Alquimia espiritual

Transformar el dolor en crecimiento con Alquimia Espiritual

Supongamos que terminamos prisioneros de una fantasía peligrosa, en la que debemos trabajar para construir una vida sin problemas, contradicciones o eventos dolorosos. Un ensueño arriesgado, que puede llevarnos a luchar por algo que no existe más que por lo que es posible, es decir, la alquimia espiritual .

El nombre de la alquimia espiritual es solo metafórico. Recordemos que hace siglos, los alquimistas eran eruditos que siempre habían buscado el método de convertir el plomo en oro. Pero todo esto también se puede ver desde una perspectiva simbólica. En otras palabras, convertir algo de poco valor en un objeto precioso.

” Si no está en tu poder cambiar una situación que te causa dolor, siempre puedes elegir la actitud con la que enfrentar este sufrimiento”.
-Viktor Frankl-

Los antiguos alquimistas creían que podían lograr esta transformación mágica por medio de una sustancia llamada piedra filosofal. Obviamente, fue otro ensueño.

Sin embargo, nos ofrece una imagen explicativa de lo que llamamos alquimia espiritual. Es un camino simbólico, posible de realizar tal como ocurre en nuestras mentes.

Alquimia espiritual y liderazgo

Comenzamos diciendo que a veces, aunque inconscientes, pensamos que algo en nuestra vida no está yendo en la dirección correcta, ya que no es tan perfecto como nos gustaría. Experimentamos problemas o enfrentamos contradicciones internas pensando que está “mal”, que no debería ser así.

De esto deducimos que en lo profundo de nosotros, imaginamos la existencia de una vida en la que todas estas dificultades están ausentes.

Crecimiento Personal
Crecimiento Personal

Sin embargo, es una cuestión de autoengaño: la vida es en sí misma un problema a resolver, pero también una oportunidad para crecer. Al nacer, pero también antes, llevamos con nosotros la carga de problemas no resueltos de nuestros padres y las generaciones que los precedieron. Además de los problemas de la sociedad en la que venimos al mundo.

Así, a medida que crecemos, enfrentamos nuestras deficiencias, nuestras necesidades y paradojas. No podría ser de otra manera. Por mucho que nuestra vida esté llena de situaciones armoniosas, tarde o temprano tendremos que enfrentar una pérdida, dolor físico y emocional, enfermedad, muerte. Este es el “plomo”.

Alquimia espiritual

Cuando finalmente comprendemos que la vida perfecta no existe y que por la misma razón no es razonable tratar de encontrarla, damos un paso importante. Renunciar a esta idea es un punto de partida extremadamente importante, no solo para corregir nuestras expectativas, sino para comenzar el largo viaje de aprendizaje sobre la alquimia espiritual. Convierta el plomo en oro. O, más bien, convierta los problemas, las dificultades y el dolor en un recurso positivo .

Lo que hace que algunas experiencias o situaciones en las que estamos inmersos sean insoportables no son esas mismas realidades. Es lo que se encuentra en nuestra mente, o más bien en la perspectiva que adoptamos frente a todo, en la lectura que damos de esas realidades.

Incluso la experiencia más bella puede convertirse en un episodio negativo si decidimos verlo de esa manera . Esto sucede, por ejemplo, cuando “amamos” con egoísmo, miedo y deseo de control. O cuando trabajamos perezosamente y desganadamente. O incluso cuando enfatizamos las faltas de los demás y del mundo entero.

Piedra filosofal
Piedra filosofal

La piedra filosofal

Necesitamos la piedra filosofal para convertir el plomo en oro. Dolor, privaciones o contradicciones. La piedra filosofal existe en el mundo de la mente, corresponde a nuestra forma de organizar ideas y percepciones para interpretar la realidad. Una piedra se puede usar para golpear a otra, construir una casa, crear una escultura o se puede patear. Todo depende de la mente de quien lo encuentre.

Siempre estaremos expuestos al dolor, el rechazo, la imposibilidad de obtener lo que deseamos, el desencanto … Ningún ser humano puede escapar de estas experiencias, de una forma u otra. La diferencia radica en la capacidad de elaborar cada historia de forma constructiva. Quienes no lo hacen tienden a repetir situaciones dolorosas.

La alquimia espiritual es un camino de transformación interna que cada uno de nosotros puede llevar a cabo dentro de sí mismo. No es fácil, ni nos da la garantía de una vida feliz. Sin embargo, nos evita adoptar la perspectiva de una vida infeliz, invadida por el dolor y la desesperación, donde terminamos siendo objetos pasivos de adversidad.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido