Lo que debemos aprender de los niños.

Los niños tienen la capacidad de contagiarnos sus ambiciones, sus deseo de vivir, sus alegrías, sus formas de adaptarse fácilmente a los cambios… Son el impulso de vivir, el deseo de conocer y el mejor ejemplo de simplicidad en la vida cotidiana. Tenemos mucho que aprender de los niños.

¡Hay mucho que aprender de ellos, de hecho todos deberíamos volver a ser niños! Por esta razón, hoy compartiremos con ustedes 12 aspectos que todos debemos aprender de los más pequeños.

Eres tan pequeño y me enseñas mucho

“Eres muy pequeña, hija mía, pero me enseñas muchas cosas. Gracias a ti, siento que el mundo es mucho más hermoso, divertido e interesante, y que no es tan complicado como pensaba. Tú eres quien me hace comprender lo importante que es reírse de cualquier tontería.

Sé que tu amor es sincero, sin máscaras, así como tus divertidas palabras, aparentemente sin sentido. pero que en realidad adquieren un significado enorme.

Me enseñas a ver todo a través de tus ojos, transparentes y sinceros, aún no contaminados por los convencionalismos y clichés que la sociedad nos impone.

Contigo, todo es simplemente diferente, nuevo, inesperado, lleno de ilusiones ! Amas sin esperar nada, vives cada momento intensamente como si fuera el último, y todo esto me hace sentir como una persona nueva, viva y renovada.

aprender de los niños
aprender de los niños

12 cosas que debemos aprender de los niños

1.Emocionarse

No tengas miedo de emocionarte como los niños frente a un nuevo trabajo, un nuevo amor o nuevas amistades… Emociónate con las pequeñas cosas cotidianas y por cada objetivo que alcances.

La emoción, al igual que la motivación, es el motor que te llevará a hacer realidad tus sueños, nunca lo olvides.

2. No tengas miedo a aquello que es nuevo

Es mejor arrepentirse de lo que se ha hecho que sentir remordimiento por lo que no se ha hecho. Elimina de tu repertorio frases como “¿Qué hubiese pasado si hubiese ido a esa cita con esa persona que tanto me gustaba?”, “¿Y si hubiese aceptado ese trabajo que tanto me asustaba?”.

La realidad no está hecha por hipótesis, y a veces es necesaria una pequeña dosis de riesgo para avanzar. No te limites, adelante.

3. Diviértete

Si te gustan los niños, deja atrás los prejuicios u opiniones de otras personas. Los pequeños se divierten, ríen y se regocijan en la vida, porque no les importa lo que digan los que les rodean: solo piensan en vivir el momento.

Disfruta cada pequeña cosa , sonríe cada mañana frente al nuevo día y pinta  tu rutina diaria con un toque de humor .

4. Sé curioso

Perder la curiosidad es un poco como morir por dentro. Ten curiosidad por aprender cosas nuevas, descubrir lugares que nunca has visto … La curiosidad es lo que contribuye a nuestra plena realización.

5. Sé honesto

A menudo los adultos no somos libres de hablar; sentimos miedo o vergüenza, porque no sabemos si a los demás les gustará lo que decimos, cómo reaccionarán, si se enfadarán.

Por otro lado, si decimos lo que otros querrían escuchar, no nos sentiremos bien con nosotros mismos. Deshazte de esta carga, habla sinceramente … ¡como niños!

Si no somos sinceros, no daremos a otros la oportunidad de conocernos.

6. Disfruta el momento

Se dice “aprovecha los momentos positivos, porque los negativos vienen solos”. Vive, disfruta la vida, aprovecha cada momento de ocio.

Muchas veces, cuando una enfermedad llama a nuestra puerta o cuando un ser querido nos deja, nos damos cuenta de muchas cosas. Quizás deberíamos ser más conscientes de que estamos “aquí” solo de pasada.

Los niños enseñan
Los niños enseñan

7 Ama sin motivos

¿Por qué tenemos tanto miedo al amor? Los niños aman sin razón. No piensan que su mascota morirá algún día o que su amor de la infancia como adultos será solo un recuerdo lejano.

No prestes atención al mañana, disfruta hoy. El amor es una de las cosas más bellas que puedes experimentar, ¿por qué te asusta tanto? ¿Tienes miedo al sufrimiento? Todo pasa, incluso el sufrimiento … solo piensa que vale la pena vivir.

8. Adaptarse a los cambios

Cuando se trata de adaptarse a los cambios, los niños son verdaderos maestros. Pueden mudarse de casa, escuela, país, etc ¡pero no pasa nada!

¿Y qué nos puede pasar a los adultos? Los cambios sirven para renovar y enriquecer nuestras vidas.

9. No tengas miedo de caer, te levantarás

¿Alguna vez has visto a un niño caer al suelo sin volver a levantarse? La vida funciona así: nuestra mente es a menudo la única que nos impone límites.

Frases como “No lo haré por miedo a no tener éxito” solo nos anclan en el punto donde estamos sin darnos el empuje correcto para continuar en nuestro camino.

Caer para levantarse, no hay nada de malo!

10. No prestes demasiada atención a los adultos.

Damos demasiada importancia a quienes nos rodean. ¿Es esto lo que realmente quieres?

Escucha a tu corazón, actúa según lo que eres.

11. Pregunta sin miedo y sin vergüenza

¿Qué hay de malo en preguntar? ¿Crees que te ves tonto haciendo una pregunta? Sucede exactamente lo contrario: preguntar muestra nuestra humildad y nuestro deseo de conocimiento.

12. Descansa, no fuerces tu cuerpo

Cuando un niño está cansado, se duerme … muy a menudo, la falta de descanso nos hace caer en un estrés crónico que no nos permite vivir. Respira hondo y tómate el tiempo para recuperar tu fuerza.

Para concluir: ¡vuelve a ser niño y nunca pierdas la esperanza! Como hacerlo ? Siempre teniendo un niño al lado.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido