Agorafobia: tener miedo al miedo

Mucho se ha escrito y dicho sobre la agorafobia. Muy a menudo, este trastorno se entiende erróneamente como “miedo a los espacios abiertos o espacios donde se reúnen muchas personas”. No es del todo correcto, porque la agorafobia es el miedo al miedo en lugar del miedo a los espacios abiertos. Según el Manual diagnóstico y estadístico DSM-5 de los trastornos mentales, la agorafobia se caracteriza por dos criterios diagnósticos principales:

1. Miedo intenso a dos o más de las siguientes situaciones:

  • Utiliza el transporte público.
  • Estar en espacios abiertos (parques, puentes, carreteras).
  • Estar en lugares cerrados (teatros, cines o centros comerciales).
  • Haga cola o esté en la multitud.

2. El intenso miedo a estar en tales situaciones (en la mayoría de los casos) gira en torno a los ataques de pánico y no poder escapar o recibir ayuda . Es por eso que la agorafobia es el miedo al miedo. Las situaciones agorafobias, como hacer cola o estar en el cine, no son un problema en sí mismas; la persona tiene miedo de experimentar un miedo intenso que causa un ataque de pánico o una crisis de ansiedad. Un ataque de ansiedad que crees que puede ocurrir en estas situaciones.

En este artículo, explicaremos brevemente el funcionamiento emocional de la agorafobia, las causas, lo que la mantiene y también una serie de ideas prácticas que lo ayudan a no limitarse.

“El miedo es natural para los sabios, y saber cómo superarlo significa ser valiente”.

agorafobia
agorafobia

Agorafobia: no solo miedo a estar en espacios abiertos

Cuando una persona sufre de agorafobia, en realidad no tiene miedo de estar en un espacio abierto o muy concurrido. Más bien lo que teme es tener un ataque de ansiedad o pánico allí. Por lo tanto, evite salir de su casa y limite los lugares donde va.

En otras palabras, la agorafobia se define como miedo al miedo y es por esta razón que la persona desarrolla una especie de “mapa” de los lugares donde se siente seguro o inseguro. Solo va a aquellos lugares donde no tiene miedo de un ataque de pánico, y si tiene que alejarse, trata de ser acompañado por una persona de confianza.

Del mismo modo, una persona con agorafobia puede volverse completamente incapaz de alejarse de lugares definidos como “seguros” si no está acompañado por una persona de confianza. Por esta razón, el miedo al miedo casi siempre va acompañado de síntomas depresivos que se derivan de la autoimagen negativa que tiene el sujeto en cuestión y del sentimiento de incapacidad que experimenta cuando tiene que enfrentar las actividades diarias.

¿De dónde viene este miedo al miedo?

En la gran mayoría de los casos, la persona con agorafobia ya ha experimentado un episodio de ansiedad intensa o un ataque de pánico. Dado que esta experiencia desencadena su miedo más profundo y primitivo (activación intensa de la amígdala cerebral), la persona cree que va a morir, que perderá la conciencia, algunos también creen que se están “volviendo locos” o que perderán el control de esfínteres.

Por lo tanto, comienza a temer ese miedo (la crisis o el ataque de pánico) y toma precauciones para reducir los niveles de exposición. Estas precauciones son conductas de evitación que no hacen más que limitar la independencia práctica y emocional (empeoran la autoimagen y te hacen sentir aún más incapaz) y aumentan el miedo.

Aunque la agorafobia está presente la mayor parte del día, la persona en su hogar se siente protegida, menos vulnerable, aunque también ha sufrido ataques de pánico allí. Las personas con agorafobia (sin darse cuenta) se engañan a sí mismas y desarrollan una serie de comportamientos de seguridad, en muchos casos supersticiosos y evasivos, que transmiten la sensación de tener todo bajo control.

Si se evitan las situaciones “peligrosas” y no hay ataques de ansiedad o ataques de pánico, ¿por qué no desaparece el miedo?

Porque con este mapa de situaciones seguras nunca puedes experimentar la sensación de que “no pasa nada” y que “nada de lo que sientes es peligroso”. La falsa seguridad de la persona que sufre de agorafobia incuba y aumenta su miedo . Sin darse cuenta, construye una realidad que termina sofocando su libertad e independencia, por miedo a volver a sentir miedo.

Esto significa que la agorafobia es mantenida por un elemento diferente al que la creó. La mayoría de los casos de agorafobia se desarrollan a partir de la experiencia previa de un ataque de pánico (en cualquiera de sus variantes) y se mantienen mediante un comportamiento evitativo.

“Los que temen sufrir ya sufren de miedo”
-Proverbio chino-

Miedo al miedo
Miedo al miedo

¿Cómo superar el miedo al miedo?

La única forma de superar la agorafobia es lidiar con ella . Es necesario tener una experiencia perceptiva-correctiva que rompa las asociaciones entre situaciones-lugares-miedo y para esto es necesario ir a terapia.

Existen varios enfoques terapéuticos destinados a superar el miedo al miedo; sin embargo, el único enfoque efectivo científicamente comprobado es la terapia cognitiva conductual. Esto no significa que sea la única terapia válida, pero es la única que lo ha demostrado con evidencia empírica (con hechos objetivos). En cualquier caso, para superar el miedo al miedo, debe consultar a un psicólogo que lo guiará a través de los pasos necesarios para enfrentarlo.

Un excelente ejercicio para comenzar a domar el problema es comenzar a estudiar su caso y poder definir hasta dónde puede llegar. En otras palabras, primero debe definir sus propias zonas de seguridad y establecer cuál es la distancia máxima que se puede recorrer con respecto a estas zonas. En segundo lugar, el sujeto puede intentar ir a estos lugares seguros e intentar escapar un poco más cada día. Es una excelente manera de comenzar a tener experiencias correctivas con respecto al miedo.

Finalmente, recuerde que el miedo es irracional, por lo tanto, requiere que se reduzcan las experiencias correctivas. Pensar o leer libros de autoayuda difícilmente puede ayudar a superar la agorafobia. Porque la mente debe volver a aprender que lo que teme tanto es molesto, pero no peligroso. Ánimo!

Lee más acerca de “Agorafobia síntomas y tratamiento

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido