Tipos de familia que causan depresión

La depresión es uno de los problemas más graves de la sociedad actual. A pesar de esto, la depresión no surge solo de factores externos que afectan nuestra vida o de los sentimientos más profundos que ocultamos a los demás, hay algunos tipos de familia que causan depresión

La familia puede ser un apoyo para las personas con depresión, ya que les puede ayudar a seguir adelante. Sin embargo, también hay familias que juegan un papel negativo y terminan agravando el problema. No son familias agradables y, por supuesto, a nadie le gusta reconocer que la suya es una de estas familias negativas. A pesar de ello, es importante conocerlos, identificarlos y, si es necesario, alejarse de ellos.

“Todas las familias felices son iguales; cada familia infeliz es infeliz a su manera “
-Lev Tolstoy-

La familia “perfeccionista”

Esta familia se caracteriza por querer lucir lo mejor de cada uno de sus miembros. No basta con ser un buen alumno o ser un buen ejemplo, hay que ser el mejor. Esto no estaría mal si uno aceptara que el fracaso es parte de la vida.

Una gran diferencia entre la familia perfeccionista que causa depresión y los padres exigentes que quieren un futuro brillante para sus hijos son los medios utilizados para conseguir lo que quieren.

La familia perfeccionista
La familia perfeccionista

La familia perfeccionista te dirá que no importa cómo alcances la meta, solo necesitas llegar a la cima. Sentirás que corres un maratón sin fin, sin recompensa y sin ayuda. No espere que le digan que ha hecho algo bien, porque nada será suficiente. La depresión que provoca este tipo de familia se produce cuando el entorno ajeno a la unidad familiar te demuestra que no eres perfecto y tienes la sensación de que el mundo entero se está derrumbando sobre ti .

“La perfección no se consigue cuando no hay nada más que añadir, sino cuando no hay nada más que quitar”.
-Antoine de Saint-Exupéry-

La familia que desacredita

Mientras la familia perfeccionista obliga a sus miembros a ser los mejores, la familia desacreditadora los sabotea. Aquí, el mensaje negativo que percibes es que no sirves para nada.

En este tipo de familias que causan depresión, es común ser comparado con otros y siempre salir como perdedores, lo que sienta las bases de la enfermedad. Los miembros de esta familia continúan desacreditando a los demás y se hablan como si nadie valiera nada .

Los niños que conviven con este tipo de familia crecen sintiéndose inútiles y, una vez adultos, se convierten en personas inseguras y envidiosas. No solo creen que no pueden ser amados, sino que no saben cómo amarse a sí mismos y es probable que establezcan relaciones destructivas. Los adultos que crecieron en estas familias sienten la necesidad del amor, pero no saben cómo pedirlo o darlo.

La familia violenta

La violencia es un problema muy extendido dentro de las familias. Puede ser física, económica o psicológica la violencia, pero el resultado es siempre el mismo: un vínculo basado en el control .

A primera vista puede que no sea obvio pero, en realidad, las familias violentas están unidas por un vínculo muy fuerte. Cuando eres lo suficientemente cuidadoso, te das cuenta de que no hay una víctima real. Todos actúan como si estuvieran en un campo de batalla.

La familia violenta, también provoca depresión
La familia violenta, también provoca depresión

Todos quieren defenderse y afirmarse gracias al dominio que tienen sobre los demás. Por eso, los insultos, los gritos e incluso la violencia física son característicos de su vida diaria. Una persona que ha vivido toda su existencia en una familia así cae en depresión tan pronto como abandona ese entorno. Esto se debe a que el enfado y la rabia que siente terminan envenenándola desde adentro.

Qué hacer si tu familia está causando depresión

Si has leído hasta aquí y te has dado cuenta de que tu familia te está provocando depresión, lo primero que debes hacer es alejarte un poco de ese entorno. Es necesario recuperar o tomar el control de tu vida por primera vez.

También te recomendamos que consultes con expertos que puedan ayudarte, porque romper esos lazos y abandonar esos hábitos negativos no es fácil. No será fácil aprender a relacionarse con los que te rodean de forma saludable, porque tendrás que aprender nuevos comportamientos y dejar atrás los viejos hábitos.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido