicitud.

Si nos detenemos a pensar, es impresionante la frecuencia con la que ignoramos o damos respuestas desagradables a tales intentos de conexión. De ahí la importancia de aprender a tratar a los demás con afecto y respeto.

Por lo tanto, los intentos de conexión emocional serían mucho más productivos si supiéramos reconocer las necesidades emocionales de los demás. Muchas disputas son el resultado de malas interpretaciones y la sensación de desconexión que se puede evitar con una conversación.

Si no hablamos por respeto a los demás, nuestras relaciones se desvanecen y se deterioran. Conversaciones no sostenidas, gestos descuidados de afecto, peleas, falta de empatía, etc. Cuando dejamos de lado la importancia de la conexión, generalmente favorecemos nuestro propio aislamiento, insatisfacción e inestabilidad.

Tocar el alma de los demás
Tocar el alma de los demás

Respuestas a los intentos de conexión emocional.

Las relaciones completas y satisfactorias no se obtienen de la noche a la mañana, sino que deben desarrollarse poco a poco, con diversos gestos que crean estabilidad y afecto en nuestros patrones de interacción.

Digamos que todos los días y con cada pequeño gesto agregaremos ladrillos a nuestro castillo y que, seguramente, estos intercambios son los pilares de la información emocional que alimenta nuestro afecto.

Las respuestas positivas conducen a una interacción continua y saludable. Constituyen los intercambios de un juego de ping pong en el que ambos participantes juegan con placer. Sin embargo, los comentarios negativos cancelan cualquier intento de conexión. Es decir, si uno lanza la pelota y el otro no mueve la raqueta, el juego termina.

En resumen, tenemos varias opciones para responder a los intentos de conexión y, dependiendo de cuál sigamos, jugaremos ping pong por un tiempo más largo o más corto. Veamos de qué maneras tenemos que responder al gesto de otra persona:

  • Responda con empatía: por ejemplo, cuando una persona hace un comentario juguetón y la otra se ríe. Si favorecemos este tipo de conexión, obtendremos relaciones duraderas llenas de buenos sentimientos como recompensa .
  • Responda con hostilidad: las personas que responden de esta manera pueden ser llamadas beligerantes o controvertidas. Usar este tipo de respuesta denota sarcasmo y desprecio. Un ejemplo sería: “Me gustaría comprarme un auto” y la respuesta hostil: “Con tu salario sueñas con él” .
  • Ignorando al otro: esto es sinónimo de indiferencia hacia la actitud de los demás, lo que obviamente destruye nuestras relaciones.

Tratar a las personas que valoramos con afecto no debería ser una excepción, sino una regla. Muchas veces descuidamos estos detalles y debilitamos nuestras relaciones, que se deterioran sin solución.

Tratar con respeto
Tratar con respeto

Entonces nos despertamos y nos ocupamos de las respuestas que damos en nuestra vida diaria. No permitimos que los malos gestos se alimenten y satisfacemos los intentos de conexión emocional como debemos, con respeto y tolerancia.

Las imágenes son cortesía de Puung y Claudia Tremblay.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido