Saber esperar es coraje

Saber esperar significa practicar el arte de la paciencia, en el que la calma y la reflexión son necesarias para aprender en la vida cotidiana.

Saber esperar, esperar el tiempo necesario para que crezcan las semillas, para que nazcan los sentimientos y los eventos que nos den señales. Todo tiene su tiempo, su ritmo, incluso si nos negamos a aceptarlo. 

Si nos detenemos y miramos a nuestro alrededor, nos daremos cuenta de que todo se mueve, de una forma u otra. Se trata del flujo de la vida, el impulso creativo del cambio que se alimenta de todo lo que sucede para cultivar resultados.

Esperar es el tiempo del aburrimiento, de la pereza, de la impaciencia; pero también es la antesala que nos ofrece refugio, el arte de la paciencia y el camino del aprendizaje, a veces voluntario y otras veces casi impensable. Incluso podríamos decir que esperar dura el tiempo requerido por el deseo que anhelamos germinar, dar fruto, pero con la fuerza de la calma, en lugar de a un ritmo acelerado.

Un hombre que es un maestro de la paciencia es un maestro de todo lo demás.
-George Savile-

El caos que surge cuando tenemos prisa

Byung-Chul Hal , filósofo especializado en estudios culturales y profesor de la Universidad de las Artes de Berlín, en su libro The Society of Fatigue dice que la sociedad del siglo XXI ya no se dedica a la disciplina, sino al rendimiento. En él destaca poder hacerlo sin ningún límite.

Hoy en día todos queremos hacer más en menos tiempo. Vivimos a toda velocidad, y bajo presión, en un mundo de demasiados estímulos, preocupados más por el resultado que por el viaje. El problema es que ignorar los pasos que tomamos y, además, la forma en que los tomamos, causa fatiga física, mental y profesional.

Además, nuestra percepción se desgarra por estos estímulos excesivos . Hoy somos multitarea, hacemos todo y nada juntos. Según Byung-Chul Hal, la multitarea no es un éxito, sino un paso atrás, porque le impide detenerse para contemplar y centrar su atención. Vivimos ‘arriba’, de puntillas, sin sumergirnos en experiencias y a un ritmo desenfrenado de la vida.

El caos que surge cuando tenemos prisa
El caos que surge cuando tenemos prisa

Ya no nos gusta esperar, luchamos por ser pacientes porque queremos todo y ahora, de forma inmediata e impulsiva, sin ninguna conciencia de las consecuencias … Estrés, ansiedad, depresión, aburrimiento o incluso experimentar momentos de descanso como una molestia. Nos incomoda no tener nada que hacer porque nos encontramos solos con nosotros mismos y no estamos preparados para ello.

El aburrimiento es un enemigo y, por lo tanto, inmediatamente buscamos algo que hacer, algo que ocupe nuestro tiempo. Y en medio de este ajetreo olvidamos que el estado puro de agitación no contribuye a nada nuevo y, además, perdemos el don de escuchar , como dice el filósofo Walter Benjamin . Básicamente, nos perdemos en una espiral de hiperactividad, estrés e inquietud.

El placer de esperar

¿Qué pasaría si nos detuviéramos? ¿Descubriríamos algo si frenáramos nuestro camino? ¿Cómo nos sentiríamos? Detenerse de repente y detener nuestra carrera nos asusta al principio; No podemos negarlo. Incluso puede hacernos daño, ya que estamos acostumbrados a la inmediatez.

La paciencia es un arte que se adquiere a través de la práctica y la tolerancia hacia lo que no sabemos y hacia la incertidumbre . Esperar nos causa pánico, es insoportable no saber lo que sucederá o sentir que los eventos se salgan de control. Pero es evidente que en algunos momentos evitarlo es imposible. No olvidemos que la paciencia tiene que ver con el ser, mientras que su opuesto, o impaciencia, tiene que ver con el ser.

Piensa por un momento en cómo te sientes cuando te encuentras en una situación que no está bajo tu responsabilidad, pero que te hace sentir incómodo. Piense en ese momento en que discutió con alguien a quien admira y que está decidiendo qué será de su relación debido al éxito que tiene. Duele, ¿no? ¿Cómo te sientes cuando alguien te hace esperar, ya sea por trabajo, en una relación emocional o en una familia?

Esperar es un verdadero desafío … Especialmente teniendo en cuenta el hecho de que la paciencia se percibe como un signo de debilidad, dado que la mayoría de las veces se confunde con resignación o apatía. Bueno, la paciencia consciente no tiene nada que ver con todo esto, por el contrario: es coraje, es audacia , esperanza y una mirada hacia el futuro; se está rebelando contra las dificultades, pero de alguna manera no estamos acostumbrados.

La paciencia consciente es coraje, es audacia
La paciencia consciente es coraje, es audacia

Saber esperar: el arte de esperar

Saber esperar significa protegerse de la posibilidad de ser inmediato y ser capaz de enfrentar situaciones incómodas sin colapsar. Quienes tienen la paciencia de su lado conocen muy bien las trampas de la impulsividad y las consecuencias que se derivan de ella, porque han domesticado sus pasiones, su tendencia a la búsqueda incesante de placer y necesidad inmediata.

Esperar nos enseña que es imposible tener todo bajo control, y también es peligroso . Reflexionar para entender, saber dar la prioridad correcta son actitudes importantes, así como dedicarnos tiempo a nosotros mismos para comprender completamente lo que queremos y hacia dónde vamos, para observar el camino en perspectiva. Y esto es posible solo practicando la paciencia, esa capacidad de evaluar cuidadosamente, mantener la calma y no verse empañado por el ruido de la necesidad y lo agradable.

Ser paciente no significa dejarse llevar por los acontecimientos, sino saber cómo actuar en el momento adecuado, elegir y rendirse con calma y aprender al ritmo de la vida.

La velocidad es la forma de éxtasis que la revolución industrial le ha ofrecido al hombre […] ¿Por qué desapareció el placer de la lentitud
-Kundera-

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido