Cuando la envidia se vuelve seria y patológica

¿Puede la envidia ser patológica?. La envidia devora a las personas y destruye cualquier suelo fértil. Mata todo lo que está vivo y corre a la velocidad de un tsunami. Demuele todo. La envidia es destructiva tanto para nosotros como para los demás. Es un sentimiento que hace amarga la existencia, especialmente cuando alcanza su máxima intensidad.

Quizás a veces también nos ha pasado sentir envidia de otra persona. Por sus cualidades físicas, por ejemplo, o por los objetivos que ha logrado o por su suerte. La envidia es un sentimiento que todos en mayor o menor medida hemos sentido alguna vez

Sin embargo, hay un tipo de envidia que se dice que es saludable y que no produce ese sabor amargo. Su presencia es como un pequeño golpe en la espalda que nos recuerda lo que queremos o lo que nos gustaría cambiar y que nos deja con un regusto de tristeza y melancolía. Un poco de envidia sana no es ni amarga ni destructiva como patológica.

“La envidia es una declaración de inferioridad”.
-Napoleón-

Escucha la envidia para que nos ayude

Ya sea saludable o patológico, la envidia nos dice que nos falta o que creemos que no tenemos algo. Quizás indica la presencia de una sensación de inferioridad que nos impide tener relaciones saludables con los demás o quizás nos recuerda ese sueño que tuvimos y que quedó atrapado en la antesala de nuestra vida. Cualquiera que sea el mensaje, la envidia siempre tiene algo que decirnos, por lo que es importante escucharla.

envidia
Envidia

Al negarlo u ocultarlo no obtendremos nada. La envidia está ahí y quiere advertirnos de algo. 
De lo contrario, no sentiríamos una punzada en el pecho cuando nos enteramos de la suerte de otra persona. No nos importaría

Cuando sentimos envidia, tenemos la sensación de que algo está girando dentro de nosotros. Por eso es importante escucharlo, traducir lo que intenta decirnos, aceptarlo y tomar medidas. Sí, el peón para mover está en nuestras manos, nadie más. Somos nosotros los que tenemos la última palabra sobre qué hacer con ese sueño incumplido, no lo olvidemos.

La envidia patológica nos destruye

Es cierto que no siempre tenemos los recursos necesarios para hacer realidad nuestros sueños, pero tal vez podamos adaptarlos a nuestras posibilidades y hacer esfuerzos constantes para hacerlos realidad. Por lo tanto, es normal a veces sentir ese tipo de pellizco cuando vemos que alguien ya ha llegado a donde nos gustaría llegar o en un punto que nos marea solo con la idea de llegar allí.

El problema es cuando esta envidia se convierte en la pieza central de nuestras interacciones con los demás. Cuando domina nuestras relaciones y comenzamos a hacer comparaciones continuas entre nosotros y los demás. De esta manera, lo único que obtenemos es desviar la atención de nuestra existencia para dirigir nuestra mirada crítica hacia afuera. Una mirada que busca encontrar el error, la fragilidad o la debilidad de los demás. Una actitud de castigo que no perdona la felicidad de los demás.

Envidia domina las relaciones
Envidia domina las relaciones

La otra persona se convierte en un sujeto de odio, porque nuestra felicidad depende de su mala suerte, y nuestra mala suerte de su buena suerte. Un laberinto de malestar que gira en torno a la sensación de envidia y tiene el poder de hacernos ciegos cuando tenemos que encontrar soluciones.

Convierta la energía negativa en positiva

Ante la trampa de la envidia y el efecto de negatividad que crea, se vuelve crucial transformar esta energía (destinada a criticar y encontrar “errores” en los demás) y hacerla positiva, para poder buscar lo que nos hace verdaderamente felices. Todo el esfuerzo que ponemos en tamizar lo que es externo a nosotros, debemos volcarlo hacia adentro.

Solo nosotros podemos ser nuestro criterio. Es importante suponer que las comparaciones son realmente innecesarias. Cada ser humano es único y tiene sus fortalezas y debilidades. ¿Por qué compararnos con los demás? No somos la misma persona, no tenemos la misma experiencia, no vemos el mundo de la misma manera …

Envidia y fragilidad
Envidia y fragilidad

Cada persona está hecha de manera diferente. Habrá personas “mejores o peores” que nosotros en un área específica y no en otra. Este es un aspecto que debemos tener claro si no queremos caer en la trampa letal de las comparaciones.

Una persona puede ser un desastre en matemáticas, mientras que para otra puede ser un tema extremadamente fácil. Sin embargo, puede ser que este último no sea tan creativo como el primero, lo que en cambio es una explosión de arte y creatividad. cada persona brilla con su propia luz.

Como hemos visto, por lo tanto,  solo viviendo en nuestra realidad podremos concentrarnos en lo que queremos ser y cómo podemos ser. El mejor aliado para el progreso no es la envidia, sino la aceptación, ese apoyo que puede impulsarnos hacia lo que queremos y que a veces simplifica nuestro viaje.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido