Agorafobia: síntomas y tratamiento

La agorafobia es un trastorno psicológico fuertemente asociado con los ataques de ansiedad. Aunque la agorafobia puede ocurrir sin primero sufrir trastornos de angustia o ansiedad, en la mayoría de los casos estas psicopatologías ocurren juntas. Por esta razón, hoy consideramos necesario dar una descripción completa de los dos conceptos; De esta manera, el lector podrá comprender mejor el significado del término “agorafobia”.

La crisis de angustia, también llamada jerga científica “ataque de pánico” o “ansiedad”, lleva a la aparición inmediata de miedo intenso o malestar en forma aislada y temporal. Suele acompañarse de algunos síntomas característicos, tanto fisiológicos (palpitaciones o taquicardia, sudoración, temblor, sensación de asfixia o ahogamiento, sensación de opresión en el pecho, náuseas o molestias abdominales, sensación de desmayo) y cognitivos (sensación de irrealidad, incluso llamado desrealización, alteración de la autopercepción o despersonalización, creer que estás perdiendo el control, volviéndote loco o muriendo).

Claramente, cuando un individuo experimenta repentinamente todas estas manifestaciones fisiológicas y, en consecuencia, su patrón de pensamiento se vuelve catastrófico, es atacado por una dosis aún mayor de miedo. Los primeros síntomas de ansiedad, por lo tanto, aumentan aún más.

El sujeto se sentirá más firmemente que está a punto de morir o perderá el control de la situación y los síntomas se intensificarán.

De esta manera, comienza un ciclo que aumenta la ansiedad hasta el punto en que el sujeto pide ayuda o preocupa a las personas que lo rodean, quienes luego pedirán ayuda en su lugar. 

Otros comportamientos

Otros comportamientos característicos de este tipo de ansiedad empujan al sujeto a evitar los lugares que prevé ser fuentes de malestar o a huir o tomar un ansiolítico si ya está allí.

Síntomas de agorafobia
Síntomas de agorafobia

Estas reacciones se denominan “comportamientos de seguridad” y pretenden prevenir la posible catástrofe imaginada en la cabeza del paciente. ¿Cuál es el problema con el comportamiento de seguridad? Eso solo funciona a corto plazo.

Vamos a explicarlo mejor: si el individuo, cuando nota estos síntomas, toma un ansiolítico, bebe agua o huye de la situación, verá que las sensaciones desagradables se reducen. Así es como el escape actuará como un refuerzo positivo, llevando al sujeto a actuar de la misma manera también en el futuro. El individuo se limitará cada día más porque su tendencia a evitar las cosas no le permite comprender que, en realidad, nada terrible va a suceder: no morirá, no perderá el control de la situación y no se volverá loco.

Huir no le permite darse cuenta. Se da razón a sí mismo, pensando que está sano y salvo solo gracias a su escape o la activación de comportamientos de seguridad.

De hecho, se impide la interpretación del paciente. 
Está convencido erróneamente de que sus síntomas pueden matarlo porque en realidad se parecen, en parte, a los de un ataque cardíaco o psicosis.
 Pero debe entenderse que el hecho de que se parezcan entre sí no significa que sean realmente iguales.

Estos son síntomas de ansiedad, causados ​​por haber soportado demasiadas adversidades en la vida y que, como si hubieran sido puestos en una olla a presión, estallaron, enviando al sujeto el mensaje de que es hora de detenerse y recuperar la paz interior y tu propio equilibrio.

¿Cuándo surge la agorafobia?

La agorafobia surge cuando la persona que ha experimentado esta crisis de ansiedad varias veces contrae un temor terrible de que los síntomas se repitan en situaciones concretas. Este miedo está motivado por la idea del sujeto de revivir un ataque sin poder obtener ayuda.

En este caso, el sujeto experimenta el llamado “miedo al miedo”, que es comparable al miedo que un niño tiene hacia su sombra y que lo lleva a escapar de él. Debido a este miedo, por lo tanto, el individuo evita todas las situaciones en las que en el pasado ha experimentado los síntomas ya mencionados, incluso los similares.

Por ejemplo, si aparecieron ataques de pánico en un supermercado, es probable que, con el tiempo, el sujeto asocie los supermercados con lugares como cines, centros comerciales y transporte público.

agorafobia
Agorafobia

A medida que el paciente deja de recibir refuerzos positivos del entorno, esta limitación también puede provocar sentimientos depresivos. Se siente cada día más inútil, su autoestima cae y su desesperación aumenta.

¿Cuál es la causa subyacente?

Hay algunos factores explicativos que intentan responder a esta pregunta, aunque no todos necesariamente tienen que ocurrir para que se produzca un caso de agorafobia (con o sin crisis de angustia previa). Los expertos nos cuentan sobre varios factores que favorecen la aparición de este trastorno, aquí hay algunos:

Atención enfocada en tus sentimientos

Hay personas que tienen una sensibilidad especial para notar cualquier cambio corporal: están constantemente atentos, tanto consciente como inconscientemente, a sus reacciones y alteraciones corporales y los toman como puntos de referencia para predecir los peligros que hemos enumerado anteriormente.

Cuando ocurre un síntoma físico similar a los descritos anteriormente, los sujetos con esta predisposición lo notarán rápidamente, aumentando su ansiedad. Esta teoría tiene una sólida base empírica, como lo demuestra el estudio realizado por Ehlers, Margraf, Roth et al. (1980) en el que se observó que, en pacientes con trastornos de ansiedad, la ansiedad aumentó considerablemente cuando notaron que su latido Frecuencia cardíaca acelerada.

Hiperventilación crónica

Con la hiperventilación, se produce alcalosis respiratoria compensada (con un pH sanguíneo casi normal), lo que significa que los niveles de dióxido de carbono y bicarbonato en la sangre están por debajo del promedio. 
Esta disminución lleva a las personas a ser más propensas a sufrir crisis de ansiedad y, por lo tanto, a verse afectadas por la agorafobia.

Ansiedad por separación en la infancia

Algunos autores, como Silone, Manicavasagar, Curtis y Blaszczynski (1996), creen que la agorafobia puede estar relacionada con reacciones de ansiedad por separación manifestadas en la infancia. La ansiedad por separación puede hacer que el sujeto sea más vulnerable a caer en el comportamiento de escape que se desarrolla durante los ataques de pánico, lo que lo lleva a sufrir de agorafobia.

Mayor cantidad de elementos de estrés.

Hay algunos factores ambientales estresantes, como la pérdida de empleo, un colapso sentimental o la pérdida de un ser querido, que pueden actuar como factores que favorecen la aparición de una crisis.

Stress
Stress

Factores genéticos

Si uno de los dos gemelos monocigóticos sufre de este trastorno, es probable que el otro también se vea afectado. Los familiares de las personas con trastorno de ansiedad tienen una probabilidad del 25 al 32% de sufrir un trastorno de ansiedad.

¿Cuál es el tratamiento para la agorafobia?

Dado que es un miedo al propio miedo, o más bien al miedo a los síntomas que hemos enumerado anteriormente, el tratamiento debe estar dirigido a superar este miedo y a la posibilidad de llevar una vida con normalidad. 
Este objetivo general incorpora otros objetivos más específicos que el paciente debe cumplir progresivamente durante la terapia.

El tratamiento psicológico cambia según se trate de agorafobia “simple” o agorafobia acompañada de historias de angustia, hay algunos puntos en común. En este artículo trataremos el tratamiento de la agorafobia. 

Psicoeducación

Primero, el paciente necesita saber lo que está sucediendo y, para este propósito, debe usarse la psicoeducación

La psicoeducación no es una técnica psicológica real, pero ayuda al sujeto a comprender lo que le está sucediendo y a normalizarlo.

Se explica al paciente en qué consiste su trastorno, cuáles son las causas, por qué dura con el tiempo y en qué consistirá el tratamiento.

Una vez que el paciente conoce su dolencia y las opciones de tratamiento, puede comenzar la terapia real. En este artículo nos centraremos en la terapia cognitiva conductual, ya que es la que tiene la base científica más consistente. 

El tratamiento implica dos partes distintas: una cognitiva y una conductual.

El objetivo es, por un lado, que la persona cambie sus ideas erróneas sobre sus síntomas y las circunstancias en las que tiene que moverse, por otro lado, que él/ella pueda exponerse a estas situaciones sin recurrir a comportamientos de seguridad.

Objetivo

El objetivo final es, por lo tanto, que la ansiedad se reduzca y que los pensamientos distorsionados cambien.

La reestructuración cognitiva es la “técnica de elección” cuando trabajamos con pensamientos. Consiste en hacerle al paciente preguntas dirigidas a desmantelar los pensamientos negativos e irracionales que forman parte del trastorno.

De esta forma, el paciente se ve obligado a modificar estas ideas y reemplazarlas por otras más conectadas con la realidad. 

Por ejemplo, si el paciente dice que tiene miedo porque espera un ataque cardíaco, algunas de las preguntas que podríamos hacerle son “¿Qué datos tiene para apoyar este pensamiento?”, “¿Cómo sabe que tendrá un ataque cardíaco? “.

Los experimentos conductuales son otra técnica cognitiva a emplear. Son cognitivos porque el objetivo es desmantelar los pensamientos del paciente. 
El sujeto debe, junto con su terapeuta, formular hipótesis sobre una situación a la que tendrá que exponerse en el futuro mediante el experimento. 
El paciente escribe todo lo que le viene a la mente y luego participa activamente en el experimento.
Después de eso, reflexione y vea si lo que sucedió refleja sus pensamientos anteriores.

Incluso si las técnicas cognitivas son esenciales para ayudar al sujeto agorafóbico a lidiar con más calma con las situaciones que le causan ansiedad, las técnicas conductuales, mantenidas con el tiempo, eliminarán por completo la perturbación. 

Cuando hablamos de técnicas de comportamiento en el contexto de la agorafobia, nos referimos a la exposición real y viva a situaciones.

Tratamiento para la agorafobia
Tratamiento para la agorafobia

El paciente, junto con el terapeuta, debe elaborar una jerarquía de situaciones que provoquen ansiedad, desde la que le da menos ansiedad hasta la que le da más.

Evaluación

La evaluación se realiza por medio de Unidades subjetivas de incomodidad (SUD) que van de 0 a 10. Algunas situaciones incluirán algunos comportamientos de seguridad que deberán eliminarse progresivamente, hasta que el sujeto pueda lidiar con situaciones como cualquier otra persona sana.

Para que la exposición a la circunstancia tenga lugar adecuadamente, es suficiente que el paciente aprenda técnicas de relajación. Dos opciones son la relajación basada en la respiración y la relajación de Jacobson. Esto simplificará la fase de exposición a la experiencia.

Se puede decir que el paciente ha superado una situación incómoda cuando nota que su ansiedad está disminuyendo considerablemente y que puede arreglárselas solo. Solo entonces podemos pasar a la siguiente situación, pero nunca antes; de lo contrario, podemos generar conciencia en lugar de adaptación, lo que no corresponde al objetivo del caso.

Si la exposición es exitosa, el paciente podrá adaptarse. De esta manera, las causas fisiológicas y la ansiedad se reducirán a niveles normales; Además, el sujeto aprenderá e internalizará la idea realista de que nada de las cosas terribles que había previsto sucederán.

Este es, en términos generales, el tratamiento general para la agorafobia. Sin embargo, dependiendo del caso, se pueden incorporar otras estrategias, como entrenar habilidades sociales, tratar los síntomas depresivos (si los hay), eliminar los refuerzos secundarios, etc. 
En algunos casos más específicos o de más largo plazo, puede ser aconsejable combinar la psicoterapia con el tratamiento farmacológico.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido