Los niños imitan a los adultos: ¿por qué sucede?

Una de nuestras principales responsabilidades es ser un ejemplo para los niños. Porque los pequeños, especialmente en los primeros 5 años de vida, imitan todo lo que ven en los adultos.

Para bien o para mal, los niños imitan a los adultos. Casi sin darse cuenta, sus miradas infantiles nos estudian y observan, adquiriendo actitudes, copiando gestos, asimilando palabras, expresiones e incluso roles. Está claro que nuestros hijos nunca serán copias exactas de sus padres; Sin embargo, la huella que dejamos en ellos es a menudo decisiva.

Estamos hablando de un hecho que siempre ha sido claro desde el punto de vista de la psicología del desarrollo. Albert Bandura, por ejemplo, es un reconocido psicólogo en el campo de la educación social, ya que en su época describió un concepto clave como el del “modelo”. Según este enfoque, las personas aprenden a través de la imitación de los comportamientos que les rodean, de los modelos sociales con los que crecen o con los que entran en contacto.

Como resultado, los niños no solo imitan a sus padres. Como bien sabemos, los pequeños no viven aislados. Hoy en día entran en contacto con más estímulos sociales, con modelos que van mucho más allá del entorno del hogar y la escuela. Ni siquiera podemos olvidar la televisión y esas nuevas tecnologías entre las que se mueven desde la infancia como verdaderos nativos.

Todo lo que ven, todo lo que oyen y lo que los rodea los afecta y determina su carácter. Los adultos son ese gran teatro de personajes que imitan y que terminarán influyendo en su conducta e incluso en su forma de ver el mundo. Te invitamos a estudiar este tema juntos.

El aprendizaje es bidireccional: aprendemos del contexto y el contexto aprende y cambia gracias a nuestras acciones.
-Albert Bandura-

Niños que imitan
Niños que imitan

¿Por qué los niños imitan a los adultos?

Sabemos que los niños imitan a los adultos, pero … ¿por qué razón? El psicólogo del desarrollo Moritz Daum de la Universidad de Zurich informa sobre un aspecto interesante. Este comportamiento casi instintivo de los humanos (y animales) nos sirve para un propósito más allá del aprendizaje. Imitar también ayuda a construir un sentido de pertenencia , ayuda a identificarse con un grupo específico.

Pero entonces, ¿es cierto que los niños son como esponjas y que tienden a imitar todo lo que ven? Y también, ¿a qué edad comienzan a observar su entorno, comenzando el modelado ? Analicemos estos y otros puntos.

¿Cuándo es que los niños comienzan a imitar a los adultos?

Sabemos que la mímica comienza en los bebés. Algunos bebés copian los movimientos faciales, como sacar la lengua. Sin embargo, es después del primer año de vida que madura este mecanismo.

A los seis meses, el bebé ya comprende el comportamiento intencional. Que significa Significa que, por ejemplo, cuando ve a mamá y papá acercarse a él para recogerlo, la sensación es de bienestar. Él ya entiende lo que es agradable y lo que no está en la rutina diaria. Todo esto forma la base que le permitirá reconocer patrones y comportamientos, para comenzar a comprender que otra acción deriva de una determinada acción.

Es entre 19 y 24 meses que los niños comienzan a copiar muchas acciones que ven que otros hacen. Imitan a padres, hermanos mayores y también lo que pueden ver en la televisión. Lo hacen para aprender, pero también para ser iguales a los demás, para sentirse parte de un grupo social.

Padres e hijos
Padres e hijos

¿Los niños eligen a quién y qué imitar?

Ante la pregunta de si los niños imitan para el camuflaje puro o si prefieren elegir a quién copiar y quién no, es interesante saber que hay ciertos estímulos que aprecian más que otros. De hecho, se ha observado que cuando un niño está rodeado de compañeros y adultos, tenderá a imitar el comportamiento de sus compañeros. las neuronas espejo se activan mucho más cuando te enfrentas a alguien con características similares.

Sin embargo, cuando un niño necesita aprender algo en particular, recurre a los adultos. Este principio es parte de la teoría de Lev Vygotskj de la zona de desarrollo proximal. Es decir que los niños saben que con el apoyo adecuado pueden pasar al siguiente nivel, a otra fase de mayor competencia. Pero para hacer esto necesitan “modelos expertos”, es decir, adultos.

Por otro lado, hay un detalle que sin duda es interesante. Según un estudio realizado por la Universidad de Londres , por la Dra. Victoria South, los bebés de 18 meses ya tienden a imitar lo que les es familiar, que se repite varias veces y que, además, va acompañado de lenguaje. De esta manera, de hecho, maduran los procesos de comunicación.

Los niños no saben si lo que imitan está bien o no

Se hizo un descubrimiento interesante en un estudio realizado por la Universidad de Yale. Derek Lions, autor de esta investigación, informa que los niños, en una fase específica de su vida, imitan a los adultos en exceso y de acuerdo con un enfoque mimético. Durante los primeros cinco años de vida hay una sobreimitación. 

  • Esto significa que todavía carecen de sentido crítico o del tipo de pensamiento más sofisticado que les permite deducir que lo que los adultos hacen o dicen es adecuado, útil o moral.
  • Tomemos un ejemplo. Durante este estudio, se realizó un experimento: un grupo de adultos mostró a algunos niños de 3 años cómo abrir una caja. El procedimiento fue deliberadamente complejo, con la adición de pasajes totalmente inútiles y casi ridículos, para retrasar la apertura de la caja.

Cuando los niños lo intentaron solos, el resultado fue una copia de cada paso que los adultos hicieron, incluso los innecesarios.

  • Este mismo experimento se realizó en otro grupo de niños de la misma edad a quienes se les pidió que hicieran el ejercicio sin ningún ejemplo, sin la presencia de un adulto que sirviera de modelo. Los niños resolvieron el ejercicio sin pasos adicionales.
Familia ejemplo
Familia ejemplo

Reflexiones finales

Todos estos datos respaldan nuestra intuición. Los pequeños aprenden a través de la observación de su entorno, con especial atención a sus padres. Ser sus modelos principales implica una gran responsabilidad, quizás la más importante de todas.

Con nosotros aprenderán a distinguir lo que está bien y lo que está mal. Cada adulto será ese espejo en el que reflexionar e imitar durante un período específico de tiempo. En consecuencia, debemos prestar atención a cada comportamiento, cada gesto y cada palabra, para ser su trampolín hacia la felicidad y el bienestar.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido