Ira: una emoción que seduce a nuestro monólogo interior.

¿Qué es la ira?

La ira es una emoción que seduce nuestro monólogo interno, que se apodera de nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones. 
Un arma de defensa que, si se usa de manera incorrecta, puede ser contraproducente y causar daños graves si la dejamos crecer.

Es una emoción que no nos gusta, sin embargo, en más de una ocasión, hemos podido determinar que no podemos evitarla. 
Esto se debe sin duda al hecho de que es una herramienta natural de nuestra evolución que nos ayuda a enfrentar las injusticias que sufrimos.

Que un niño se queje con poder e insistencia en que su hermano le haya quitado su juguete es, en pocas palabras, una forma de afirmar sus intereses y evitar que su integridad disminuya. 

El problema de esta emoción surge en el caso de que el niño decida no abandonar esta protesta y no sepa cómo manejar la situación.

Esto significa que si permanecemos anclados a “me quitaron mi juguete”, en poco tiempo, nuestro sistema fisiológico y cognitivo se encontrará atrapado en una espiral de sentimientos y pensamientos negativos que no nos permiten avanzar.

la ira
la ira

La idea de vulnerabilidad que se esconde detrás de la ira.

No nos gusta mostrar nuestra ira en público, porque consideramos que es una condena de nuestras cualidades personales y emocionales

Tenemos miedo de expresarlo y, por lo tanto, tendemos a mostrarlo solo dentro de la casa, rodeados de personas que nos conocen y que, por lo tanto, esperamos que no nos juzguen por este comportamiento.

Esta emoción, que es tratada injustamente, es mal vista por nuestra sociedad. 

A pesar de esto, como lo hemos repetido varias veces en nuestro espacio, manifestarlo nos ayuda a recopilar información sobre lo que no nos hace sentir a gusto, lo que nos da la oportunidad de examinarlo y buscar el equilibrio.

La rabia

Hay una razón principal que nos empuja a condenar la manifestación de la rabia, que es confundirla con la ira o con la inconmensurable y descontrolada expresión de la molestia que sentimos. 

Esto significa que consideramos estallar y gritar y fruncir el ceño equivalente cuando algo nos molesta.

Sin embargo, en realidad, podemos decir que la rabia y la ira no son lo mismo, porque la ira se manifiesta cuando no sabemos gestionar lo que nos enoja y nos atormenta. 

Si no nos deshacemos de él a tiempo, terminaremos haciendo una tormenta en un vaso de agua y es entonces cuando comienzan los problemas serios.

Cuando no somos conscientes y no manifestamos esa preocupación, “lo que nos ha molestado” se convierte en una encrucijada peligrosa de emociones que se apoderan de nuestra mente, nuestro cerebro y nuestro cuerpo.

¿Por qué motivo? Porque terminamos enfocando toda nuestra atención en episodios aislados que nos impiden derretir una bola de nieve emocional que rueda y rueda cada vez más grande.

Vulnerabilidad detrás de la ira
Vulnerabilidad detrás de la ira

Los primeros pasos para liberar la ira son la comprensión y la expresión.

Una vez que nos damos cuenta  de nuestros sentimientos y emociones, podemos dar un paso adelante para manejarlos y transformarlos en sentimientos útiles y no más dañinos

Podemos decir que cuando expresamos nuestras emociones, es como si estuviéramos presionando el pedal del freno, porque liberamos una gran parte de la carga emocional que facilita la llegada de estados de ánimo negativos y que podría representar una amenaza para nuestro equilibrio.

Volviendo al ejemplo del niño enojado porque le robaron su juguete, es fácil ver que promover la igualdad a través de la protesta y la solicitud de restablecer la libertad violada es un comportamiento algo normal.

Sin embargo, como ya hemos explicado, cuando surge la ira en respuesta a una amenaza física o psíquica, es importante controlar los sentimientos y las emociones que nacen en nosotros. 
De lo contrario, nos encontraremos dominados por pensamientos y acciones que no hacen más que promover el malestar, sin hacer nada para resolverlo.

Ira defrente a la amenaza
Ira defrente a la amenaza

La anatomía de nuestro cerebro emocional cuando está enojado

Cuando, a través de nuestros sentidos, percibimos que alguien ha cometido una injusticia o un error hacia nosotros o que ha violado nuestros intereses personales, nuestro sistema límbico (la amígdala y las estructuras adyacentes) recibe una descarga que enciende el motor. .

En otras palabras, nuestro sistema nervioso se activa y, al mismo tiempo, nuestro cuerpo y mente se “encienden” para dejar espacio para la acción.

Además, la neocorteza trata de calcular y desencadenar una reacción que es más o menos consistente con la situación.

De esta manera, la descarga límbica es seguida por una liberación de catecolaminas, que nos ayuda a reaccionar de manera decisiva y rápida. 

En estos momentos y si la reacción es muy intensa, es como si estuviéramos en llamas: nuestras mejillas se calientan, los nudillos se vuelven blancos y nuestra mente comienza a viajar a miles de kilómetros por hora.

Nuestras reacciones

Por otro lado, la activación de las hormonas adrenocorticales implica una reacción prolongada que nos predispone a la acción durante un período más prolongado. 

Esta hipersensibilidad logra dominar nuestra mente, que tiende a alimentarse de la espiral de sentimientos negativos.

En estos casos, cada pequeño evento inesperado nos hace estallar, acumulando ira sobre ira y empeorando nuestra incapacidad cognitiva. De hecho, no podremos razonar adecuadamente, lo que nos empuja a subestimar los pensamientos que podrían detener esta escalada.

Que sucede con nuestro cerebro cuando nos enojamos
Que sucede con nuestro cerebro cuando nos enojamos

Se necesita distancia emocional para hacer que la ira hierva a fuego lento

Como podemos ver, la clave para manejar la ira de la manera correcta es calmar la agitación. Esto es posible de dos maneras:

  • Tomar las distancias físicas y emocionales correctas de la situación para evitar que la adrenalina nos domine y se alimente a través de la irritabilidad reinante.
  • Al retener nuestro monólogo interno, es decir, al distraernos y no dar crédito a los pensamientos que dominan nuestra mente.

Es precisamente esto lo que nos lleva a decir que la ira es una emoción que seduce nuestro diálogo interno , favoreciendo argumentos “más que convincentes” que sostienen que lo que nos hizo enojar es el origen de todo mal.

Pensamiento hostil

Un pensamiento hostil tras otro termina construyendo la cadena de la rabia, hasta que la empeora y la convierte en ira
Por esta razón, es suficiente cuestionar algunos de estos anillos que vienen en forma de razonamiento categórico para poder calmar las aguas de nuestra mente, que promueven malestar incontrolado.

De esta manera, poco a poco, el fuego se apagará porque dejaremos de agregar madera para alimentarlo y podremos ver la situación de las cadenas que alguna vez nos mantuvieron prisioneros desde lejos. Este es el primer paso hacia el bienestar emocional.

¿Cómo has resuelto una situación de ira?. Cuéntanos.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido