12 pasos para hacer realidad tus sueños

¿Cómo lograr tus objetivos?

Haz realidad tus sueños: ¿quién no querría encontrar un método, o más bien “el método”, para lograr lo que quieres? En este artículo te contamos 12 pasos prácticos y efectivos (¡sin teoría!), para aprender a hacer realidad tus sueños en la vida.

Queremos proporcionarte una serie de estrategias que te llevarán a darte cuenta de lo que has establecido. Estas estrategias son un método simple pero poderoso que puede poner a cualquiera en posición de hacer realidad sus sueños.

Los sueños se hacen realidad; sin esta posibilidad, la naturaleza no nos animaría a hacerlo.
John Updike

1. Crece y nutre un deseo intenso y ardiente

La fuerza motivadora que empuja a las personas en la dirección de sus sueños es el deseo, especialmente si es intenso y fuerte. Todo en lo que nos enfocamos tiende a crecer y alimentarse. 

Si reflexionas sobre tus deseos, tus sueños, si lo piensas con frecuencia, los escribes y haces planes continuamente para hacerlos realidad, se vuelven tan fuertes y ardientes como para alejar las fuerzas de la dilación, la pereza o la desmotivación. Un deseo intensificado, alimentado con frecuentes pensamientos positivos y optimistas sobre su realización concreta, te permite superar cualquier temor y obstáculo. Un aspecto importante para que un deseo se vuelva ardiente e intenso, es que el deseo se refiera a algo que realmente quieres y, por lo tanto, no sea un deseo que complazca a los demás. 
En esto, debes ser egoísta y pensar en centrarte en un deseo personal, que realmente sientas que es tuyo.

Alimenta tus sueños y hazlos realidad
Alimenta tus sueños y hazlos realidad

2. Establece metas realistas

Quien tenga la intención de realizar sus sueños debe, en primer lugar, creer que es capaz de lograr el objetivo deseado. Debes creer que te lo mereces y que realmente puedes lograrlo. Un objetivo que se considera inalcanzable, que no está respaldado por una fe profunda, nunca se alcanzará. Por lo tanto, es importante establecer objetivos realistas, especialmente al principio
Por ejemplo, si tu objetivo es ganar más, debes establecer el objetivo de aumentar gradualmente tus ingresos (en un 10, 20 o 30 por ciento en los próximos 12-24 meses). Si deseas perder peso, decide perder un kilo por semana. En conclusión, define objetivos creíbles y cercanos, que creas a tu alcance; solo de esta manera puedes motivarte para alcanzarlos.

Por el contrario, un objetivo demasiado ambicioso, que sientes demasiado lejos de tu potencial real, podría desmotivarte, ya que cada pequeño progreso puede no ser valorado adecuadamente por tu inconsciente. Por lo tanto, correrías el riesgo de desanimarte y dejarlo ir. 
La verdad es que solo puedes lograr aquello en lo que crees: si algo te parece demasiado grande, ¿cómo podrías encontrar los recursos, mentales y físicos, para que esto suceda ? La ilusión es inútil; en cambio, darse objetivos de mejora, concretos y factibles, es el camino principal para hacer realidad los sueños.
Una vez que hayas alcanzado cierto progreso, incluso uno pequeño, puedes traer de inmediato otra meta creíble, para avanzar en pequeños pasos hacia metas más grandes y más importantes, con paciencia y constancia. No intentes hacer demasiado, ni tampoco demasiado rápido. Aquellos que quieren exagerar terminan sin concluir nada bueno.

3. Escribe los objetivos

Un objetivo no escrito no puede considerarse como tal, es solo una vaga fantasía o idea de querer lograr algo. Para realizar tus sueños, necesitas cristalizarlos. 
Escribir lo que deseas en una hoja hace que tus objetivos sean concretos y tangibles, ya que se pueden ver, tocar y leer cada tanto (a diferencia de una mera fantasía). Esto significa dar forma a la imaginación. Por lo tanto, toma papel y lápiz y escribe tus objetivos, de manera detallada y profunda, exactamente cómo te gustaría que se lograran. 

En resumen, la descripción escrita de tus sueños debe ser clara y bien definida, incluso si en esta etapa todavía no sabes exactamente cómo llegarás a ellos. Lo que importa es el acto de escribirlos, ya que este gesto aumenta la creencia de que son alcanzables. No “proteja” tus sueños manteniéndolos ocultos por miedo a decepcionarte; ¡hazlos emerger de tu profundidad y ponlos por escrito!

4. Escribe una lista de todos los beneficios que obtendrás al hacer tus sueños realidad

Las razones detrás de tus sueños son el motor de motivación que intensifica el deseo de hacerlos realidad. Mientras más buenas razones tenga para lograr una meta, más motivado estarás para avanzar hacia la meta deseada. Solo puedes motivarte si tienes un sueño emocionante; entonces tus razones deben ser inspiradoras y convincentes. 

Haz una lista de todos los beneficios, satisfacciones y recompensas que obtendrás una vez que alcances tu objetivo. En la lista puedes insertar cosas tangibles (dinero, objetos, una casa, un automóvil, etc.) y ventajas intangibles e intangibles (poder, estatus social, premios, admiración, fama, etc.).No pases por alto ninguna ventaja: ¡cuanto más larga sea la lista, más motivado y decidido te sentirás!

5. Analiza tu punto de partida o tu posición actual

Si decides perder peso, lo primero que debes hacer es pesarse. Si tienes la intención de ganar más, lo primero que debes hacer es sentarte y contar cuáles son tus activos hoy. 

Determinar tu punto de partida te proporciona un criterio para medir tu progreso. En resumen, para realizar sus sueños, necesitas ser claro tanto en el punto de partida (como lo es ahora) como en el punto de llegada (cómo quieres ser).

Analiza tu punto de partida o tu posición actual, para poder realizar tus sueños
Analiza tu punto de partida o tu posición actual, para poder realizar tus sueños

6. Establecer plazos

Para cada objetivo tangible que te hayas fijado, establece una fecha límite precisa: de esta manera activas un sistema interno de “forzamiento”, que lo empujas a lograr lo que se ha fijado dentro de los tiempos preestablecidos. 
A veces las personas no están dispuestas a establecer plazos por miedo a no cumplirlos. Es un miedo “inútil”: si has establecido una fecha límite, pero no has logrado cumplirla, ¡simplemente establece una fecha límite posterior ! Puede suceder que aún no estés listo para alcanzar una meta o que sea demasiado optimista sobre ciertas evaluaciones; no tienes que hacer un drama de eso. 
Lo importante es establecer siempre un nuevo plazo hasta alcanzar el objetivo deseado, sin darte por vencido. En cualquier caso, considera que si tienes un objetivo realista y proyectos detallados, y trabajas con confianza en tu realización, es muy probable que lo logres a tiempo. Mi consejo es dividir tus objetivos en micro objetivos estableciendo plazos a corto plazo (30-45 días).

7. Escribe una lista de todos los obstáculos que se interponen entre tú y la meta.

Hacer realidad tus sueños también significa superar una serie de obstáculos: lograr un gran éxito es un camino lleno de trampas y dificultades que debes ser capaz de enfrentar. Si crees que entre tú y tu objetivo no hay obstáculos, fallas temporales, sacrificios y eventos inesperados, ¡es muy probable que no sea un objetivo real! Una vez que hayas identificado todos los obstáculos posibles, elabora una lista en orden descendente, poniendo primero lo que consideras el mayor obstáculo, la “roca” de la situación, lo que más lo restringe al limitar su potencial.
Puede ser un obstáculo interno (por ejemplo, careces de ciertas habilidades o competencias, que puedes obtener invirtiendo en capacitación) o un obstáculo externo (estás en el lugar equivocado, trabajas en la compañía equivocada, estás rodeado de las personas equivocadas, etc., en resumen, todas las situaciones necesitan de un cambio). Inicialmente, debe gastar tus energías para superar el obstáculo principal mediante la identificación de las acciones correctivas a tomar; solo entonces puedes lidiar con problemas menores.

8. Identifica la información adicional que necesitas para alcanzar el objetivo.

Vivimos en un mundo donde la información, entendida como fuente de conocimiento, es indispensable para alcanzar las metas.
¡A menudo, las fallas con las que nos encontramos no son más que la consecuencia de información incorrecta o incompleta! Aquellos que tienen la intención de hacer realidad sus sueños tienen una gran responsabilidad: identificar lo que es necesario saber para lograr el objetivo deseado. Si no tienes la información y el conocimiento que necesitas directamente, pregúntate dónde y cómo puedes obtenerla : ¿debes tomar un curso? ¿Necesitas practicar? ¿Debes contratar a alguien? ¿Quién sabe la información que me falta? ¿Hay alguien a quien pueda pedirle consejo? En conclusión, haz una lista de todos los conocimientos, habilidades, talentos, experiencias y habilidades que te faltan e identifica cómo puedes adquirir estos recursos lo más rápido posible .

9. Escribe una lista de todas las personas que pueden ayudarte

Esta lista puede incluir miembros de la familia, colegas, colaboradores, clientes, amigos, etc. Ten en cuenta que para lograr cualquier cosa que tenga una cierta importancia y valor, es necesario utilizar la ayuda de otras personas. ¡Nadie puede construir grandes obras solo y nadie puede realizar sus sueños confiando solo en sí mismo! 
Entonces, toma un bolígrafo y papel y escriba una lista de personas que pueden ser útiles en orden de importancia. Claramente, cuando vayas a involucrar a estas personas, tendrás que ofrecerles recompensas para que estén motivados a colaborar. También puedes involucrarlos directamente en tu proyecto, haciéndolos participar como “actores” coprotagonistas.  Cada uno actúa sobre la base de su motivación personal, aunque no se excluye que alguien pueda ayudarte sin querer nada a cambio.

 10. Hacer un plan de acción

Escribe en detalle lo que quieras, cuándo lo quieres (fecha límite), por qué lo quieres y dónde comienza. 

Elabora una lista de obstáculos para superar, la información que necesitas y las personas de las que quieres ayuda. Usando las respuestas que obtuviste en los pasos anteriores, tienes todos los elementos necesarios para un plan de acción completo destinado a hacer realidad sus sueños. 

Un plan de acción es una lista detallada de actividades a realizar, organizadas por tiempo y/o prioridad. Una lista organizada de cosas que hacer por tiempo comienza desde lo primero que debes hacer hasta lo último para lograr tu objetivo.

Algunas cosas se pueden hacer simultáneamente, otras deben hacerse una a la vez en secuencia. otros deben llevarse a cabo constantemente, desde el principio hasta el final del procedimiento. 

Un plan en orden de prioridad, por otro lado, enumera las actividades en orden de importancia: ¿qué es lo más importante de hacer? ¿El segundo? Y así sucesivamente, hasta que describas todas las actividades para lograr el objetivo. 

Una buena lista es como una brújula: te da la dirección a seguir para llegar al destino deseado. Obviamente, una vez que hayas elaborado el plan de acción, no debes creer que es perfecto; lo más probable es que presente fallas al principio, que puedes corregir a medida que avanzas. No dudes en recopilar comentarios sobre la base de los cuales cambiar el rumbo. A través de una revisión constante, refinarás tu plan haciéndolo efectivo y exitoso.

11. Aprovecha la visualización

Crea una imagen mental extremadamente clara de tu objetivo, como si ya lo hubieses logrado. Revisa esta imagen varias veces en la “pantalla” de tu mente. Cada vez que visualices una meta como alcanzada, intensificas tu deseo y tu creencia de que está a tu alcance.

12. Decide a priori no rendirte

Apoya tus sueños de inmediato y los planes para hacerlos realidad, con perseverancia y determinación. 

¡Nunca consideres la posibilidad de derrota y fracaso! En resumen, decide aferrarte y resistir, independientemente de lo que pueda suceder (obstáculos, desvíos, retrasos, eventos inesperados, distracciones, etc.). 
Solo al negarte a ceder tendrás éxito. Hacer realidad tus sueños también significa esto: persistir ante las dificultades y los obstáculos. Cuanto más persistas, más convencido y decidido te volverás. Con tal actitud, llegarás a un punto donde nada pueda detenerte.

Persistiré hasta el éxito.

Las recompensas de la vida se encuentran al final de cada viaje, no al principio, y no se me dice cuántos pasos se necesitan para alcanzar la meta. Todavía podré encontrar el fracaso en el milésimo paso, sin embargo, el éxito puede esconderse detrás de la próxima curva en el camino. Nunca sabré qué tan cerca está si no he doblado la esquina.

Siempre daré un paso adelante. Y si eso no beneficia, haré otro y otro. En verdad, un paso a la vez no es difícil.

Og Mandino

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir al contenido