Conflictos laborales en el teletrabajo

  Valeria Sabater

¿Eres de los que teletrabajan? Si es así, puede que ya hayas tenido algún problema con tu jefe o con tus compañeros en esta modalidad remota de desempeño laboral. Te enseñamos cómo puedes resolver estas situaciones.

Los tiempos cambian. La verdad es que aún no sabemos si para mejor o para peor, pero lo evidente es que estamos obligados a adaptarnos a las nuevas circunstancias. La deslocalización del puesto de trabajo respecto a la empresa para desempeñar nuestra labor desde casa es esa nueva dinámica en la que surgen retos y desafíos. Uno de ellos son los conflictos laborales en el teletrabajo.

Este desplazamiento del trabajo hasta el hogar no está siendo lo que muchos pensaban en un inicio. La conciliación familiar no siempre es posible y, a menudo, es frecuente acabar trabajando muchas más horas de las estipuladas. A ello se le añade el factor antes citado: el de las desavenencias, los conflictos, el problema de la evaluación del desempeño, la comunicación entre grupos, la resolución de problemas

Tanto las pequeñas pymes como las grandes empresas consolidadas experimentan dinámicas para las cuales no estaban preparadas en esta nueva situación. Bien es cierto que, debido al contexto actual, muchas organizaciones han tenido que improvisar y lanzarse al teletrabajo de un día para otro y sin las condiciones adecuadas.

La verdad es que esta modalidad laboral necesita del consenso y los acuerdos tanto del mundo empresarial como de las administraciones públicas. Asimismo, también es necesario que se desarrollen equipos especializados para asesorar a directivos, gerentes y empleados a lidiar con los problemas cotidianos de organización y, por supuesto, con los inevitables conflictos. Lo analizamos.

Conflictos laborales en el teletrabajo

Como curiosidad, cabe señalar que los primeros intentos de teletrabajo empezaron ya en los años 80 (Belzunegui, 2002). Sin embargo, y debido a la enorme resistencia empresarial, no terminó de instaurarse ni a modo de prueba. Fue entre los 90 y el 2000 cuando esta modalidad empezó a desarrollarse en diversos países a medida que se desarrollaban también las TIC (tecnologías de información y comunicación).

Ahora bien, desde aquellos años hasta la actualidad hemos avanzado poco. Carecemos, por ejemplo, de un cuerpo legal que la enmarque jurídicamente. Abunda la improvisación y la arbitrariedad, dándose a menudo por sentado que enviar a los trabajadores a casa es algo sencillo (que a ellos se les hace un favor) y que la productividad va a ser la misma que en la modalidad presencial.

Así, algo que llama la atención es la insuficiencia normativa que regula la modalidad del teletrabajo y la falta de preparación por parte de las empresas. No hay una estipulación de los horarios, de los costes de las infraestructuras que usan los empleados en casa y, por no haber, no hay ni medidas para la coordinación entre los grupos de trabajo, los jefes de equipo, los directivos, etc. De ahí los conflictos laborales en el trabajo. Algo que cada vez se da con mayor frecuencia.

Analizamos los problemas más comunes que suelen darse en este contexto.

¡No estabas conectado cuando te necesitaba!

A veces ocurre, te levantas para ir al baño, para atender a los niños durante cinco o diez minutos. Justo en ese instante, tu jefe o un compañero de trabajo te requiere para una función. Más allá de lo anecdótico, esto puede despertar suspicacias a la hora de medir la productividad de los empleados. De hecho, basta con que no den con el trabajador una sola vez para pensar que el empleado no está rindiendo lo que debe.

  • ¿Cómo se soluciona esto? Clarificando de manera rigurosa las condiciones en las que debe desempeñarse el trabajo, como, por ejemplo, el horario. No por estar muchas horas delante de un ordenador un empleado es más productivo. En ocasiones, si planteamos el rendimiento por objetivos o tareas concretas más que por presencialidad la cosa se simplifica.

Conflictos laborales en el teletrabajo: ¡Estoy esperando tu respuesta!

Tu jefe u otro compañero de trabajo te envía un correo. Tardas en verlo diez, veinte minutos o dos horas después porque ya es de noche y estás haciendo la cena. Surgen problemas y malentendidos. Aparecen porque muchos miembros de la organización olvidan que el trabajo remoto no es lo mismo que el trabajo presencial, ese en el que cuando se espera algo de alguien se va hasta esa persona y se le comunica.

  • ¿Cómo se soluciona esto? Es necesario que se acepte y asuma que el escenario es otro. Los conflictos laborales en el trabajo se pueden evitar entendiendo que los tiempos de respuesta pueden dilatarse. La inmediatez como la disponibilidad inmediata no siempre es posible.

Malentendidos: ¿quién ha pedido qué? ¿quién ha hecho qué?

De pronto, llega un día en que nada más encender el ordenador surge el caos. Este es uno de los conflictos en el trabajo más común. Todo son incidencias, nadie sabe por dónde empezar, qué hacer o cómo resolver tantos imprevistos de última hora. La tensión aumenta cuando alguien le echa la culpa a un tercero y ese tercero a un segundo y el segundo a un décimo. Nadie avanza y al final esa jornada de trabajo dura doce horas.

  • ¿Cómo se soluciona esto? Es necesario que se disponga de la figura de un coordinador de equipo de trabajo remoto. Esa persona será la encargada tanto de coordinar tareas, como de lograr que la organización fluya y tenga un orden cada día.
    • Para ello, es fundamental que se concierten videollamadas, canales de comunicación entre grupos.
    • Esos encuentros virtuales deben cumplirse a una hora estipulada y sin hacer esperar a nadie. De ese modo, se facilita la comunicación, evitamos malentendidos y conflictos laborales en el teletrabajo.

Para concluir, a estos factores se le añaden sin duda muchos más: el estrés, la sensación de aislamiento, la percepción de que se está trabajando más que en la modalidad presencial… Nos queda mucho por avanzar, mucho por reordenar y configurar. Tenemos por delante un reto que es necesario abordar lo antes posible por beneficio de todos.

¿Te Gustó? ¡Compártelo con tus amigos!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Formarse.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  siteground.es.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Ir al contenido