El mal humor: el virus más contagioso

¿Sabías que el mal humor se puede transmitir como si fuera una enfermedad contagiosa? Esto lo demuestran algunos estudios recientes. El equipo dirigido por el médico de la facultad de medicina de Harvard, Nicholar Christakis, realizó un estudio de 5.124 personas. El equipo descubrió que es más fácil transmitir un estado emocional dentro de un grupo del mismo sexo.

El estudio también reveló que tener un amigo feliz aumenta la probabilidad de sentirse más feliz. Aún más sorprendente es que el estado de ánimo positivo transmitido a una segunda persona puede transmitirse a una tercera e incluso a una cuarta persona.

Inventemos algunos ejemplos para comprender mejor los efectos. Si María es tu amiga y tiene una actitud positiva, hay un 15% más de posibilidades de que tú también te sientas feliz. Después de eso, cuando interactúas con Mónica, ella tiene un 10% más de probabilidades de sentirse feliz. Si a su vez Mónica es amiga de Francesca, las posibilidades de que esta última se sienta feliz aumentan en un 6%.

Este ejemplo sirve para comprender que el estado de ánimo puede extenderse en una cadena como lo describió el Dr. Christakis: “se parece a las pequeñas olas que se propagan alrededor de una piedra arrojada a un lago” .

Del mismo modo, el mal genio también es contagioso. Según el doctor Alex Lickerman, como se informa en su artículo Cómo manejar los malos humores de su pareja, a los estudiantes de medicina se les enseña que si se sienten deprimidos mientras hacen preguntas a un paciente, generalmente la causa radica en el hecho de que el paciente está deprimido .

¿Cómo se transmite el mal humor?

En la práctica es un proceso que se desarrolla en tres fases. El profesor de psicología de la Universidad de Monmouth, Gary W. Lewandowski Jr., explica esto en su artículo ¿Es contagioso el mal humor? (¿El mal humor es contagioso?) .

Primero, ocurre lo que se llama imitación inconsciente. En esta fase, la persona copia los gestos del otro sin darse cuenta, como bostezar, rascarse o suspirar. Por lo tanto, las personas pueden experimentar una fase de retroalimentación. Por ejemplo, si ves a alguien frunciendo el ceño, tal vez lo harás sin pensarlo. 
Ahora comenzará a sentirse molesto porque tiene el ceño fruncido (segunda etapa). Finalmente, en la tercera fase, las experiencias se comparten hasta que las emociones y el comportamiento se sincronizan .

Algunas personas están particularmente inclinadas a transmitir su estado de ánimo: pueden cambiar el estado de ánimo de todos los compañeros de trabajo en la oficina o durante una reunión. Algunos psicólogos creen que esto se debe al hecho de que estas personas son muy expresivas y hacen gestos que llaman la atención.

¿Qué hacer si tiene que interactuar con un gruñón contagioso?

Cuando alguien te trata mal, está de mal humor o arruina tu día, lo más probable es que quieras desahogarte con alguien, que quieras compartir lo que te sucedió. A pesar de esto,  quizás sin darte cuenta, te estás convirtiendo en un eslabón en la cadena del descontento .

El psicólogo Alan Godwin sugiere que, en lugar de reaccionar de la misma manera cuando alguien te habla con rudeza, es mejor responder con una frase cuidadosamente pensada de antemano. Por ejemplo, independientemente de lo que le diga el Sr. Malumore, puede resolver la situación diciendo algo como “¿Hoy hace buen tiempo?”.

El Dr. Godwin también advierte que uno debe estar preparado para el hecho de que este optimismo no coincide y ponerse un “impermeable emocional”. En otras palabras, para protegerse del estado de ánimo de los demás, debe hacer un esfuerzo consciente para separarse psicológicamente del mensaje negativo de esta persona y recordarle que esas son sus emociones y no las tuyas .

En conclusión, recuerde que el mal humor es contagioso. Entonces, si tiene que extender una ola de ánimo al resto del mundo, ¿no es mejor que sea una ola de ánimo positivo?.

Cuéntanos alguna experiencia similar con ésta temática y comparte con Formarse y sus seguidores como lo has afrontado.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido