Cuento de hadas sobre el amor.

El amor como tema central de un cuento

Si tuviéramos que contar las canciones, los poemas, las novelas, las películas, las pinturas y cualquier otra forma de expresión artística que tenga como tema el amor romántico, nunca terminaríamos. 

Es un tema que nunca parece terminar, porque siempre hay una nueva forma de percibirlo y contarlo. Desde las expresiones explícitas del romanticismo hasta las controvertidas revelaciones del marqués de Sade o Anais Nin.

La idea del Amor

En nuestros días, la idea del amor como una “línea de vida” a la que aferrarse se está extendiendo cada vez más, el momentos en que todo se derrumba o cambia a una velocidad excesiva. 

El amor de una pareja es visto como la tierra prometida, pero en el camino se convierte en un campo de batalla. 

El amor es también la reafirmación de uno mismo, incluso si esto significa perderse en el otro “yo” que amamos. 
A veces se convierte en un medio para provocar nuestro cinismo y sarcasmo, frente a una vida que consideramos infeliz o incluso nuestro nihilismo, si creemos que no vale la pena creer en el amor.

¿Qué tiene de enigmático un sentimiento que, hace solo unos siglos, no despertó tanta curiosidad?

La leyenda de Carlomagno.

Si tuviera que elegir, mi historia de amor favorita sería la escrita por Italo Calvino, en forma de una breve nota que se refiere al mejor guerrero de todos los tiempos. Aqui está:

Cuando era viejo, el emperador Carlomagno se enamoró de una niña alemana. Los nobles de la corte estaban muy preocupados porque el soberano, poseído por una pasión amorosa, había perdido la verdadera dignidad y descuidado los asuntos del Imperio. Sin embargo, la niña murió repentinamente y los dignatarios se sintieron aliviados. Pero no duró mucho, porque el amor de Carlomagno no moriría con ella. El emperador, que había llevado el cadáver embalsamado de la joven a su habitación, no quería separarse de él. El arzobispo Turpino, asustado por esta pasión macabra, sospechaba que era un hechizo y quería examinar el cuerpo. Escondido debajo de la lengua de la mujer muerta, encontró un anillo con una gema. Tan pronto como el anillo estuvo en manos de Turpino, Carlomagno se apresuró a enterrar el cuerpo y se enamoró del arzobispo. Para escapar de esa vergonzosa situación, Turpino arrojó el anillo al lago de Constanza. Pero Carlomagno se enamoró del lago de Constanza y nunca más quiso abandonar sus costas.“.

Con esta historia, Calvino intentó dar una nueva interpretación al ardor del amor. Ni siquiera quería darle un nombre a la chica afortunada que inicialmente fue objeto de tanta pasión. Simplemente dice “una chica alemana”.

Luego se pierde en los laberintos del absurdo: un guerrero muy famoso que venera un cadáver y lo embalsama. ¿Estás sugiriendo que el amor va más allá de las necesidades prácticas de la razón? ¿Eso va más allá de los límites de la cordura e inevitablemente nos hace entrar en el mundo de lo irracional? ¿Como el inconsciente, tal vez?

Finalmente, Calvin revela el secreto: el amor es parte del mundo mágico. Y tiene más que ver con nosotros mismos y nuestros demonios internos que con el objeto sobre el que derramamos nuestros sentimientos.

Las coordenadas del amor

Si se define como un romántico y siente nostalgia por el amor eterno, es probable que se sienta incómodo en este momento. El amor es en gran medida un sufrimiento, por supuesto, pero “un sufrimiento rico”, que nadie quiere renunciar. 
Florentino Ariza, un personaje de la novela Amor en el tiempo del cólera, rechazó firmemente a cualquiera que quisiera protegerlo de las brasas en las que se estaba consumiendo. El amor sigue precisamente esta lógica, y para esto sacude los cimientos de nuestra vida.

Si hay algo realmente precioso en este sentimiento, es que nos lleva al borde del precipicio, donde a veces parece que queremos caer. 
Nos permite mirar el vacío a la cara y nos recuerda que “si Dios nos dio la vida solo para quitárnosla, al menos nos dio amor para hacernos sentir completos” (parafraseando un poema de Juan Manuel Roca).

Entonces, ¿cuál es el sentido de la leyenda tan magistralmente contada por Italo Calvino? Quizás yace en la paradoja que vive allí. 
En la infinita soledad que cada uno de nosotros lleva con nosotros como una carga, y con la esperanza de superarla, lo que dibujamos continuamente. 

En la verdad de nuestro destino como individuos, la promesa de ser uno solo junto con otro ser humano nunca se cumplirá. Quizás en la misma enigmática frase con la que Pablo Picasso intentó explicar los motivos del arte: “Una mentira que nos acerca a la verdad”.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido