Manifestaciones de envidia.

La envidia no es un sentimiento, sino una pasión poco saludable. Sin embargo, no existe persona que no lo haya probado en su vida, es parte de nuestra realidad humana. El problema ocurre cuando las personas se dejan invadir por esta pasión y sucumben a ella. Es entonces cuando este sentimiento se manifiesta de diferentes maneras, todas dañinas. Te invitamos a descubrir las muchas manifestaciones de la envidia.

Es una pasión difícil de soportar y afecta a quienes la experimentan más que a quienes la despiertan. Viene en varias formas, algunas de las cuales son difíciles de reconocer. A veces se esconde detrás de actitudes que a primera vista parecen estar relacionadas con buenas intenciones.

“Nadie tiene mucho que envidiar, incontables lo lamentan mucho”.
 Arthur Schopenhauer-

Una de las metas que todos debemos establecernos en la vida es aprender a procesar y diluir la envidia cuando se presente. Para hacer esto, primero debes reconocerlo. Estas son algunas de las manifestaciones de envidia que a primera vista podrían pasar desapercibidas.

5 manifestaciones de envidia

1. El comentario sarcástico

El comentario sarcástico es una de las manifestaciones más comunes de la envidia. El sarcasmo se define a aquel dicho irónico y cruel con que se ridiculiza, humilla o insulta, es un comentario amargo y pesimista que encierra una queja. Mensajes bidireccionales. Las palabras dicen una cosa, su significado sugiere otra.

Ridiculizar a otros por envidia
Ridiculizar a otros por envidia

La forma más común de sarcasmo es aquella que combina un mensaje agresivo con uno amigable. Como cuando alguien dice: “Qué hermoso vestido llevas, es una pena que le hayas puesto tanto peso” o frases como: “Hiciste un gran trabajo, incluso si hubo muchos errores”. Al final, el delito prevalece. Un delito dictado por la envidia.

2. Disparar comentarios sin filtros

Típico de aquellas personas que no usan filtros cuando tienen que compartir un mensaje. A menudo pasan la grosería o la crítica despiadada real por la sinceridad franca, lanzada sin tener en cuenta, como si se sintieran autorizados a hacerlo.

Son esas personas que dicen: “¡Qué tonto has sido!” o “Tienes dientes muy malos”. Comparten su opinión sin que nadie les haya preguntado, y tampoco aporta nada útil o nuevo a la situación. Por esta razón, esta actitud puede considerarse una de las manifestaciones de la envidia.

3. Suave sadismo

En general, los “sádicos amables” son personas muy agradables que se  muestran atentas y afables, pero en realidad actúan para interponerse en los planes de los demás o al poner obstáculos en el camino hacia los objetivos que otros se proponen. En su defensa, sin embargo, están acostumbrados a afirmar que no lo hicieron intencionalmente.

Estos son casos en los que, por ejemplo, le pides un favor importante a una persona y, después de haberlo prometido, lo “olvida”. Después de eso, se disculpa e intenta convencerte de que sus intenciones eran buenas y que no quería hacerte daño. Otro ejemplo son las personas que involuntariamente manchan tu vestido o te ignoran al tomar una decisión importante, incluso si se trata de ti.

envidia
envidia

4. Pequeña solidaridad

Esta es una de las manifestaciones de envidia más frecuentes y dolorosas. La frase favorita de estas personas es “Solo estoy tratando de ayudarte”, y corresponde a aquellos que se entrometen, que intentan descubrir los hechos íntimos o asuntos personales de los demás.

Son personas retorcidas. Con la información que obtienen, traman conspiraciones que pueden causar mucha confusión. Siempre están a merced de la vida de los demás, dan consejos sin preguntarles, alertan a las personas sobre sus posibles enemigos y terminan generando malestar involuntario. Son impulsados ​​por una fuerte envidia.

5. El que compara y gana

Esta es una de las manifestaciones de la envidia de las personas egocéntricas que tienden a compararse continuamente con los demás, intentando de alguna manera salir siempre “ganando”. En otras palabras, necesitan sentirse superiores en contraste con cualquier otra persona.

Para ellos, es fácil concentrarse en ropa, automóviles, socios, estudios, en resumen, todo lo relacionado con los demás. Luego, cuando menos lo esperas, lanzan un comentario destinado a ridiculizar lo que es tuyo para mejorar el suyo. Dicen cosas como: “Escuché que tenías un problema con tu novio. Es una pena nunca tengo problemas con los míos “.

Todas las manifestaciones de envidia enumeradas son también expresiones de inseguridad. Ocurren cuando una persona no puede verse a sí misma con sus propios ojos, y se ve obligada a mirar a través de las comparaciones con los demás. Los logros y las satisfacciones de los demás le recuerdan sus lagunas y sus insatisfacciones. Esto la hace sufrir mucho. Para ayudar a estas personas, primero debemos aprender a comprender su sufrimiento.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido